RSS articulos
Deutsch  | 
English  | 
Español  | 
Euskara  | 
Français  | 
UNA VACA POR JOSE publicado el 27/02/24 - Local
La guerra de Troya del cambio climático publicado el 27/01/24 - Local
Balance de explosiones/incendios en PDVSA (2023) publicado el 16/01/24 - Local
El juglar de los pinceles mágicos publicado el 09/01/24 - Local
Desde el conuco: Asuntos del café publicado el 09/11/23 - Local
Desde el conuco: Sueños de café publicado el 09/11/23 - Local
Desde el conuco: Acuerdos de precios del café publicado el 28/09/23 - Local
Desde el conuco: Llueve café publicado el 21/09/23 - Local
Desde el conuco:Un banco de los caficultores. publicado el 03/09/23 - Local
Desde el conuco: Las bachaqueras publicado el 29/07/23 - Local
5to Aniversario Expo entrega ZAE publicado el 22/07/23 - Local
Desde el conuco El comejen publicado el 13/07/23 - Local
Desde el conuco: Un día de lluvia publicado el 23/06/23 - Local
Desde el conuco: Las avispas publicado el 23/06/23 - Local
Seminario publicado el 06/06/23 - Local
Desde el conuco: Conucoterapia publicado el 17/05/23 - Local
Desde el conuco: Las maticas de Nuez criolla publicado el 17/05/23 - Local
Desde el conuco: El cultivo de café orgánico publicado el 18/04/23 - Local

1 | 2

Protestas contra la guerra en Israel y Gaza publicado el 05/02/24 - No Local
Argentina: ¡Vamos al paro y movilización el 24! publicado el 17/01/24 - No Local
Intifada mundial #1 publicado el 14/01/24 - No Local
Entrevista con anarquistas palestinas publicado el 31/10/23 - No Local
Palestina Gaza: ¿Cuándo terminará esta pesadilla? publicado el 31/10/23 - No Local
La voz de la cólera se hace oír en Irán publicado el 07/10/23 - No Local
Europa alimenta el conflicto bélico en Ucrania publicado el 20/05/23 - No Local
¡Arde Francia! ¡Fuera Macron! publicado el 06/04/23 - No Local
La anarquía no es utopía publicado el 13/12/22 - No Local
Qatar 2022: el mundial de la vergüenza publicado el 11/12/22 - No Local
¿¡Guerra y revolución!? publicado el 10/12/22 - No Local
Transiciones justas para América Latina y el mundo publicado el 02/11/22 - No Local
La escena punk parisina esta de luto publicado el 27/10/22 - No Local
La scène punk parisienne est en deuil publicado el 25/10/22 - No Local - 1 commentario
La respuesta de Putin publicado el 10/10/22 - No Local
La radicalidad del ecofeminismo publicado el 04/10/22 - No Local
El resurgimiento del nazismo en Europa. publicado el 30/09/22 - No Local
LA DICTADURA UNIVERSAL DE EEUU. publicado el 21/09/22 - No Local
MUNDO UNIPOLAR VS MUNDO MULTIPOLAR. publicado el 19/09/22 - No Local
La guerra de Ucrania resumida. publicado el 18/09/22 - No Local - 1 commentario
Se ha cruzado el Rubicon publicado el 14/09/22 - No Local
Argentina: Islas bajo fuego politico-empresarial! publicado el 19/08/22 - No Local
La Corte Suprema contra el clima publicado el 18/07/22 - No Local
Glosario de la Justicia Climática publicado el 12/07/22 - No Local
México Monterrey: Cooperativismo Autogestionario publicado el 05/07/22 - No Local
Libro (PDF): Vuelta a la Autonomìa publicado el 05/07/22 - No Local
Lo que nos dicen los tiroteos masivos en EE.UU. publicado el 07/06/22 - No Local

1 | 2

Julieta Presente! publicado el 08/01/24 - Comunicados
Campaña por la vida del Lago de Maracaibo publicado el 10/12/23 - Comunicados
Esta por nacer Codo a Codo publicado el 12/11/23 - Comunicados
Desde el conuco: Café de mis tormentos publicado el 12/11/23 - Comunicados
[Italia] Saboteemos la guerra publicado el 29/09/23 - Comunicados
Comunicado Pizarra Negra & Kutxal Corp. publicado el 20/08/23 - Comunicados
ALERTA FEMINISTA‼️ publicado el 29/07/23 - Comunicados
Cambalache: entusia$mo con el ultraderechista turco publicado el 13/07/23 - Comunicados
Desde el conuco: La asamblea del café en Sanare publicado el 30/05/23 - Comunicados
Carta a los presidentes de la Amazonía publicado el 25/05/23 - Comunicados
El mundo se acaba y la Música sigue publicado el 23/04/23 - Comunicados - 1 commentario
Invitacion colectiva publicado el 20/02/23 - Comunicados
CARTA ABIERTA para Haiti publicado el 26/09/22 - Comunicados
Comunicado 2022 Salud Yukpa publicado el 13/09/22 - Comunicados
*#BrettziMateran* tiene SEIS DÍAS DESAPARECIDA. publicado el 25/08/22 - Comunicados - 1 commentario
Comunicado OEP en defensa de la isla La Tortuga publicado el 02/08/22 - Comunicados
Encuentros Antiautoritarios Descentralizados publicado el 24/05/22 - Comunicados - 1 commentario
7 años desaparecidos publicado el 28/02/22 - Comunicados
La FAI ante la escalada militar en Ucrania publicado el 22/02/22 - Comunicados
URGENTE: Corre peligro la vida de Rosa Mota publicado el 09/02/22 - Comunicados
Denuncia Publica a la Comunidad Nacional E Internacional publicado el 04/02/22 - Comunicados
Un llamado de un luchador a la clase obrera petrolera publicado el 17/01/22 - Comunicados
¡Libertad Para Igor Kuznetsov Y Sus Compañeros! publicado el 18/12/21 - Comunicados
7mo. FESTIVAL DE ARTES LIBRES LUNA LLENA publicado el 14/09/21 - Comunicados

1 | 2

Paraguaná: La nube tóxica que nadie quiere respirar publicado el 15/02/24 - En la web
De nuevo en linea la pagina de Mauro Mejiaz publicado el 10/02/24 - En la web
Búscalo en El Llanito publicado el 27/01/24 - En la web
La caja negra y nada chica de Hugo Chávez publicado el 14/01/24 - En la web
Feria del Libro Anarquista Berlín-Kreuzberg 2024 publicado el 19/12/23 - En la web
CONSENSO y el Referéndum sobre Guayana Esequiba publicado el 04/12/23 - En la web
LA LLAMA DEL SUBURBIO publicado el 13/07/23 - En la web
¿Quien sostiene la vida cuando las mujeres migran? publicado el 08/01/23 - En la web
Reporte: Derrames petroleros (2022) publicado el 08/01/23 - En la web
París: ¿crimen racista o acto terrorista antikurdo? publicado el 27/12/22 - En la web
Lo que traen las arenas del sur del Orinoco publicado el 09/11/22 - En la web
Venezuela en tiempos de Cambio Climático publicado el 03/07/22 - En la web
Sentidos e imaginación en la ecología política ante el colapso civilizatorio publicado el 18/06/22 - En la web - 1 commentario
La estéril ilusión del cambio por arriba publicado el 15/06/22 - En la web
Ricardo Flores Magón, sembrador de insurrecciones publicado el 12/06/22 - En la web
Asi se dio por fin el ESA III publicado el 12/04/22 - En la web
La disputa sobre quièn nos alimenta publicado el 17/02/22 - En la web
II versión del curso de pedagogía anarquista. publicado el 15/02/22 - En la web
Acerca de las luchas proletarias en Argentina publicado el 16/01/22 - En la web
Repertorio por las Artes de circo en Venezuela publicado el 28/12/21 - En la web
El extractivismo amenaza a las montañas de Venezuela publicado el 13/12/21 - En la web

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7

La voz de la cólera se hace oír en Irán
publicado el 07/10/23


Una vez más, los ojos de los militantes comunistas de todo el mundo se han vuelto hacia Irán como campo de batalla de la gigantesca revuelta proletaria, una más en la serie de enfrentamientos de clase que han sacudido Irán y la región circundante durante la última década.

Teherán, 16 de septiembre de 2022 – Mahsa Amini muere tras ser detenida y brutalmente golpeada por la policía religiosa iraní, acusada de no llevar el pañuelo en la cabeza de acuerdo con la estúpida ley del islam. Una de las muchas ideologías impuestas por la clase dominante para cimentar en nosotros la falsa conciencia de la comunidad interclasista: la religión; en este caso, una de las variantes del cuento de hadas abrahámico sobre el hombre invisible que vive en el cielo. La consiguiente revuelta contra el sistema iraní de apartheid sexual y el aparato estatal empleado para aplicarlo, como expresión particular de la violencia estatal, desencadenó el vasto movimiento proletario que se extendió por todo el país, atacando en todos los frentes los fundamentos ideológicos, sociales y económicos de la sociedad burguesa en el territorio de Irán. Algunas de las tareas que este movimiento ha asumido, aunque de forma insuficiente e incompleta, como identificar y atacar los puntos estratégicos de la infraestructura estatal, desarmar a las fuerzas represivas y armarse, etc., forman parte de las tareas que el proletariado deberá asumir en la fase insurreccional de la revolución comunista mundial.

Si el asesinato de Mahsa fue la chispa del movimiento y la revuelta de las mujeres proletarias contra el velo el aliento que avivó las llamas, su combustible fue la expresión brutal de la dominación del Capital sobre el territorio de Irán – explotación, miseria, alienación, guerra… y la historia de la lucha de nuestra clase contra ello. Una lucha difícil y violenta con victorias y derrotas. Con la experiencia de camaradería cuando nos enfrentamos a la IRGC (el famoso “Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica” o Pasdaran) y a la milicia Basij en mortales batallas callejeras, cuando fuimos a la huelga y paralizamos por un momento la inhumana máquina de explotación capitalista, cuando discutimos juntos, organizamos y planificamos las estrategias de la lucha. Con la alegría que trajo el momento de la victoria, al quemar una comisaría, un ayuntamiento o una mezquita, al hacer temblar de miedo a los funcionarios del régimen. Con el odio ardiente y la rabia hacia nuestros explotadores cuando nos someten a su horrible violencia – disparos, palizas, torturas, violaciones, encarcelamientos, acoso, vigilancia, lavado de cerebro, atomización…

Al menos desde 2017, la sociedad iraní se encuentra en un estado semipermanente de agitación con periodos continuos de protestas callejeras militantes, enfrentamientos con las fuerzas de represión, huelgas, ocupaciones de universidades y centros de trabajo, etc. – por diversos motivos económicos y políticos, como el precio de la gasolina y los alimentos, la falta de agua potable, el impago de salarios, la violencia estatal y la implicación de Irán en diversos conflictos regionales. Cada vez disminuyen temporalmente debido a una combinación de factores externos e internos. Por un lado, se debe al gran esfuerzo del Estado por reprimirlos mediante una brutalidad excepcional, restricciones a la información, ciclos de movilización de simpatizantes y promesas de reformas que supuestamente resolverán los problemas más escandalosos. Por otra parte, el declive periódico del movimiento se debe a las limitaciones del propio movimiento, que permanece en gran medida aislado de las luchas en otros lugares y preocupado por las condiciones concretas y miserables de la vida en Irán y, en el mejor de los casos, por el derrocamiento del actual régimen burgués, al que considera responsable.

Cabe mencionar que hasta ahora el movimiento no ha sido capaz de desestabilizar suficientemente el Estado, aunque en sus momentos más fuertes ha asumido parcialmente algunas de las tareas necesarias para ello.

Las minorías militantes van más allá y plantean la negación de la sociedad capitalista en su conjunto, pero en la actual correlación de fuerzas no constituyen una fuerza material capaz de imponerla como dirección del movimiento.

Para ilustrar mejor el contexto social del actual movimiento de clase en Irán, recordemos brevemente, sin ambición de una cronología completa de los acontecimientos, las luchas de clase más importantes en Irán en los últimos años.

El 28 de diciembre de 2017 estallaron en Mashhad manifestaciones militantes para protestar contra la subida de los precios de productos de primera necesidad, como el arroz y el pan, y la reducción de las prestaciones por desempleo. El Estado, por supuesto, reaccionó violentamente, pero esto no detuvo las manifestaciones, sino que se intensificaron y se extendieron primero a Teherán y luego a todas las principales ciudades de Irán. Fue el comienzo de la mayor oleada de lucha de clases que se había visto en Irán en décadas, con expropiaciones de bienes absolutamente generalizadas, el incendio de edificios administrativos, incluidas las oficinas de los mulás, las comisarías de policía y los cuarteles generales de la milicia Basij. Las formaciones proletarias más avanzadas también intentaron (aunque en contadas ocasiones) saquear los depósitos de armas de las fuerzas de represión, armarse y utilizar las armas que adquirían contra el Estado. Una de las expresiones programáticas más avanzadas de este movimiento fue la consigna “¡De Gaza a Irán, abajo los explotadores!” (ver nuestro boletín nº6). Este fue el grito de guerra del movimiento contra la implicación durante décadas (y en curso) de Irán en la guerra capitalista regional junto al “eje chií”. Al mismo tiempo, supuso una clara ruptura revolucionaria con las corrientes nacionalistas, que planteaban la paz capitalista como única alternativa a la guerra, con su lema “¡Ni Gaza ni Líbano, sólo moriré por Irán!”.

Tras la brutal represión por parte del Estado, que costó la vida a cientos de nuestros hermanos y hermanas de clase, las manifestaciones callejeras se han calmado temporalmente, o eso les gustaría a nuestros enemigos de clase. En cambio, la forma de la lucha de clases ha cambiado a protestas y huelgas más difusas en muchas industrias, incluida la extracción de petróleo, la producción de azúcar, el transporte por carretera, los ferrocarriles y las escuelas. En febrero de 2018, estalló una nueva ola de protestas y disturbios en la provincia de Isfahán, que más tarde se extendió a las provincias de Juzestán y Boushehr, para protestar contra la falta de agua potable. La falta de agua o su mala calidad han estado en el origen de numerosas protestas en Irán (así como en el vecino Irak).

En noviembre de 2019, la tensión social culminó en una nueva revuelta, tras un aumento del 200% del precio del combustible. Los manifestantes volvieron a incendiar comisarías, centros de la milicia Basij, mezquitas y casas de imanes, bloquearon autopistas y vías férreas y organizaron el saqueo de combustible de gasolineras y reservas gubernamentales. La erupción fue reprimida una vez más mediante una combinación de fuerza (al menos 1.500 proletarios asesinados), una campaña de censura y apagones de Internet, así como el restablecimiento de subvenciones parciales al combustible, todo ello con el objetivo de suprimir la causa inmediata de las movilizaciones de clase. Lo mejor que la burguesía en suelo iraní ha podido conseguir con este esfuerzo ha sido prolongar su agonía durante un tiempo y posponer el inevitable resurgimiento del movimiento durante unos meses. Esto se debe en parte a que la fracción local de la burguesía (al igual que cualquier fracción local de la burguesía en cualquier otra parte del mundo, para el caso) no controla totalmente las condiciones económicas locales y no puede predecir cuándo tendrá que atacar las condiciones de vida del proletariado para preservar su propio margen de beneficios. Pero, sobre todo, es porque los proletarios en lucha en Irán no se dejan atrapar tan fácilmente en la separación burguesa entre reivindicaciones “inmediatas” e “históricas” o “económicas” y “políticas”, cualesquiera que sean los esfuerzos de todas las fuerzas socialdemócratas en Irán y en el extranjero por intentar alimentarse de los conceptos burgueses interiorizados en el movimiento de clase e inflarlos para canalizarlo. En las calles y plazas, en los talleres y fábricas de Irán y en el campo, existe una conciencia generalizada (aunque superficial) del vínculo existente entre las duras condiciones del trabajo y la vida cotidiana y la existencia de las estructuras estatales que están ahí para imponerlas.

En enero de 2020, miles de manifestantes se enfrentaron a las fuerzas de seguridad en la Universidad de Teherán y otros lugares tras el derribo de un avión de pasajeros ucraniano por el Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica. El Estado reaccionó con detenciones masivas, pero también con “confesiones” y “disculpas” políticas: algunos funcionarios de rango medio del IRGC fueron despedidos. El Covid-19 golpeó duramente a Irán, lo que no dejó de gustar a los dirigentes locales. Su “estrategia de gestión del Covid”, que provocó la muerte de decenas de miles de personas, les proporcionó sin embargo un arma adicional con la que sofocar los disturbios y, con la excepción de los motines de los presos diezmados por la infección, consiguieron imponer durante un tiempo una frágil fachada de paz social.

Esta situación duró hasta 2021, cuando estallaron disturbios masivos en la provincia de Sistán y Baluchistán contra la brutalidad del Estado después de que el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, en concierto con guardias fronterizos paquistaníes, masacrara a decenas de vendedores ambulantes por “contrabando” de petróleo a través de la frontera. Por último, en los calurosos meses de verano de 2022 que dieron lugar a las últimas revueltas, se reanudaron las manifestaciones violentas en protesta por la falta de agua potable (y de nuevo como en el vecino Irak) y la escalada de los precios de los alimentos.

La primera manifestación tras el asesinato de Mahsa Amini tuvo lugar el mismo día ante el hospital de Kasra, en Teherán, donde murió, y fue seguida por otra el 17 de septiembre tras su funeral en su ciudad natal, Saqqez. A partir de ahí, el movimiento se multiplicó rápidamente y se extendió a todas las grandes ciudades, así como a muchos pueblos más pequeños de todas las provincias. Desde el principio, el movimiento estuvo liderado por mujeres jóvenes proletarias que se arrancaron y quemaron sus pañuelos, símbolos de su opresión, acoso y violencia basados en una estúpida moral abrahámica, y que reclamaron el espacio público contra las normas que limitaban su papel social al de “amas de casa”.

Pero la revuelta no se limitó a la cuestión del velo. Las separaciones sociales impuestas a nuestra clase por los ideólogos burgueses e interiorizadas por los proletarios a través de su socialización en la familia, la escuela, la mezquita o el ejército se han derrumbado. El movimiento prácticamente abolió todas las diferencias entre las mujeres proletarias que venden su fuerza de trabajo directamente a los capitalistas (es decir, las que “tienen trabajo”) y las que se limitan a venderla indirectamente a través de “tareas domésticas” para la reproducción de la fuerza de trabajo de sus maridos e hijos (es decir, las que son “amas de casa”); así como todas las diferencias de edad y educación.

Cabe destacar que la revuelta también atacó frontalmente uno de los pilares centrales de la mutación local de la ideología burguesa dominante desde la “revolución islámica”: la separación social institucionalizada y la desigualdad de género. Las manifestantes se mezclaron públicamente, discutieron y se organizaron directamente con sus hermanos de clase masculinos. Juntas, se enfrentaron a las fuerzas de la policía “moral” y “normal”, al CGRI y a la milicia Basij, saquearon sus cuarteles, así como bancos, mezquitas y administraciones públicas. Los hombres proletarios se vieron obligados a enfrentarse a las contradicciones inherentes a la complejidad de sus propios papeles sociales: trabajador, soldado, marido, padre, musulmán, ciudadano… Su enemigo de clase, que les hacía trabajar cada día, explotando su fuerza de trabajo, que les enviaba a la guerra por toda la región, que les encarcelaba, torturaba y mataba cada vez que se resistían a sus condiciones de vida, y que ahora mataba a sus hijas, esposas y hermanas por el simple hecho de quitarse el pañuelo, seguía esperando que apoyaran su narrativa ideológica de la santísima trinidad de familia, nación y religión.

¿Por qué es tan importante esta particular expresión de los roles de género para la estabilidad del régimen burgués de Irán? No sólo porque extrae su ideología central de la moral abrahámica (islámica) y sus normas patriarcales tradicionales, sino también porque eran parte integrante de la estrategia socialdemócrata del “Consejo Revolucionario Islámico (IRC)” – precursor del régimen actual – precursor del régimen actual- destinada a descarrilar, contener y finalmente aplastar el levantamiento proletario de 1978-1979.

Este movimiento desgarró la sociedad burguesa del régimen de Pahlavi: innumerables huelgas y ocupaciones de fábricas condujeron a la creación de consejos obreros (shuras), una de las formas de autoorganización del proletariado, que organizaba tanto la lucha como la satisfacción de las necesidades cotidianas de los proletarios en lucha. Cuando la fracción local de la burguesía envió al ejército para reprimir a los insurgentes, todo lo que obtuvo a cambio fue una serie de motines, sabotajes y fragmentación de oficiales. Se incendiaron los palacios de los Pahlavi, los cuarteles militares, las cárceles y centros de tortura de la SAVAK (la policía secreta del Sha), los ministerios y los edificios de las instituciones estatales. Los proletarios confraternizaron con sus hermanos de clase en uniforme y las minorías más avanzadas forjaron vínculos militantes con camaradas de otros países (Irak, Francia, Reino Unido, etc.). Ni que decir tiene que, como en todo movimiento proletario combativo y generalizado, las separaciones burguesas interiorizadas por nuestra clase en tiempos de paz social empezaron a resquebrajarse. Las mujeres proletarias tomaron parte activa en todos los aspectos de la lucha junto a los hombres. En su subversión de la sociedad capitalista, el movimiento del 78-79 fue más allá de las necesidades inmediatas de la lucha. En una unidad dialéctica de práctica y teoría, la minoría militante del movimiento también produjo su propio nivel de ruptura teórica con las relaciones sociales capitalistas basadas en la explotación del trabajo humano y la existencia alienada y atomizada que reproducen. Esto incluía una crítica de sus expresiones de género, como la hipersexualización de la mujer, la mercantilización de las relaciones íntimas, etc.

Un rápido inciso: es típico que las feministas occidentales, que aclaman el movimiento en Irán como una “revolución de las mujeres”, sean capaces de reconocer y criticar las expresiones de la “opresión de las mujeres” tanto en Occidente como en Irán, pero siempre las tratan por separado unas de otras y de sus raíces capitalistas.

Como parte de su intento de canalizar el movimiento, la IRC (y sus futuras víctimas izquierdistas, pero en esta etapa todavía aliadas al Frente Unido, como el MEK/PMOE, varios leninistas, etc.) hizo lo que la socialdemocracia histórica ha hecho muchas veces en el pasado: afirmó compartir la crítica de estos aspectos de la vida en la sociedad capitalista, pero proclamó que estas cosas eran producto de “condiciones políticas específicas”, ocultando así sus raíces en el modo de producción capitalista. En este caso, las condiciones específicas fueron declaradas como “la decadencia del imperialismo occidental”. Como alternativa, el “Frente Unido de Irán” propuso un retorno a la falsa “comunidad de los antepasados”, “de la vida sencilla”, “de la vida natural” – en este caso la de la “Ummah”, pero la “Obshchina” rusa idealizada por Kropotkin y Lenin podría incluirse en la misma categoría. En este pasado mítico, que en realidad nunca existió, las contradicciones sociales eran menos significativas. Todos desempeñaban su papel “natural” en esta comunidad y eran miembros respetados y protegidos, incluidas las mujeres. La revolución significó la renovación de esta fantasía y su refinamiento ideológico y estructural bajo la dirección del “partido” (en este caso, la IRC).

Esta centralidad de la cuestión del “apartheid sexual” en las raíces ideológicas del régimen de los mulás significa que cualquier movimiento que lo cuestione (y su expresión simbólica: el velo) deja a la facción burguesa gobernante poco margen de maniobra y compromiso para canalizar la rabia de los manifestantes. La oposición al velo se ha desarrollado orgánicamente en el seno del movimiento proletario y está vinculada a otras reivindicaciones sociales, está muy extendida entre una minoría radicalizada de mujeres y hombres proletarios y está directamente relacionada con la violencia brutal del Estado. Esto lo convierte en un catalizador muy poderoso para la confrontación militante con el poder estatal.

Por supuesto, esto también abre la puerta a la debilidad de centrarse demasiado en la oposición a la forma política actual del Estado y a las fuerzas burguesas de oposición que se presentan como una alternativa política y tratan de distraer al movimiento de su carácter de clase – como vimos durante las “protestas del Parque Gezi” en Turquía (en 2013) o las “protestas de los Chalecos Amarillos” en Francia (en 2018-19) (ver nuestros boletines nº9 y 10). Pero por lo que podemos ver y como atestiguan los camaradas de los Trabajadores Anticapitalistas de Irán, el movimiento rechaza hasta cierto punto cualquier intento de este tipo y las fuerzas burguesas de oposición son casi irrelevantes, lo que no les impide organizarse como una fuerza reaccionaria anticomunista. Como dicen los camaradas:

[…] las oposiciones extinguidas de la burguesía, desde los reformistas hasta los partidarios de la monarquía, desde las milicias de izquierdas y de derechas hasta las sectas nacionalistas y los partidos de izquierdas fascinados por el poder político, ¡todas siguen pretendiendo ser una alternativa! Y afirman que el problema de los trabajadores es la ausencia de un líder y de una fuerza por encima de los trabajadores que los dirija. En otras palabras, se proclaman salvadores de la masa obrera. En la situación actual no pueden desempeñar ningún papel, pero en caso de levantamiento general y ante la incapacidad del régimen para desafiar los levantamientos y la ausencia de un movimiento de consejos de la clase obrera, intentarán urdir los escenarios más catastróficos para las masas trabajadoras bajo la bandera de los polos del capital mundial.

Declaración de los trabajadores anticapitalistas de Irán

Sólo una pequeña observación: aunque consideramos que los consejos obreros son una forma históricamente importante de organización revolucionaria proletaria, no afirmamos necesariamente que sean superiores a otras formas, porque la forma nunca ha sido garantía de contenido revolucionario. Por lo demás, por supuesto, compartimos la posición de estos camaradas.

Otra clara ilustración de la escasa capacidad de la oposición burguesa (en este caso la facción pro-Pahlavi) para canalizar el movimiento es la extendida consigna “Muerte a los opresores, sean el Sha o los ayatolás”. Por los informes de que disponemos, así como por los vídeos de las manifestaciones que circulan por Internet, podemos afirmar que no se trata de una postura limitada a la minoría militante del movimiento, sino que es compartida por una gran parte del mismo, desde los manifestantes en las calles y escuelas de Teherán hasta los trabajadores agrícolas en huelga.

De hecho, las huelgas de trabajadores han formado parte del movimiento desde el principio y han afectado a muchos sectores, desde la producción de petróleo y gas (la más importante para la economía iraní) hasta la producción de azúcar (incluidos los trabajadores militantes de la fábrica de azúcar Haft Tapeh), pasando por las escuelas y las universidades. Los camioneros también se declararon en huelga, bloqueando las autopistas con sus camiones para detener el flujo de mercancías. La táctica de bloquear las carreteras también fue utilizada repetidamente por las masas de trabajadores de diversos tipos de empleo informal y los desempleados.

De hecho, el movimiento huelguístico precedió a las manifestaciones que siguieron a la muerte de Mahsa y ha continuado durante años con intensidad y alcance variables. Sin embargo, la diferencia cualitativa radica aquí en el nivel de convergencia consciente y práctica de las luchas en la calle y en el lugar de trabajo. Los trabajadores de las industrias azucarera y petrolera fueron a la huelga esta vez para expresar la rabia de nuestra clase por el asesinato de Mahsa y en solidaridad con los manifestantes detenidos y los estudiantes radicales que ocupan la Universidad de Teherán. Los trabajadores de la industria petrolera en huelga envían a sus delegaciones a participar en manifestaciones callejeras y disturbios, mientras que los estudiantes y otros manifestantes visitan los centros de trabajo ocupados. Este tipo de vínculos militantes se desarrollan orgánicamente y surgen con más fuerza que en los movimientos proletarios de masas de los últimos años.

A pesar de lo que acabamos de decir, tenemos que admitir que, según la información de que disponemos, las últimas revueltas en Irán han mantenido una forma dominante de protesta callejera. Las manifestaciones han sido masivas y violentas, tomando a menudo el control total de las calles y plazas y haciendo temer por sus vidas a la burguesía iraní y a sus perros guardianes. La economía se vio afectada, pero estuvo lejos de paralizarse por completo. Las huelgas fueron numerosas y conflictivas, pero no lo suficientemente generalizadas como para paralizar por completo la producción. Además, aunque se ocuparon algunos lugares de trabajo, la cuestión de expropiar los medios de producción y ponerlos al servicio de las necesidades de la lucha no se impuso en la práctica.

Del mismo modo, el aparato represivo del Estado se vio algo sacudido por la negativa a obedecer las órdenes y las deserciones de los soldados rasos. Incluso se ha informado de que algunos miembros de la milicia Basij han cambiado de bando. En conjunto, el impacto de la agitación revolucionaria y la confraternización no fue lo suficientemente fuerte como para paralizar la capacidad del Estado para reprimir el movimiento, como atestigua el baño de sangre que siguió.

El Estado iraní desató todas sus fuerzas para aplastar la rebelión. La policía, la policía religiosa, la IRGC, el Basij, el ejército y grupos de bastardos leales armados hasta los dientes en vehículos blindados irrumpieron en los barrios proletarios, disparando y matando a diestra y siniestra en incursiones nocturnas, volando las puertas de las universidades y fábricas ocupadas con explosivos para detener a los que estaban dentro, arrestando brutalmente y apaleando a los padres de conocidos organizadores de la lucha, envenenando a cientos de colegialas en venganza por su desobediencia. Miles de personas fueron asesinadas, algunas ejecutadas públicamente, decenas de miles encarceladas y salvajemente torturadas. Al mismo tiempo, los medios de comunicación se han visto gravemente restringidos, con las redes de telefonía móvil e Internet cortadas en muchas partes de Irán.

Y como siempre, el Estado ha lanzado una ofensiva propagandística, tachando a nuestra clase de “terroristas”, “apóstatas” y “agentes extranjeros”. Como siempre, todos sus esfuerzos consisten en reproducir las falsas comunidades de nación y religión para negar la existencia de intereses de clase opuestos entre el proletariado y la burguesía. Prometen “reformas”, “mejor gestión” y “benevolencia” a cambio de un disciplinado retorno de las masas proletarias de las calles a sus hogares individuales, a sus lugares de trabajo individuales, a sus familias individuales. ¡Acepta tu existencia atomizada y alienada como trabajador y ciudadano obediente!

Debido al agotamiento y a la brutal represión, la rebelión de clase en Irán se encuentra ahora en una fase descendente, pero no derrotada. En junio de 2023, los enfrentamientos entre los alborotadores y las fuerzas de represión continuaron, aunque de forma esporádica. Esperamos que Irán vuelva a estar a la vanguardia de la lucha global de nuestra clase.

Irán (y la región de “Oriente Medio” en general) ha encabezado el movimiento proletario mundial durante décadas y hemos visto ciclos de violencia estatal increíblemente brutal contra él y campañas de propaganda implacables muchas veces en el pasado. Sin embargo, esto no ha impedido la explosión de tantas rebeliones proletarias – desde el levantamiento iraquí de 1991 (ver nuestro boletín nº3), pasando por la “Primavera Árabe” con clímax en Egipto y Túnez (ver nuestro boletín ocasional), hasta las “protestas del Parque Gezi” en Turquía y los movimientos recurrentes en los territorios de Líbano, Irán e Irak de nuevo en la última década (ver nuestros boletinesnº11 y 14).

Hemos observado que la tendencia de estas luchas (a escala mundial, pero “Oriente Medio” vuelve a estar a la vanguardia en este sentido) es su carácter recurrente y su continuidad, donde aunque la chispa que encendió el levantamiento puede ser un motivo inmediato, las confrontaciones de clase nunca se producen simplemente en la burbuja autónoma del momento. A menudo, el movimiento huelguístico tiene lugar en paralelo y entre explosiones importantes, y los movimientos anteriores son conscientemente referenciados, analizados y se extraen lecciones de ellos por parte de una amplia minoría radical. En otras palabras, existe una cierta continuidad militante.

Siempre insistimos en que la mejor manera de apoyar la lucha de clases en la otra parte del mundo es levantarse y luchar contra nuestra propia explotación en “nuestros propios” países, es decir, allí donde el valor se extrae directamente de nuestro propio trabajo, y atacar a “nuestra propia” burguesía y a su Estado allí donde su violencia y su dominación ideológica nos afectan directamente.

Esto es particularmente cierto en el período que estamos viviendo, un período de creciente polarización de las fracciones burguesas del mundo en superbloques económicos, políticos y militares opuestos. Debemos retirar nuestra fuerza de trabajo de la maquinaria de pacificación capitalista (ideológica y/o militar) que siempre está dispuesta a “traer la paz y la democracia” en cualquier parte del mundo donde el proletariado levante la cabeza. De hecho, ¡debemos atacarla y denunciarla! El ejército iraní y la IRGC están involucrados, a través de diversos intermediarios, en los diversos conflictos militares en todo el “Medio Oriente” (hemos discutido brevemente esto y los intereses económicos relacionados en nuestros textos anteriores sobre Irán) y ahora también están involucrados junto a Rusia en el conflicto en Ucrania. Mercenarios y “asesores” iraníes están en los campos de batalla ucranianos y drones asesinos iraníes están bombardeando ciudades ucranianas.

Sólo la resistencia de clase coordinada, tanto en el frente militar en forma de rechazo de órdenes, deserciones, fragmentación y motines, como en el frente interno en forma de huelgas, disturbios y bloqueos – prestando especial atención a detener la producción y el envío de armas al frente, trayendo las tropas a casa y negándose a aceptar el ataque a las condiciones de vida proletarias en la economía de guerra – puede poner fin a la ferocidad de la guerra capitalista. Pero no a favor de la paz capitalista, que no es más que un eterno interbellum, es decir, un período de preparación para el siguiente ciclo de carnicería militar y en sí misma una continuación de la guerra de clases contra nuestra clase. Debemos oponernos a la guerra capitalista y a la paz capitalista con posiciones revolucionarias derrotistas contra todos los campos burgueses y ¡convertirla en una guerra de clases global!

También llamamos a la solidaridad proletaria internacional con nuestros hermanos y hermanas de clase en Irán.

Podemos ayudarles atacando los intereses y a los representantes del Estado iraní (tanto del régimen como de la oposición) allí donde vivimos. ¡Hagamos que la vida sea un infierno para los actuales y pasados (y potencialmente futuros) carniceros del proletariado en Irán!

Aquellos de nosotros que vivimos en zonas geográficamente cercanas debemos asumir la tarea de refugiar a los activistas proletarios en Irán de la horrible represión estatal a la que se enfrentan, ayudándoles a reagruparse y apoyándoles materialmente (como muchos activistas de clase en suelo iraquí están intentando hacer).

La tarea más importante de los activistas de clase en el resto del mundo es clarificar y defender la naturaleza proletaria del movimiento en Irán contra todo tipo de falsificaciones burguesas y ayudar a difundir el material de los colectivos comunistas en Irán, como los camaradas de los Trabajadores Anticapitalistas de Irán, y discutir y organizarse con ellos en una comunidad global de lucha.

Nuestro objetivo como comunistas es la destrucción total del capitalismo y su Estado y su sustitución por una comunidad humana sin clases a través de la revolución comunista mundial. Por supuesto, la reciente rebelión de clases en Irán no es en sí misma nada de eso – limitada tanto geográficamente al territorio de un solo estado como en la profundidad de su ruptura con la totalidad de la realidad capitalista. Sin embargo, no sólo la consideramos una de las expresiones más importantes de la lucha de clases de nuestro tiempo, sino que queremos subrayar que la consideramos parte integrante del movimiento histórico del proletariado contra su explotación. En efecto, toda expresión de nuestra clase, por parcial y temporal que sea, tendente a la destrucción de las relaciones sociales capitalistas, abre conscientemente, pero más a menudo inconscientemente, el camino al comunismo a través de su práctica, sus lecciones y sus errores, a través de sus victorias y sus derrotas, a través de su reapropiación del programa revolucionario.

Para que la revolución sea posible, deben desarrollarse en todo el mundo enfrentamientos de clase como los de Irán, pero aún más profundos. Dada la realidad de la fase de preparación de la nueva guerra mundial y la catástrofe ecológica en la que vivimos, ésta es quizás la única opción para la supervivencia de la humanidad.

¡¡¡Revolución o Muerte!!!

Contra el Capital – Tribuna de los Trabajadores Anticapitalistas

(Extractos)

[…] A pesar de las masivas manifestaciones callejeras de los últimos meses, el régimen capitalista islámico no ve ningún peligro real en ellas, ni en las controversias que libran círculos aislados de la oposición, sino en la existencia de la clase obrera, que desempeña un papel fundamental en el ciclo del trabajo y la producción de capital. Mientras esta clase obrera no ejerza su poder de clase, y mientras el ciclo de la producción de capital siga girando, la burguesía no tiene nada que temer de ninguna fuerza. El régimen ha reflexionado suficientemente sobre esta cuestión y ha hecho de ella la base de su acción, por eso el régimen islámico ha encontrado vulnerable al movimiento actual y la única solución es atacarlo. La prueba de todo esto es que la República Islámica sigue llevando a cabo ejecuciones con una ferocidad indescriptible […]. ¿Hay alguna forma de que el actual levantamiento detenga la máquina de matar de la República Islámica?

Sólo la entrada generalizada de las masas trabajadoras de todo el país en el campo de la lucha de clases es capaz de desempeñar este papel. La cuestión más vital, fundamental y fatídica es: si los trabajadores lo hacen, ¿cómo se articulará y con qué perspectiva de clase? ¿Con qué disposición de fuerzas de clase organizadas y con qué enfoque entrarán en el vasto campo de batalla de la lucha de clases? Es obvio que su primer paso debe ser detener el ciclo de trabajo y producción de capital a gran escala y en todo el país. La clase obrera ha hecho esto muchas veces en la historia, pero no por sus propias reivindicaciones de clase, no por voluntad propia, no con su propia estrategia y enfoque de clase radical, sino a instancias de tal o cual oposición burguesa, de tal o cual partido que busca el poder político, de tal o cual mafia burguesa que ha marcado el curso de la situación hasta ahora. Pero esta vez el movimiento obrero puede derribar los cimientos del pasado y entrar en el campo de la lucha con un nuevo plan y una fuerte voluntad y determinación de clase contra el capitalismo. La clase obrera es capaz de obligar a la burguesía islámica a liberar incondicionalmente a todos los presos recurriendo a la detención del ciclo de trabajo y producción. Pero mantener el mismo nivel de reivindicaciones, incluida la liberación de todos los presos políticos, no es el fin de esta lucha de clases. La clase obrera debe superar el proceso de repetir el fracaso histórico y debe parar para siempre la máquina burguesa de ejecución y masacre apoyándose en la huelga a escala nacional. Porque este es un pequeño paso en la dirección de ejercer el poder e imponer su voluntad de clase anticapitalista contra el régimen dominante del capital, y el siguiente paso puede ser prepararse lo más ampliamente posible para ejercer más poder de clase. Decenas de millones de trabajadores rebeldes y manifestantes […] pueden transformar su levantamiento y huelga nacional en el poder organizado de los consejos anticapitalistas. La clase obrera, con este poder y el alcance de su formación y organización, debe emprender el camino de tomar el control de los centros de trabajo y producción, y de esta forma marginar los planes y planteamientos de cualquier tipo de oposición burguesa de izquierda o derecha. Mediante este planteamiento radical, poner en marcha el camino para recuperar de manos de la clase capitalista el fruto del trabajo y la producción de varias generaciones de la clase obrera. Todo esto se puede conseguir y es la única forma real de parar todas las ejecuciones del régimen islámico.

Recurrir a las soluciones de los gobiernos e instituciones capitalistas, permitir que un puñado de demagogos ávidos de beneficios hagan lo que quieran y mendigar su apoyo, no sólo no cura el dolor, sino que envenena y pervierte el poder de determinar nuestro destino.

# Sólo el poder de la unidad de clase de los trabajadores puede detener la máquina de ejecución del régimen islámico del capital – diciembre 2022

Cuando algunos trabajadores en Irán, en particular los que dicen ser pioneros en la lucha de las masas trabajadoras, hacen un gran alboroto del apoyo dado por los líderes de los sindicatos británicos y alemanes, franceses, italianos y escandinavos a los “derechos sindicales” de la clase obrera iraní, ¡no hay más remedio que decir que la historia está retrocediendo! Por supuesto, hay un aspecto emocional en esto, pero su expresión y significado terrenal, material y de clase es que el poder embrujador del capital para lavar el cerebro de la gente es millones de veces mayor que los sistemas sociales anteriores. Sólo después del terrible y criminal bombardeo de Vietnam por el depredador ejército estadounidense, un puñado de estos dirigentes sindicales, bajo la fuerte presión del campo obrero y de la opinión pública, se vieron obligados a tomar posición. En ningún otro momento alzaron sus voces para expresar la solidaridad de clase con los trabajadores de cualquier parte del mundo. En las disputas entre Estados capitalistas y en los conflictos militares, los dirigentes sindicales, que sin duda son aliados del Estado capitalista en su propio país, siempre han trabajado para fortalecer a un sector de la burguesía contra otro sector en otros países. Los responsables políticos y los dirigentes sindicales forman parte de la clase capitalista en los distintos países (estos últimos representan a la burguesía en el movimiento obrero) e innegablemente tienen una parte importante en la propiedad y el poder, así como en los beneficios del capital en los mayores trusts. Los dirigentes sindicales y los reformistas impuestos en el movimiento obrero son cómplices de la brutal explotación de las masas trabajadoras del mundo, y son también una parte importante de la estructura del poder político civil y del Estado capitalista. Todas las políticas y decisiones que toman tienen como objetivo disolver e integrar el movimiento obrero en el orden antihumano del capital y enterrar cualquier protesta anticapitalista de la clase obrera en el cementerio del capitalismo. Los sindicatos nunca, ni durante el período de carnicería y tortura permanente del régimen real del capitalismo ni durante el establecimiento de la feroz burguesía islámica, han apoyado las luchas de las masas trabajadoras en Irán y ni siquiera han mostrado ninguna forma de solidaridad de clase con los trabajadores iraníes. Durante el baño de sangre y la masacre de presos políticos en 1989, durante la cual siete mil luchadores por la libertad fueron asesinados por los gobernantes islámicos del capital, a pesar de los grandes esfuerzos de las fuerzas de izquierda en el exilio, ninguno de estos sindicatos y sus dirigentes quiso escribir una sola línea de protesta contra este genocidio. Simplemente guardaron silencio y no se preocuparon de la cuestión. Durante el levantamiento masivo de obreros y trabajadores en enero de 2018, estos sindicatos y sus líderes permanecieron en silencio y ni siquiera pidieron a un trabajador que hiciera un llamamiento de protesta durante 30 segundos en solidaridad y apoyo al movimiento obrero iraní. Repitieron y mostraron la misma desvergonzada reacción ante el glorioso levantamiento de los trabajadores iraníes en noviembre de 2020. Siempre lo han hecho así, en todas partes y en todo momento. La historia no registra que estos sindicatos y sus dirigentes, en nombre de la solidaridad con las luchas de los trabajadores de tal o cual país, hayan pedido que se detenga la rueda de la producción capitalista ni siquiera por unos segundos. ¿Parar la rueda de la producción? De ninguna manera. Ni siquiera han llamado a una manifestación callejera de unos minutos, en ningún sitio.

Toda esta deplorable historia proclama un hecho probado. Si hoy los dirigentes de los sindicatos, esos defensores de los intereses de la burguesía en el movimiento obrero en Inglaterra, Alemania y Francia o en cualquier otro lugar, lanzan un llamamiento para apoyar los “derechos de las masas trabajadoras de Irán” (!!!), si llaman a los trabajadores de su país a prepararse para marchar a los parlamentos (!!!), esto sólo tiene un significado, en este caso, el explícito significado terrenal y material de que los sindicatos, como partes inseparables del orden burgués y de la máquina de coordinación, hacen lo que su propio estado burgués quiere que hagan. De hecho, su tarea es sacrificar a la clase obrera y subyugar el poder obrero para servir y fortalecer a un sector de la burguesía contra otro sector, y también para defender y fortalecer un polo del capitalismo contra otro polo, y para consolidar la posición y los fundamentos de la dominación de un partido, un campo burgués contra otro partido, régimen y campo. Es lo mismo que hicieron en Polonia, y en América Latina y en todas partes. Pocos golpes americanos se han ganado sin la ayuda de los dirigentes sindicales.

Si estos sindicatos y sus dirigentes han levantado hoy la bandera del apoyo a los “derechos de los trabajadores iraníes”, no es más que un engaño y una mentira. Pues su papel es apoyar al Estado capitalista y defender el sistema de esclavitud asalariada. El papel actual de los sindicatos, al igual que el de otras instituciones capitalistas, es convertirse en una herramienta y medio de presión más del Estado capitalista de América y sus aliados occidentales contra el régimen islámico del capital, al igual que el monárquico Reza Pahlavi y otras palancas políticas de derechas se encargan de desempeñar un papel similar. La diferencia entre el papel de los primeros y el de los segundos es sólo una. Los sindicatos, como otras instituciones capitalistas, están haciendo su trabajo habitual y rutinario; los segundos siguen oliendo el azufre, pero han malinterpretado los hechos. Aunque el bloque occidental del capitalismo nunca es ajeno a las alternativas favorables y desfavorables, a pesar de todas sus limpiezas de clase en la historia, sabe muy bien que los exhumados como el monárquico “Reza Pahlavi” y otros como ellos no tienen la capacidad de convertirse en una alternativa. Toda su capacidad e importancia se reduce a convertirse en una palanca de presión. Ejerciendo presión para hacer entrar en razón a la República Islámica y convencerla de que se alinee con el bloque occidental. En resumen, lo que los sindicatos han hecho y siguen haciendo no tiene nada que ver con ninguna forma de apoyo a los “derechos” y luchas de los trabajadores iraníes, porque no hay nada más que hacer que cumplir con su deber en los conflictos actuales entre la brutalidad de los Estados burgueses, a favor o en contra de tal o cual gobierno. Es un desastre si cualquier trabajador iraní cae en la trampa de estos demagogos. Los trabajadores iraníes deben reconocer su propio poder de clase anticapitalista, organizar ese poder de clase y utilizarlo contra el capitalismo.

Compartamos un punto de vista con las masas de camaradas trabajadores de Europa y otros lugares. Respetamos su sentido de la solidaridad, pero es lamentable que esta solidaridad sirva a los nefastos objetivos de los sindicatos y de sus corruptos y autoproclamados dirigentes. Si los trabajadores de Europa tienen un decidido deseo de solidaridad de clase, deberían desplegar ese apoyo y solidaridad junto a la gloriosa bandera del internacionalismo obrero y su objetivo anticapitalista. En protesta contra el encarcelamiento, la tortura y el asesinato de trabajadores en Irán, en solidaridad con la lucha de clases de las masas trabajadoras iraníes, la clase obrera europea debería parar la rueda del capitalismo permitiéndole generar beneficios en sus propios países, y de esta forma desbaratar el orden político y económico del capitalismo. Si lo hubieran hecho, sin duda habrían abierto un nuevo capítulo en el deber de clase por la liberación de la humanidad hacia todos los trabajadores del mundo.

Que no lo hayan hecho es patético y digno de la crítica más radical.

# Algunas observaciones críticas sobre la defensa de los “derechos” de la clase obrera iraní por parte de los sindicatos europeos – 9 de febrero de 2023


publicado el 7 October 2023 Alertar el colectivo de moderación a proposito de la publicación de este articulo. Imprimir el articulo
Lista de los documentos ligados à la contribución
gdc15-es-724x102(...).jpg

Comentarios
  • Ningun comentario

Advertencia


Comentarios moderados a priori

Los comentarios de este articulo estan moderados a priori : su contribución solo aparecera despues de haber sido validad por un(a) miembro del colectivo.

Introduce su comentario

To create paragraphs, just leave blank lines.

www.indymedia.org
africa
Ambazonia Canarias estrecho / madiaq Kenya Nigeria South Africa
canada
London, Ontario Maritimes Montreal Ontario Ottawa Quebec Thunder Bay Vancouver Victoria Windsor
east asia
burma Jakarta Japan Korea Manila QC Saint-Petersburg
europe
Abruzzo Alacant Andorra Antwerpen Armenia Athens Austria Barcelona Belarus Belgium belgrade Bristol Brussels Bulgaria Calabria Croatia Cyprus emilia-romagna estrecho / madiaq Euskal Herria Galiza Germany grenoble Hungary Ireland Istanbul Italy La Plana Liege liguria Lille linksunten lombardia London Madrid Malta Marseille Nantes Napoli Netherlands Nice Northern England Norway Nottingham Oost-Vlaanderen Paris/Île-de-France Patras Piemonte Poland Portugal Roma Romania Russia Sardegna Scotland Sverige Switzerland Torun Toscana Toulouse Ukraine United Kingdom Valencia
latin america
Argentina Bolivia Chiapas Chile Chile Sur CMI Brasil CMI Sucre Colombia Ecuador Mexico Peru Puerto Rico Qollasuyu Rosario santiago Tijuana Uruguay Valparaiso Venezuela
oceania
Aotearoa Brisbane burma darwin Jakarta Manila Melbourne Perth QC Sydney
south asia
India Mumbai
united states
Arizona Arkansas Asheville Atlanta Austin Austin Indymedia Baltimore Big Muddy Binghamton Boston Buffalo Charlottesville Chicago Cleveland Colorado Columbus DC Hawaii Houston Hudson Mohawk Kansas City LA Madison Maine Miami Michigan Milwaukee Minneapolis/St. Paul New Hampshire New Jersey New Mexico New Orleans North Carolina North Texas NYC Oklahoma Philadelphia Pittsburgh Portland Richmond Rochester Rogue Valley Saint Louis San Diego San Francisco San Francisco Bay Area Santa Barbara Santa Cruz, CA Sarasota Seattle Tampa Bay Tennessee Urbana-Champaign Vermont Western Mass Worcester
west asia
Armenia Beirut Israel Palestine
process
FBI/Legal Updates Mailing Lists Process & IMC Docs Tech Volunteer
projects
Print Radio Satellite TV Video
regions
United States
topics
Biotech

copyleft Indymédia (Independent Média Center).Salvo el caso del cual un autor ha formulado un aviso contrario, los documentos del sitio son libres de derechos para la copia, la impresión, la edición, etc, para toda publicación sobre la red o sobre cualquier otro soporte, con la condición que esta utilización sea NO COMERCIAL. Indymedia Venezuela Centro no se hace responsable por las opiniones emitidas por colaboradores

RSS articulosRSS articulos |  Sitio realizado con spip 3.2.11
Top