RSS articulos
Deutsch  | 
English  | 
Español  | 
Euskara  | 
Français  | 
Desde el conuco La equivocacion en el debate. publicado el 28/11/21 - Local
LOS CAMPESINOS ESTA VEZ NO APOYARON ¿POR QUÉ? publicado el 24/11/21 - Local
Desde el conuco. CUÁL SOCIALISMO publicado el 29/10/21 - Local
Desde el conuco EL MATA PALO publicado el 15/10/21 - Local
Desde el conuco LA REVOLUCIÓN VA POR DENTRO publicado el 12/10/21 - Local
8vo. Festival de Artes Libres LUNA LLENA publicado el 08/10/21 - Local
Desde el conuco: LAS PLAGAS DEL CAMPO publicado el 06/10/21 - Local
Seminario de Ecología política y extractivismo publicado el 05/10/21 - Local
Twuitazo en defensa de Guillermo Zarraga publicado el 22/09/21 - Local
EL APOCALIPSIS «IGNORADO» DE LA HUMANIDAD publicado el 19/08/21 - Local
Desde el conuco// Café en Jícara publicado el 20/07/21 - Local
El poder constituyente y su aplicacion publicado el 14/05/21 - Local
Venezuela: Ha fallecido el compañero Nelson Mendez por Covid-19 publicado el 05/05/21 - Local - 2 comentarios
Desde el conuco / La pátria eres tú publicado el 15/04/21 - Local
Desde el conuco / La Revolución del trabajo publicado el 31/03/21 - Local
LA MANIPULACIÓN AL EXTREMO publicado el 29/03/21 - Local
Desde el conuco / Liberación vs. Estado publicado el 23/03/21 - Local

1 | 2

«Escritos libertarios» de Georges Brassens publicado el 20/10/21 - No Local
PÁREN YA LA MASACRE EN COLOMBIA! publicado el 04/05/21 - No Local
¿Y si decidimos no ser cómplices? publicado el 09/04/21 - No Local
A 150 años de la Comuna de París, marzo-mayo 1871 publicado el 22/03/21 - No Local
Potencia y proyección del pensamiento propio publicado el 12/02/21 - No Local
Plantage sur le numerozero.info : nouvelle adresse ! publicado el 29/11/20 - No Local
ESQUINA DE LA DESCOLONIZACIÓN "TATO QUIÑONES" publicado el 28/11/20 - No Local
Lo que pienso de la religion en Uruguay y el mundo publicado el 12/10/20 - No Local
Marxismo y religion publicado el 12/10/20 - No Local
Octavio Alberola escribe en homenaje a David Graeber publicado el 23/09/20 - No Local
Tu amigo Trump publicado el 11/09/20 - No Local
Bolivia: Codapma nueve años de lucha medioambiental publicado el 29/08/20 - No Local
Autopsia de un policía publicado el 04/06/20 - No Local

1 | 2

7mo. FESTIVAL DE ARTES LIBRES LUNA LLENA publicado el 14/09/21 - Comunicados
Encuentro Internacional Antiautoritario 2022 en St-Imier publicado el 28/07/21 - Comunicados
LANZAMOS ESTA BOTELLA AL MAR publicado el 20/07/21 - Comunicados
El Estado reprime nuevamente la lucha anarcosindical publicado el 17/07/21 - Comunicados
No a la guerra en Palestina publicado el 23/05/21 - Comunicados
Manifiesto para el 1º de Mayo 2021 publicado el 15/04/21 - Comunicados
Primera Parte: UNA DECLARACIÓN… POR LA VIDA publicado el 02/01/21 - Comunicados
Nosotros los verdes, nosotros los anarquistas publicado el 07/12/20 - Comunicados
POR LA VIDA Y CONTRA EL DINERO. publicado el 25/11/20 - Comunicados
Comunicado en rechazo a la Ley Antibloqueo publicado el 22/10/20 - Comunicados
No pararemos hasta lograr justicia publicado el 27/08/20 - Comunicados
Gritos de la Amazonía por la Vida publicado el 21/07/20 - Comunicados
La pandemia y el genocidio publicado el 15/05/20 - Comunicados

1 | 2

ENTRE OLIGARQUÍAS, ALGO LLAMADO EL PUEBLO CUBANO publicado el 29/09/21 - En la web
EL DESEMBARCO publicado el 23/07/21 - En la web
La Travesía por la Vida: ¿A QUÉ VAMOS? publicado el 23/07/21 - En la web
Remodelación del espacio La Libertaria publicado el 30/04/21 - En la web
Remodélation de l’espace La Libertaria publicado el 30/04/21 - En la web
Convocatoria Abierta: III Festival El Grito publicado el 07/03/21 - En la web
La Libertaria n’arrête jamais , ni pour le virus publicado el 06/02/21 - En la web
CUBA: Solidaridad para el Movimiento de San Isidro publicado el 05/02/21 - En la web
La Libertaria nunca para, ni por la pandemia publicado el 26/01/21 - En la web
Proyecto Aliadas publicado el 20/11/20 - En la web
LUCHA FEMENINA Y RELACIONES DE PODER publicado el 22/07/20 - En la web
REVUE: PLANÈTE POPULAIRE publicado el 12/07/20 - En la web
Protesta en la Guajira deja una mujer wayuu herida publicado el 14/04/20 - En la web
Crónicas Extractivas al Sur del Orinoco publicado el 10/04/20 - En la web
Purga en PDVSA publicado el 10/03/20 - En la web

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7

Feminicidio o auto-construcción de la mujer (fragmentos y libro en pdf)
publicado el 08/11/21 par MPE y FRM Palabras-claves  Mujeres 

DESCARGAR LIBRO EN PDF:

https://archive.org/details/feminicidio-o-auto-construccion-de-la-mujer

https://kupdf.net/download/feminicidio-o-autodestruccion-de-la-mujer_59b

FRAGMENTOS DEL LIBRO:

La obligación política de creer por fe el mito de una historia exclusivamente masculina está intoxicando la psique de un gran número de mujeres que, si como hemos hecho nosotros, comenzaran a indagar en el decurso del acontecer humano buscando en sus hechos verificables la verdad, descubrirían que, en los acontecimientos pretéritos, las féminas del pueblo fueron sujetos activos a favor de la libertad y el avance de la humanidad o en su contra, actuando como seres humanos con albedrío y voluntad, al igual que los hombres. Como ellos, fueron manipuladas y victimizadas por las elites de los poderosos en muchas ocasiones o se sacudieron su yugo con bravura y decisión en muchas otras.

Es observable también, cuando se recupera la huella de la realidad pasada, que el patriarcado ha ascendido con el crecimiento del Estado y ha disminuido con la resistencia popular al mismo, por lo que los oprimidos aparecen tanto como víctimas del mal político como de sí mismos o, en algunas ocasiones, artífices de su dignidad y libertad, lo que es una verdad acreditada para las mujeres y los hombres. Eso nos sitúa como sujetos de la historia y no como meros peleles en manos de fuerzas imbatibles. También hemos podido penetrar en el meollo de la realidad presente de la mujer que no es, como se insiste, la de su manumisión del patriarcado y el progreso de su libertad sino la de un nuevo constreñimiento más perfecto que el anterior y una neo-domesticidad o encierro existencial más embrutecedor que el que conocieron sus antepasadas a lo que hemos denominado neo-patriarcado.

- 

Lo que más resalta, y repugna, en dicho texto [‘El segundo sexo’, de Simone de Beauvoir], pero que muy pocas y pocos logran aprehender, dada la promoción de la voluntad de creer que hace la modernidad en el sujeto medio, es la descomunal carga de machismo que contiene, la manera tan rencorosa como descalifica el cuerpo de la mujer, a la que con un lenguaje relamido y tortuoso presenta como inferior biológicamente al ser víctima desventurada de unas taras terribles que la naturaleza le ha impuesto al hacerla mujer. Esa misoginia implacable se manifiesta incluso en el desprecio con que describe a las hembras de los mamíferos, cuya actividad sexual presenta de modo equivocado, conforme a prejuicios sin fundamento que muestran a los machos como “superiores” y a las hembras como “inferiores”, falseando la realidad de su vida reproductiva.

Es éste uno de los textos más misóginos de la historia de la humanidad, cuya admisión por las y los feministas manifiesta la carga atroz de machismo que tienen interiorizada y que les lleva, como no podía ser por menos, a implorar al Estado y a la clase propietaria que les tutele y proteja, única forma, al parecer, de aliviar su inferioridad congénita. Dicha aversión a la mujer es lo que tanto gustó a las militantes de la Falange y de la Sección Femenina que ya desde los años 40 hicieron del libro comentado uno de sus textos más apreciados, cuestión que más adelante se tratará.

- 

El viejo Código Civil de 1889, regulador del antiguo patriarcado, en su artículo 57 dice: “El marido debe proteger a la mujer, y ésta obedecer al marido”. El neo-patriarcado, no escrito para evitar ponerse en evidencia, pero por ello mismo más letal y destructivo, además de embaucador y maquiavélico, caso de codificarse, redactaría su artículo más notable de la manera que sigue: “El Estado debe proteger a la mujer, y ésta obedecer al Estado”.

Nuestra idea es sencilla: nadie tiene que proteger a las mujeres ni ayudarlas ni someterlas a discriminación positiva. Son capaces de bastarse a sí mismas y todo ese asistencialismo y tutela es la nueva forma que adopta el patriarcado.

- 

Frente a la idea simplista de que el sometimiento de la mujer es un asunto aislado, sin relación con el resto de las estructuras políticas, jurídicas y económicas del cuerpo social, se yergue la observación imparcial de la realidad. Pero también el testimonio de ciertos autores, que lo presentan como la parte de un todo.

Así expone la cuestión Montesquieu en su obra más reputada, “Del espíritu de las leyes”: “la servidumbre de las mujeres, al contrario, se ajusta bien a la índole del gobierno despótico, dado en todo al abuso. En todas las épocas se ha visto en Asia que marchaban a la par la servidumbre doméstica y el gobierno despótico. En un gobierno que exige ante todo la tranquilidad y en el que se llama paz a la más rígida subordinación, lo primero que se necesita es encerrar a las mujeres”. Exacto. La tiranía ocasiona patriarcado y el patriarcado es parte de una tiranía política más general, de modo que, cuanto más misógina es una sociedad más desprovista está de libertad política en todos los órdenes de la existencia humana.

En consecuencia, no sería acertado estudiar la expresión cimera del patriarcado, el Código Civil de 1889, sin comprender el orden político-jurídico que lo originó, del cual éste es sólo una parte. Orden que oprime a los hombres y a las mujeres de las clases populares con normas legales que imponen la desigualdad para maximizar la opresión de ambos sexos, como en el caso de dicho Código.

- 

El art. 203 tiene un contenido bien singular: “los esposos contraen, por el sólo hecho del matrimonio, la obligación común de alimentar y educar a los hijos”, mandato que impone al varón un deber, mantener él sólo a la familia con aportaciones externas en el caso de que la mujer sea, como dice la conocida fabulación, un ama de casa. Por tanto, en contra de la demagogia feminista, el patriarcado impone deberes rigurosos a los varones, que han de cumplir si desean evitar la coacción de la112 Feminicidio o Auto-construcción de la mujer ley.

La clave está en el art. 213: “el marido debe protección a su mujer; la mujer obediencia al marido”, lo que se reafirma para ciertas cuestiones concretas en el art. 214. Ese intercambio, forzado por la norma legal, de obediencia por protección es la clave del patriarcado, y en el neo-patriarcado actual permanece, con la única alteración de que ahora la mujer es protegida directamente por el Estado, al que debe obediencia. Si es así tratada, sea por el marido o el Estado, y debe recompensar a su protector con obediencia, es porque se la considera como menor de edad, débil, incapaz e irresponsable. En consecuencia, la renuncia a toda protección (como la ahora otorgada por la Ley de Violencia de Género y por varias otras leyes destinadas a realizar la “discriminación positiva” de las féminas, todo lo cual es un paternalismo sexista que acongoja) es la precondición de la negación de toda obediencia, vale decir, de la libertad interior y exterior, espiritual y de acción, de las mujeres. En esto reside nuestra principal diferencia con el feminismo.

- 

No es posible tratar el asunto del patriarcado clásico sin señalar, junto a las limitaciones que imponía al desarrollo de la fémina como ser humano integral, los privilegios que le otorgaba. El más importante de todos era no ir al ejército en tiempos de paz y no ir a la guerra cuando la paz se rompía. Ello elevaba la calidad de su vida de forma notable, porque nada, excepto la fábrica y el trabajo asalariado en general, ha envilecido y atormentado tanto al varón como su estancia forzosa en los cuarteles, incluso si había una situación de ausencia de guerra. El cuartel le hizo y hace servil, cobarde, dado al alcohol, al juego y a la prostitución, holgazán, violento, cruel, desalmado, desentendido de la noción de bien moral y, también, machista (hoy neo-machista, esto es, feminista). Al mismo tiempo le ocasiona sufrimientos sin cuento y le somete a peligros físicos de diversa naturaleza, pues la mortalidad y morbilidad en los establecimientos militares siempre ha sido alta, incluso en ausencia de conflagraciones armadas. No tener que entrar en ellos era una ventaja colosal de la que han disfrutado las mujeres durante generaciones y que ahora han perdido en el neo-patriarcado.

Desde que el cuartel se hizo parte habitual del paisaje urbano, en el siglo XVIII, con la instauración de los ejércitos regulares, la condición masculina declinó, perdiendo su anterior virtud, bondad, grandeza, cortesía, valentía y vigor.

- 

Causa estupefacción que el habitual victimismo feminista olvide que los varones han padecido, como actores y agentes, esa experiencia terrible que es la guerra injusta, que les ha sido impuesta por el Estado, el mismo que ha infligido a las féminas su peculiar marginación. En la contienda de 1914-18 murieron el 27% de los varones franceses entre 18 y 27 años, mientras que el número de mujeres fallecidas por dicha conflagración fue insignificante. Eso, se mire como se mire, expresa un privilegio descomunal, que no niega la otra cara de la condición femenina, pero que no puede ser ocultado para maximizar el discurso victimista, tan provechoso para las y los profesionales de la cosa, en particular para las y los que usufructúan las Cátedras de Género, origen de un sinnúmero de perversiones de la mente y monstruosidades doctrinales realizadas al mandato de quien les financia, el aparato estatal. Es envilecedor y destructivo para la condición femenina mirar el mundo bajo el prisma deformado de la patología de la queja, sin entender, dolerse y compadecerse de las cargas terribles que atribularon al otro sexo.

La guerra es peor que la muerte, como expuso un soldado francés, tras unas semanas padeciendo el horror sin límites de la lucha en primera línea durante la mencionada contienda: “si hubiera sabido que esto es la guerra, si va a ser así todos los días, prefiero que me maten enseguida”. Lo que explica que los supervivientes retornaran a retaguardia, como dice otro soldado que lo vivió, “destrozados de cuerpo y de mente”: tales eran las pretendidas prerrogativas que el patriarcado otorgaba a los hombres y que, ciertamente, no disfrutaban las féminas.

En efecto, los varones movilizados tenían que sufrir las condiciones climáticas a la intemperie, o alojados en cuevas y chabolas infectas, cubiertos de polvo y atormentados por la sed en verano, hundidos en el fango en las épocas de lluvias y bajo la nieve, escarcha y hielo en invierno, devorados siempre por los piojos, tomando una alimentación escasa y repugnante, viviendo entre los cuerpos de camaradas y amigos descuartizados, con las entrañas al descubierto, la masa encefálica desparramada por el suelo y los miembros amputados y esparcidos por las explosiones, con un hedor insufrible, que hacía vomitar e impedía comer y dormir, en medio de nubes de moscas y moscardas saciándose con los cadáveres, en verano cubiertos de gusanos y en todas las estaciones devorados por las feroces ratas de las trincheras que, a menudo, comenzaban a morder y arrancar trozos de carne a los moribundos abandonados en la tierra de nadie antes de que hubieran expirado.

- 

Ahora todos, mujeres y hombres, tenemos que aprender de nuestras madres y abuelas, recuperando su envidiable e insustituible facultad para vivir ajenas a esos productos letales que nos privan de libertad y dignidad. El pensamiento sexista ortodoxo demoniza a esas mujeres, haciendo así más difícil que podamos aprender de ellas, imitando su grandeza de ánimo, austeridad, autodominio, estoicismo, eticidad, capacidad para amar desinteresadamente, espíritu de esfuerzo, disposición para el servicio y autosuficiencia, virtudes magníficas que en una sociedad libre, regenerada y civilizada han de ser, asimismo y en igual medida, patrimonio espiritual de los varones.

- 

En lo referente a las féminas, nos han llegado documentos que muestran su muy real autonomía. Uno es la carta de población de Cardona (Países Catalanes), de hacia el año 887, rotundamente antiesclavista en relación a los varones y a las mujeres, lo que es particularmente interesante en un momento en que la institución islámica del harén convertía a infinidad de mujeres en esclavas, en meras cosas poseídas absolutamente por los déspotas y los clérigos islámicos de la época. Otro diploma de carácter foral que muestra ya en el año 955 que el concejo abierto era la reunión de toda la comunidad vecinal, mujeres también, es el de Berbea, Barrio y San Zadornil (Álava). No es un hecho localizado sino común a todo el territorio cristiano, por eso en el Diccionario Histórico de Asturias, dirigido por Javier Rodríguez Muñoz, se dice del vocablo “concilium” que “implicaba la congregación de todos los habitantes del territorio sin distinción de sexo, ni edad, ni condición social”.

Esto refuta los ásperos dicterios dirigidos contra ese orden social, precisamente porque era ajeno al Estado (que existía pero que no tenía capacidad para intervenir decisivamente en la vida popular), sin propiedad privada concentrada, sin ojeriza a los iguales ni veneración por los poderhabientes y sin sexismo. Es significativo que a mediados del siglo X se quemaran en Burgos, de manera pública y solemne, ejemplares del “Liber Iudiciorum” o “Fuero Juzgo” de los godos, acto cargado de sentido emancipatorio para todos, para los hombres y para las mujeres, pues, entre otras muchas atrocidades, tal documento legal recupera la peor interpretación del patriarcado romano.

Pero hay más. Un documento de donación de Fuente Salinas, al sur de Vasconia, de 1077, da cuenta de que tal acto jurídico es realizado por hombres y mujeres unidos e iguales, en el latín tardío entonces usado, “tam viriis quan mulieres, toto concilio pariter”, formulación que expone cómo era, en lo referente al género, el órgano máximo de autogobierno popular, el concejo abierto medieval. Un diploma de Ávila, de 1146, se refiere a “todo Concilio de avila virorum et mulierem” y el influyente fuero de Nájera (La Rioja), de 1076, declara estar, atención a esto, elaborado y promulgado por todo el vecindario “tan viris, quam mulieribus”.

- 

El franquismo tuvo por designio estratégico realizar las tareas que la revolución liberal y constitucional estatuyó con la Constitución de 1812 y que ésta no había podido cumplir a cabalidad, en los territorios que la Constitución de 1978 hoy en vigor, denomina España. Una de dichas tareas era imponer a las masas la ideología patriarcal, que había sido resistida por las clases subalternas con notable éxito, hasta 1939, a pesar del abyecto Código de 1889. Ello se prueba de diversas maneras. Una es la importancia excepcional que en los años anteriores a la guerra civil alcanzaron ciertas mujeres dedicadas a la política, tales como Dolores Ibárruri, Victoria Kent (quien ya en los años 20 había declarado que su condición de mujer en nada le había perjudicado para el ejercicio de su profesión de abogada), Federica Montseny o Margarita Nelken. Todas llegaron a ser referencia intelectual, política y militante obligada de primera importancia para millones de hombres (y de mujeres) de las clases trabajadoras, que escuchaban y seguían con enorme atención sus dictámenes y reflexiones sobre los más candentes problemas de actualidad, una buena parte de ellos de primerísima importancia, asunto que hizo de nuestro país caso único en Europa, dato que converge con la observación realizada por T. Gautier en el siglo XIX, ya citada.

- 

Además, hay que valorar el fenómeno de las mujeres milicianas, varios miles, que podrían haber llegado a ser cientos de miles de no haber mediado la nefasta acción del gobierno republicano, presionado por Francia e Inglaterra, precisamente la cuna del feminismo y el sufragismo, hecho que es también un caso excepcional en Occidente. Podría pensarse que se trató de un asunto menor, pero hay un documento de particular importancia que viene a validar y generalizar lo expuesto. Es “Mi guerra de España”, de la internacionalista Mika Etchebéhère, libro de enorme sinceridad, valentía, objetividad y calidad narrativa, una de las mejores obras sobre nuestra guerra civil, si no la mejor, en el ámbito de la autobiografía, elaborada por ella misma. Mika, llegó aquí al comenzar la guerra con su compañero y, muerto éste en acción, siguió en la lucha armada antifascista.

- 

Para Montseny, la imprescindible liberación de las mujeres debía provenir, sobre todo, del esfuerzo propio por emanciparse, admitiendo responsabilidades y compromisos en la lucha política, cultural, sindical y revolucionaria, cultivando las virtudes del esfuerzo consciente y reflexivo, la autodisciplina, la entrega y la admisión de los propios errores y debilidades. Para ella el acceso de la mujer a puestos de responsabilidad en el movimiento libertario dependía más de la voluntad de las mujeres de implicarse en las tareas y luchas que de la superación de los residuos de misoginia que pudieran darse en los varones, reales en ocasiones, pero casi siempre escasamente significativos y a menudo inferiores al machismo interiorizado que manifestaban una parte de las féminas al negarse de hecho a ocupar los puestos de más compromiso, dificultad y peligro.

Que a Federica le repelía el feminismo es algo bien conocido (“no éramos feministas” repite una y otra vez), lo cual está en relación con su trayectoria como ser humano-mujer, que, dejando a un lado victimismos fáciles y auto-destructivos, fue capaz de construirse a sí misma hasta hacerse la personalidad más influyente quizá en el movimiento obrero anterior a 1939, sólo parangonable con B. Durruti. Su posición al respecto variaba desde el no-feminismo al anti-feminismo, por lo que ni siquiera se afilió a Mujeres Libres, a pesar de que esta organización, de fines dudosos y confusa trayectoria como luego se expondrá, no se dijo feminista de manera programática. Su argumento, bastante realista, era que una organización separada de mujeres, junto con la ideología sexista que ello lleva aparejado, dividiría al movimiento libertario haciendo imposible la revolución. Lo expuesto no equivale a negar sus graves errores en la guerra civil, entre los que destaca la aventura ministerial que mantuvo durante seis meses, que posteriormente consideró equivocada y, más aún, su admisión de la retirada de las mujeres armadas de los teatros de operaciones a partir del otoño de 1936, lo que fue un dislate monumental cuya consideración autocrítica requiere una reflexión muy cuidadosa.

Por lo demás, ya “La Revista Blanca”, tan representativa del anarcosindicalismo de aquel tiempo, había publicado numerosos artículos de crítica y denuncia del feminismo 123 , a menudo provenientes de la inspiración de Soledad Gustavo, esa gran pensadora. En su edición de 1-10-1924 la misma Federica Montseny escribía uno titulado “Feminismo y humanismo”, en el que se encuentra una frase esclarecedora: “¿Feminismo? ¡Jamás! ¡Humanismo siempre! Propagar un feminismo es fomentar un masculinismo, es crear una lucha inmoral y absurda entre los dos sexos, que ninguna ley natural tolerará”. Es significativo que esta mujer, notable escritora, destacada dirigente de masas y finalmente la primera mujer ministra de lo que se conoce como España, fuera anti-feminista.


publicado el 8 de noviembre de 2021  par MPE y FRM  Alertar el colectivo de moderación a proposito de la publicación de este articulo. Imprimir el articulo
Comentarios
  • Ningun comentario

Advertencia


Comentarios moderados a priori

Los comentarios de este articulo estan moderados a priori : su contribución solo aparecera despues de haber sido validad por un(a) miembro del colectivo.

Introduce su comentario

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

www.indymedia.org
africa
Ambazonia Canarias estrecho / madiaq Kenya Nigeria South Africa
canada
London, Ontario Maritimes Montreal Ontario Ottawa Quebec Thunder Bay Vancouver Victoria Windsor
east asia
burma Jakarta Japan Korea Manila QC Saint-Petersburg
europe
Abruzzo Alacant Andorra Antwerpen Armenia Athens Austria Barcelona Belarus Belgium belgrade Bristol Brussels Bulgaria Calabria Croatia Cyprus emilia-romagna estrecho / madiaq Euskal Herria Galiza Germany grenoble Hungary Ireland Istanbul Italy La Plana Liege liguria Lille linksunten lombardia London Madrid Malta Marseille Nantes Napoli Netherlands Nice Northern England Norway Nottingham Oost-Vlaanderen Paris/Île-de-France Patras Piemonte Poland Portugal Roma Romania Russia Sardegna Scotland Sverige Switzerland Torun Toscana Toulouse Ukraine United Kingdom Valencia
latin america
Argentina Bolivia Chiapas Chile Chile Sur CMI Brasil CMI Sucre Colombia Ecuador Mexico Peru Puerto Rico Qollasuyu Rosario santiago Tijuana Uruguay Valparaiso Venezuela
oceania
Aotearoa Brisbane burma darwin Jakarta Manila Melbourne Perth QC Sydney
south asia
India Mumbai
united states
Arizona Arkansas Asheville Atlanta Austin Austin Indymedia Baltimore Big Muddy Binghamton Boston Buffalo Charlottesville Chicago Cleveland Colorado Columbus DC Hawaii Houston Hudson Mohawk Kansas City LA Madison Maine Miami Michigan Milwaukee Minneapolis/St. Paul New Hampshire New Jersey New Mexico New Orleans North Carolina North Texas NYC Oklahoma Philadelphia Pittsburgh Portland Richmond Rochester Rogue Valley Saint Louis San Diego San Francisco San Francisco Bay Area Santa Barbara Santa Cruz, CA Sarasota Seattle Tampa Bay Tennessee Urbana-Champaign Vermont Western Mass Worcester
west asia
Armenia Beirut Israel Palestine
process
FBI/Legal Updates Mailing Lists Process & IMC Docs Tech Volunteer
projects
Print Radio Satellite TV Video
regions
United States
topics
Biotech

copyleft Indymédia (Independent Média Center).Salvo el caso del cual un autor ha formulado un aviso contrario, los documentos del sitio son libres de derechos para la copia, la impresión, la edición, etc, para toda publicación sobre la red o sobre cualquier otro soporte, con la condición que esta utilización sea NO COMERCIAL. Indymedia Venezuela Centro no se hace responsable por las opiniones emitidas por colaboradores

RSS articulosRSS articulos |  Sitio realizado con spip 3.2.11
Top