RSS articulos
Deutsch  | 
English  | 
Español  | 
Euskara  | 
Français  | 
Desde el conuco: EL SUELO AGRÍCOLA publicado el 02/07/22 - Local
Campaña para La Libertaria publicado el 26/06/22 - Local
Cagnotte pour la Libertaria publicado el 26/06/22 - Local
Desde el conuco: SER Y SENTIRSE CAMPESINO publicado el 14/06/22 - Local
Desde el conuco: todo va bien. publicado el 06/06/22 - Local
La ilusión de la comunicación libre publicado el 02/06/22 - Local
Hacer tierra publicado el 30/05/22 - Local
HABLANDO SURTIDO publicado el 28/05/22 - Local
UN CAFECITO POR FAVOR publicado el 11/05/22 - Local
Disuelvan el FAES publicado el 10/05/22 - Local
REFLEXIONES SUELTAS publicado el 09/05/22 - Local
También vendrán por el agua publicado el 03/05/22 - Local
¿ES ECOLÓGICO EL CULTIVO DEL CAFETO? publicado el 21/04/22 - Local
Agroecología, UN ESTILO DE VIDA. publicado el 13/04/22 - Local
Heridos de muerte publicado el 29/03/22 - Local
BRAVO Y LEGENDARIO publicado el 13/03/22 - Local
AL CAMPESINO LE ESTAN METIENDO CABRAS publicado el 08/03/22 - Local
Compilado "Punk Anti Mal Paridos Enchufados" publicado el 27/02/22 - Local
Las dos caras de la agricultura publicado el 23/02/22 - Local
Vacilate nuestro nuevo tema publicado el 04/02/22 - Local
3º festival social de artes escénicas publicado el 01/02/22 - Local
UNA RESPUESTA URGENTE AL ATROPELLO DEL CHAVISMO publicado el 23/01/22 - Local
LOS FESTINES DEL CAFÉ publicado el 19/01/22 - Local

1 | 2

Lo que nos dicen los tiroteos masivos en EE.UU. publicado el 07/06/22 - No Local
No queremos sus guerras, pero el militarismo es la base del sistema actual publicado el 25/02/22 - No Local - 1 commentario
Entrevista: Protestango publicado el 23/02/22 - No Local
Licencia, libertad y vacunación publicado el 30/12/21 - No Local
«Escritos libertarios» de Georges Brassens publicado el 20/10/21 - No Local
PÁREN YA LA MASACRE EN COLOMBIA! publicado el 04/05/21 - No Local
¿Y si decidimos no ser cómplices? publicado el 09/04/21 - No Local
A 150 años de la Comuna de París, marzo-mayo 1871 publicado el 22/03/21 - No Local
Potencia y proyección del pensamiento propio publicado el 12/02/21 - No Local
Plantage sur le numerozero.info : nouvelle adresse ! publicado el 29/11/20 - No Local
ESQUINA DE LA DESCOLONIZACIÓN "TATO QUIÑONES" publicado el 28/11/20 - No Local
Lo que pienso de la religion en Uruguay y el mundo publicado el 12/10/20 - No Local
Marxismo y religion publicado el 12/10/20 - No Local
Octavio Alberola escribe en homenaje a David Graeber publicado el 23/09/20 - No Local

1 | 2

Encuentros Antiautoritarios Descentralizados publicado el 24/05/22 - Comunicados - 1 commentario
7 años desaparecidos publicado el 28/02/22 - Comunicados
La FAI ante la escalada militar en Ucrania publicado el 22/02/22 - Comunicados
URGENTE: Corre peligro la vida de Rosa Mota publicado el 09/02/22 - Comunicados
Denuncia Publica a la Comunidad Nacional E Internacional publicado el 04/02/22 - Comunicados
Un llamado de un luchador a la clase obrera petrolera publicado el 17/01/22 - Comunicados
¡Libertad Para Igor Kuznetsov Y Sus Compañeros! publicado el 18/12/21 - Comunicados
7mo. FESTIVAL DE ARTES LIBRES LUNA LLENA publicado el 14/09/21 - Comunicados
LANZAMOS ESTA BOTELLA AL MAR publicado el 20/07/21 - Comunicados
El Estado reprime nuevamente la lucha anarcosindical publicado el 17/07/21 - Comunicados
No a la guerra en Palestina publicado el 23/05/21 - Comunicados
Manifiesto para el 1º de Mayo 2021 publicado el 15/04/21 - Comunicados
Primera Parte: UNA DECLARACIÓN… POR LA VIDA publicado el 02/01/21 - Comunicados
Nosotros los verdes, nosotros los anarquistas publicado el 07/12/20 - Comunicados
POR LA VIDA Y CONTRA EL DINERO. publicado el 25/11/20 - Comunicados

1 | 2

Venezuela en tiempos de Cambio Climático publicado el 03/07/22 - En la web
Sentidos e imaginación en la ecología política ante el colapso civilizatorio publicado el 18/06/22 - En la web - 1 commentario
La estéril ilusión del cambio por arriba publicado el 15/06/22 - En la web
Ricardo Flores Magón, sembrador de insurrecciones publicado el 12/06/22 - En la web
Asi se dio por fin el ESA III publicado el 12/04/22 - En la web
La disputa sobre quièn nos alimenta publicado el 17/02/22 - En la web
II versión del curso de pedagogía anarquista. publicado el 15/02/22 - En la web
Acerca de las luchas proletarias en Argentina publicado el 16/01/22 - En la web
Repertorio por las Artes de circo en Venezuela publicado el 28/12/21 - En la web
El extractivismo amenaza a las montañas de Venezuela publicado el 13/12/21 - En la web
Lucha de clases y Anarquismo publicado el 09/12/21 - En la web
ENTRE OLIGARQUÍAS, ALGO LLAMADO EL PUEBLO CUBANO publicado el 29/09/21 - En la web
EL DESEMBARCO publicado el 23/07/21 - En la web
La Travesía por la Vida: ¿A QUÉ VAMOS? publicado el 23/07/21 - En la web
Remodelación del espacio La Libertaria publicado el 30/04/21 - En la web
Remodélation de l’espace La Libertaria publicado el 30/04/21 - En la web
Convocatoria Abierta: III Festival El Grito publicado el 07/03/21 - En la web
La Libertaria n’arrête jamais , ni pour le virus publicado el 06/02/21 - En la web
CUBA: Solidaridad para el Movimiento de San Isidro publicado el 05/02/21 - En la web
La Libertaria nunca para, ni por la pandemia publicado el 26/01/21 - En la web
Proyecto Aliadas publicado el 20/11/20 - En la web

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8

Estrategia revolucionaria
publicado el 27/07/20 par Maxime Motard Palabras-claves  Solidaridad   Reflexión / Análisis  Acción  Venezuela  Cooperativismo  Control Obrero  Contracultura 

Estrategia revolucionaria

« ¿Qué hacer? » dijo y publicó Lenín en 1902. Tenemos también nuestras preguntas. Un florilegio. ¿Cómo detener la explotación de unos sobre otros? ¿Cómo apagar el fuego de la violencia? Pregunta parecida. ¿Cómo evitar la subida de la temperatura de 3 a 5 grados y la aceleración exponencial del colapso ambiental que se perfila? ¿Cómo hacemos para liberarnos de las armas que nos apuntan y nos fascinan? ¿Qué estrategia adoptar para deshacerse del control ideológico de una clase dominante que, además del lavado de cerebro impuesto, nos roba la plata en el bolsillo dañando el planeta para llenarse los suyos?

Muchas preguntas desembocan sobre una pregunta más general: ¿cuál es la estrategia revolucionaria del siglo XXI para cambiar nuestras sociedades, para cambiar el mundo? Eso nos falta. Si en el siglo XX era común considerar que no se haría ninguna revolución sin teoría revolucionaria, hoy, después de dos décadas en el siglo XXI, hemos perdido la receta para « tomar el cielo por asalto »¹ como decía Marx. Quedamos en la tierra y nos defendemos como podemos. Brazos armados contra brazos desnudos.

Andamos perdidos, sin saber adónde ir. Echamos de menos de ya no tener brújula porque frente a la violencia en el mundo estamos desubicados para salir de ella o poner el punto final; en cambio, no echamos de menos a los Lenín e a los Mao. Esta revolución, estas utopías para sembrar el futuro las haremos sin «revolucionarios profesionales ». Hay que volver a hacerlo todo, ¿pero cómo? ¿dónde empezamos?

Lo que nos queda es un conocimiento transmitido por las generaciones precedentes que viene de lejos. Este conocimiento como una brasa ilumina una posibilidad que arde todavía. Nos dice que nuestras condiciones no son inmutables, que podemos cambiar la vida y poner fin al régimen. Los regímenes nunca son atemporales. Entonces, podemos deshacer lo que se hizo e inventar otras cosas. Eso lo sabemos pero este entusiasmo es a corto plazo porque nos atormenta el naufragio de la supuesta revolución en Venezuela como antes

nos atormentó y nos puede seguir atormentando el capitalismo de Estado Soviético, disfrazado en Unión Soviética, llamado también «socialismo real». La alternativa se transformó en caricatura. El espectro todavía está. Cuando no hay robos, hay muertos. El resultado es que además de los millones de muertos durante el periodo estalinista o de la crisis humanitaria hoy en día en Venezuela, se logró destruir la idea de que otra sociedad, otros mundos eran posible. Eso es lo dramático. Es como un peso que llevamos que nos impide actuar, y que seguimos llevando.

Asociamos la revolución a un charco de sangre o al colapso venezolano, lo que nos bloquea un poco en nuestro impulso; pero si la revolución es un charco de sangre, ¿el sistema globalizado actual, podemos atrevernos a preguntar, él que nos encierra y nos pasa la cuerda en el cuello de un punto de vista ambiental, ¿qué es? ¿Disneyland?

No hacer nada no resuelve el asunto. Seguimos estando mal por lo que vivimos y porque se apagaron los faros que nos ubicaban. En el siglo XX la palabra revolución tenía tanta fama que fue recuperada por sus peores enemigos (fascistas y nazis) para canalizar su fuerza y devolverla en contra de ella con un sentido muy diferente. La idea de estos grupos no era abrir el futuro con algo nuevo y humanista sino volver al pasado visto como el mundo perdido de la desigualdad y de la violencia.

Resulta que ahora nos quedamos sin esta palabra, palabra prohibida en una época sin época (según el filósofo Bernard Steigler) dominada por el mal vivir.

El mal vivir descansa sobre varios pilares.

En primer lugar las condiciones de existencia se deterioran por el hecho de la competitividad, verdadera arma de guerra económica. Estamos nosotros en competencia con otros trabajadores del país como del mundo, lo que genera una nivelación social por abajo; una carrera hacia lo peor para que algunos negocios sigan competitivos. En las últimas décadas no afectó a los sueldos de los políticos ni tampoco a la renta de los accionistas.

También se empeoran nuestras vidas por el desmontaje de los contratos laborales. Estamos de regreso, con un equipo tecnológico moderno, a una explotación directa, a la tarea, dependiendo del momento, de la notificación. Corremos, sufrimos, nos estresamos para que algunos dueños de empresas o de plataformas tengan su fortuna. Las protecciones sociales y jurídicas disminuyen. Estamos solos en esta carrera.

Tercer pilar de los numerosos que causan nuestra caída, la corrupción. La corrupción no es un error en el recorrido. No es solamente una historia personal : el robo es la base del sistema económico que descansa sobre la captación de nuestras horas de trabajo. Estas horas regaladas, robadas, constituyen la ganancia, el interés, la renta. No es una colaboración comunitaria pero un enriquecimiento personal establecido sobre el sufrimiento y el trabajo de los demás. El sobrevalor económico sacado alimenta la sed insaciable de una minoría que vuelva a hacer el ciclo sin fin, para asegurar su propio interés, construyendo sin saberlo un mundo a la imagen del capital invertido. Nadie gana verdaderamente en este juego. Todos vamos por el abismo pero las clases populares de primero.

El precio de la corrupción : amargura, emigración, malestar.

El otro lado de la moneda, estamos bien ubicados para saberlo acá, es la falta de salud, de comida, de bienestar: la falta al acceso a una vida digna. Es el precio a pagar para que algunos se enriquezcan. Y este precio, ya no estamos listos para pagarlo. Se calcula que el desfalco de la nación en Venezuela representa según la estimación más baja más de 256 millardos de dólares (podría representar más del doble según algunos)². Sabemos también que un sueldo no alcanza para vivir. Ni siquiera para sobrevivir. ¿Cómo hacen estos millones de personas, cada día, para sobrevivir un día más? Es un misterio de la historia. Ellos mismos se deben preguntar lo mismo.

Otra vez, además del sufrimiento de la población, del éxodo de casi 5 millones de venezolanos y venezolanas por la situación, se fortaleció la ideología dominante: no hay alternativas.

Venezuela sirve ahora como contraejemplo para detener a todo aquellos que quieren cambiar el orden de las cosas. Supuestamente por este contexto deberíamos aceptar las cosas como son, adaptarnos a las injusticias y tratar de salir adelante de forma individual en el marco de la economía de mercado; lo que no se logra totalmente y tiene como resultado alargar una crisis económica que tiene al individualismo como principal motor. Ya no pensamos que exista una salida colectiva y que juntos, con cooperación y lucha, podamos cortar las raíces de la sociedad del malestar e inventar otra organización social.

Desubicación social y discursiva

Para acabar con la corrupción hay que acabar con las ideas igualitarias. Este pensamiento está en el aire en Venezuela. Supuestamente las ideas igualitarias, naturalmente, llevarían a la corrupción (lo que de cierta forma nos obliga a conformarnos al reino de las desigualdades). Ese es el mismo fraude que consiste en reprimir marchas y levantamientos (como sucedió en 2017) en nombre de la lucha contra el terrorismo. Todo está al revés. Cuando decimos “igualdad” dicen corrupción, y cuando no decimos nada pero que vamos a marchar, como se hizo en 2017, las palabras terroristas y fascistas nos caen encima. Estos discursos tramposos agrandan el espacio entre significante y significado, entre la “palabra” y la “realidad”; cortandonos así la hierba bajo el pie. Ya no podemos decir nada, lo que disminuye nuestra impulsión a cambiar las cosas y el optimismo de la voluntad se va así apagando… Sin embargo, ¡nos toca defendernos!

No podemos seguir así. Hay una trampa en este discurso y hay que llevarlo a la luz pública. El capitalismo se puede vestir de verde, jamás será ecológico. El Estado se puede decir socialista pero mientras haya corrupción la igualdad será imposible, y seguiremos en la prehistoria humana con sus clases sociales y sus dominaciones.

Qué hacer: levantar voz y palabras

Necesitamos vernos, hablarnos. Conservar las palabras que nos quedan y con las cuales estamos cómodos, y cuidarlas como si fueran nuestras últimas municiones. Afilarlas como podamos, como cuchillos, para que no se vuelvan algodón. Más bien necesitamos palabras que rebanan y que cortan contra la mayoría blanda al servicio de la lengua de algodón, que es la lengua del poder. Lengua que ahoga y adormece. Hay que golpear fuerte. Si se puede. En pleno corazón del sistema. Poner compasión cuando hay indiferencia, información popular y crítica cuando hay propaganda estatal, poner desorden cuando hay orden militar, poner justicia y redistribución cuando lo que nos mata es la injusticia y la confiscación.

Es una invitación a la rebeldía. Una invitación a soplar sobre las brasas, actuando, nombrando y renombrando. Volvemos a levantar la cabeza, y liberemos las palabras. Un lenguaje nuevo y discursos incisivos «son capaces de resignificar los términos que usan, resemantizando los contenidos de las palabras y renovando la percepción de lo que ellas connotan»³. Eso significa que podemos abrir otros horizontes. Si orientamos de nuevo las palabras, aparecemos, nos deshacemos de la invisibilidad y recuperamos voz y palabras propias. Conceptos robados, como el de «Sumak Kawsay» (Buen Vivir) se vuelven nuestras banderas y ya no son falsos espejos que nos dominan. No podemos seguir siendo reflejo del poder, necesitamos apropiarnos del lenguaje para poder tomar en mano nuestras vidas. Si la dialéctica puede romper bloques podemos convertir la lingüística en fuerza material (re)nombrando y cambiando las cosas. Por eso, hay que levantar voz y palabras.

De tanto envenenar el lenguaje la clase dominante en Venezuela acabará por estrangularse en su alocución. Su paladar se seca, y aquí estamos. Cerca del punto de quiebre. Estamos allí, estaremos allá, haciendo por nosotros mismos y para nosotros. Un nosotros inclusivo. Bailando, cantando, afilando. Es la era de hacer. Siendo nosotros mismos, la arepa puede tener razón sobre el caviar y la vida razón sobre la ganancia. El cambio no se hará sin nosotros: es tiempo de lucha y de fiesta. ¡Tod@s son invitad@s!

Maxime Motard, Revista Planeta Popular
https://cocreandocambiossostenibles.home.blog/revista-planeta-popular/

Notas
1 https://elasaltoalcielo.wordpress.com/ https://www.marxists.org/espanol/lenin/obras/1900s/1907feb05
2 Sobre los 256 mil millones ver el trabajo de la Plataforma para una Audiencia Pública y Ciudadana donde se hace evidente que la estafa tiene mayor proporción. https://auditoria.org.ve/ También, Renaud Lambert, « Venezuela, les raisons du chaos. », Le Monde Diplomatique, décembre 2016); Miguel Ángel Santos, « Venezuela : de la represión financiera a la posibilidad de default », Macromet, vol. 1, n°3, novembre 2014. « Según los cálculos del trimestral Macromet, la huida de capital (sobrefacturación de importación incluida) hubiera alcanzado 170 mil millones de dólares entre 2004 y 2012, sea prácticamente 160% del PIB del año 2004.»
3 Carlos Antonio Aguirre Rojas, Movimientos antisistémicos y cuestión indígena en América Latina. Una visión desde la larga duración histórica, Desde Abajo, 2018.


publicado el 27 de julio de 2020  par Maxime Motard  Alertar el colectivo de moderación a proposito de la publicación de este articulo. Imprimir el articulo
Comentarios
  • Ningun comentario

Advertencia


Comentarios moderados a priori

Los comentarios de este articulo estan moderados a priori : su contribución solo aparecera despues de haber sido validad por un(a) miembro del colectivo.

Introduce su comentario

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

www.indymedia.org
africa
Ambazonia Canarias estrecho / madiaq Kenya Nigeria South Africa
canada
London, Ontario Maritimes Montreal Ontario Ottawa Quebec Thunder Bay Vancouver Victoria Windsor
east asia
burma Jakarta Japan Korea Manila QC Saint-Petersburg
europe
Abruzzo Alacant Andorra Antwerpen Armenia Athens Austria Barcelona Belarus Belgium belgrade Bristol Brussels Bulgaria Calabria Croatia Cyprus emilia-romagna estrecho / madiaq Euskal Herria Galiza Germany grenoble Hungary Ireland Istanbul Italy La Plana Liege liguria Lille linksunten lombardia London Madrid Malta Marseille Nantes Napoli Netherlands Nice Northern England Norway Nottingham Oost-Vlaanderen Paris/Île-de-France Patras Piemonte Poland Portugal Roma Romania Russia Sardegna Scotland Sverige Switzerland Torun Toscana Toulouse Ukraine United Kingdom Valencia
latin america
Argentina Bolivia Chiapas Chile Chile Sur CMI Brasil CMI Sucre Colombia Ecuador Mexico Peru Puerto Rico Qollasuyu Rosario santiago Tijuana Uruguay Valparaiso Venezuela
oceania
Aotearoa Brisbane burma darwin Jakarta Manila Melbourne Perth QC Sydney
south asia
India Mumbai
united states
Arizona Arkansas Asheville Atlanta Austin Austin Indymedia Baltimore Big Muddy Binghamton Boston Buffalo Charlottesville Chicago Cleveland Colorado Columbus DC Hawaii Houston Hudson Mohawk Kansas City LA Madison Maine Miami Michigan Milwaukee Minneapolis/St. Paul New Hampshire New Jersey New Mexico New Orleans North Carolina North Texas NYC Oklahoma Philadelphia Pittsburgh Portland Richmond Rochester Rogue Valley Saint Louis San Diego San Francisco San Francisco Bay Area Santa Barbara Santa Cruz, CA Sarasota Seattle Tampa Bay Tennessee Urbana-Champaign Vermont Western Mass Worcester
west asia
Armenia Beirut Israel Palestine
process
FBI/Legal Updates Mailing Lists Process & IMC Docs Tech Volunteer
projects
Print Radio Satellite TV Video
regions
United States
topics
Biotech

copyleft Indymédia (Independent Média Center).Salvo el caso del cual un autor ha formulado un aviso contrario, los documentos del sitio son libres de derechos para la copia, la impresión, la edición, etc, para toda publicación sobre la red o sobre cualquier otro soporte, con la condición que esta utilización sea NO COMERCIAL. Indymedia Venezuela Centro no se hace responsable por las opiniones emitidas por colaboradores

RSS articulosRSS articulos |  Sitio realizado con spip 3.2.11
Top