RSS articulos
Deutsch  | 
English  | 
Español  | 
Euskara  | 
Français  | 
Justicia para Oswaldo Jimenez publicado el 09/04/24 - Local
UNA VACA POR JOSE publicado el 27/02/24 - Local
La guerra de Troya del cambio climático publicado el 27/01/24 - Local
Balance de explosiones/incendios en PDVSA (2023) publicado el 16/01/24 - Local
El juglar de los pinceles mágicos publicado el 09/01/24 - Local
Desde el conuco: Asuntos del café publicado el 09/11/23 - Local
Desde el conuco: Sueños de café publicado el 09/11/23 - Local
Desde el conuco: Acuerdos de precios del café publicado el 28/09/23 - Local
Desde el conuco: Llueve café publicado el 21/09/23 - Local
Desde el conuco:Un banco de los caficultores. publicado el 03/09/23 - Local
Desde el conuco: Las bachaqueras publicado el 29/07/23 - Local
5to Aniversario Expo entrega ZAE publicado el 22/07/23 - Local
Desde el conuco El comejen publicado el 13/07/23 - Local
Desde el conuco: Un día de lluvia publicado el 23/06/23 - Local
Desde el conuco: Las avispas publicado el 23/06/23 - Local
Seminario publicado el 06/06/23 - Local

1 | 2

Palestina: Los verdugos sionistas publicado el 20/05/24 - No Local
Palestina: Shireen Abu Akle, in memoriam publicado el 11/05/24 - No Local
Franco Berardi: Es hora de desertar publicado el 05/05/24 - No Local
V Asamblea por la Salud de los Pueblos publicado el 27/04/24 - No Local
ENLACES de Red Latina sin fronteras 25.04.2024 publicado el 25/04/24 - No Local
Las mujeres campesinas son nuestras raices… publicado el 24/04/24 - No Local
Pueblo Mapuche. Nombre de lucha: Héctor Llaitul publicado el 23/04/24 - No Local
Brasil contra el hambre: Otra agricultura es posible publicado el 23/04/24 - No Local
Argentina: De picanas y sicarios publicado el 22/04/24 - No Local
Argentina 2024: Venenos libres publicado el 22/04/24 - No Local
Argentina 2024: Colonia $í publicado el 17/04/24 - No Local - 1 commentario
Alzamientos por la Tierra publicado el 16/04/24 - No Local
La idea política del Común y el Comunismo del amor publicado el 14/04/24 - No Local
Brasil: Agronegocios hipotecan el futuro publicado el 06/04/24 - No Local
Argentina: El indiscreto encanto de la burguesía publicado el 31/03/24 - No Local
El leninismo contra la revolución publicado el 31/03/24 - No Local
Andalucía: Jornaleras de la fresa en Huelva publicado el 29/03/24 - No Local
ENLACES de Red Latina sin fronteras 27.03.2024 publicado el 27/03/24 - No Local
Colombia_Cauca: Tejer la palabra y esquivar las balas publicado el 25/03/24 - No Local
Protestas contra la guerra en Israel y Gaza publicado el 05/02/24 - No Local
Argentina: ¡Vamos al paro y movilización el 24! publicado el 17/01/24 - No Local
Intifada mundial #1 publicado el 14/01/24 - No Local
Entrevista con anarquistas palestinas publicado el 31/10/23 - No Local

1 | 2

NO a la guerra imperial de la OTAN publicado el 04/04/24 - Comunicados
Julieta Presente! publicado el 08/01/24 - Comunicados
Campaña por la vida del Lago de Maracaibo publicado el 10/12/23 - Comunicados
Esta por nacer Codo a Codo publicado el 12/11/23 - Comunicados
Desde el conuco: Café de mis tormentos publicado el 12/11/23 - Comunicados
[Italia] Saboteemos la guerra publicado el 29/09/23 - Comunicados
Comunicado Pizarra Negra & Kutxal Corp. publicado el 20/08/23 - Comunicados
ALERTA FEMINISTA‼️ publicado el 29/07/23 - Comunicados
Cambalache: entusia$mo con el ultraderechista turco publicado el 13/07/23 - Comunicados
Desde el conuco: La asamblea del café en Sanare publicado el 30/05/23 - Comunicados
Carta a los presidentes de la Amazonía publicado el 25/05/23 - Comunicados
El mundo se acaba y la Música sigue publicado el 23/04/23 - Comunicados - 1 commentario
Invitacion colectiva publicado el 20/02/23 - Comunicados
CARTA ABIERTA para Haiti publicado el 26/09/22 - Comunicados
Comunicado 2022 Salud Yukpa publicado el 13/09/22 - Comunicados
*#BrettziMateran* tiene SEIS DÍAS DESAPARECIDA. publicado el 25/08/22 - Comunicados - 1 commentario
Comunicado OEP en defensa de la isla La Tortuga publicado el 02/08/22 - Comunicados
Encuentros Antiautoritarios Descentralizados publicado el 24/05/22 - Comunicados - 1 commentario
7 años desaparecidos publicado el 28/02/22 - Comunicados
La FAI ante la escalada militar en Ucrania publicado el 22/02/22 - Comunicados
URGENTE: Corre peligro la vida de Rosa Mota publicado el 09/02/22 - Comunicados
Denuncia Publica a la Comunidad Nacional E Internacional publicado el 04/02/22 - Comunicados
Un llamado de un luchador a la clase obrera petrolera publicado el 17/01/22 - Comunicados
¡Libertad Para Igor Kuznetsov Y Sus Compañeros! publicado el 18/12/21 - Comunicados
7mo. FESTIVAL DE ARTES LIBRES LUNA LLENA publicado el 14/09/21 - Comunicados

1 | 2

Paraguaná: La nube tóxica que nadie quiere respirar publicado el 15/02/24 - En la web
De nuevo en linea la pagina de Mauro Mejiaz publicado el 10/02/24 - En la web
Búscalo en El Llanito publicado el 27/01/24 - En la web
La caja negra y nada chica de Hugo Chávez publicado el 14/01/24 - En la web
Feria del Libro Anarquista Berlín-Kreuzberg 2024 publicado el 19/12/23 - En la web
CONSENSO y el Referéndum sobre Guayana Esequiba publicado el 04/12/23 - En la web
LA LLAMA DEL SUBURBIO publicado el 13/07/23 - En la web
¿Quien sostiene la vida cuando las mujeres migran? publicado el 08/01/23 - En la web
Reporte: Derrames petroleros (2022) publicado el 08/01/23 - En la web
París: ¿crimen racista o acto terrorista antikurdo? publicado el 27/12/22 - En la web
Lo que traen las arenas del sur del Orinoco publicado el 09/11/22 - En la web
Venezuela en tiempos de Cambio Climático publicado el 03/07/22 - En la web
Sentidos e imaginación en la ecología política ante el colapso civilizatorio publicado el 18/06/22 - En la web - 1 commentario
La estéril ilusión del cambio por arriba publicado el 15/06/22 - En la web
Ricardo Flores Magón, sembrador de insurrecciones publicado el 12/06/22 - En la web
Asi se dio por fin el ESA III publicado el 12/04/22 - En la web
La disputa sobre quièn nos alimenta publicado el 17/02/22 - En la web
II versión del curso de pedagogía anarquista. publicado el 15/02/22 - En la web
Acerca de las luchas proletarias en Argentina publicado el 16/01/22 - En la web

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7

Intifada mundial #1
publicado el 14/01/24 par Guerra de Clases Palabras-claves  Reflexión / Análisis  No a la guerra  Palestina 


Presentación de Guerra de Clases

Publicamos aquí el artículo “Intifada mundial”, al que se hace referencia el grupo Aufheben en su texto “Trás la intifada del siglo XXI”. Este artículo saca a la luz el desarrollo histórico de las luchas de clases en los territorios de “Palestina/Israel” con especial atención a la “Intifada de 1987”. Es un soplo de aire fresco desde las posiciones de la lucha de clases intransigente contra el repugnante smog de las posiciones socialdemócratas y nacionalistas “pro-palestinas” que están envenenando el movimiento proletario en el contexto de la guerra actual.

Guerra de Clases – enero de 2024
Intifada mundial #1

¿Autonomía palestina o autonomía de nuestra lucha de clases?

Fuente en inglés: https://libcom.org/article/worldwide-intifada-1/

Hay que decir desde el principio de nuestro boletín que no deseamos la creación de un Estado palestino en lugar del Estado sionista de Israel. Ni apoyamos las conversaciones de paz ni deseamos la autonomía palestina: la única autonomía por la que merece la pena luchar es la autonomía de nuestra lucha de clase contra el capitalismo.

En todo el mundo, la burguesía presenta la Intifada como una lucha nacionalista entre palestinos e israelíes o árabes y judíos. De Tel Aviv a Argel, de Roma a Nueva York, la burguesía internacional, a través de sus medios de comunicación, describe la lucha en los mismos términos.

El conflicto no es entre palestinos e israelíes; es entre dos clases con intereses contrapuestos: la burguesía y el proletariado.

El levantamiento de la clase obrera palestina ha sido utilizado por ciertas facciones burguesas como prueba del deseo de un Estado palestino; un Estado que estará dominado por el “portavoz oficial” del pueblo palestino: la burguesa Organización para la Liberación de Palestina.

Las luchas de liberación nacional cuentan tradicionalmente con el apoyo de maoístas, estalinistas y otros partidos situados a la izquierda de la burguesía. Por lo general, el argumento se basa en la falsa idea de que el socialismo puede construirse en un solo país. La historia nos muestra la insensatez de esta idea: aunque se establezcan gobiernos con el objetivo de defender los intereses de los trabajadores, no pueden esperar hacerlo dada la naturaleza imperialista del capital. Los Estados nacionales tienen que funcionar según las reglas del mercado mundial. La única respuesta a la explotación mundial es el comunismo mundial.

Dentro de lo que se denominan luchas de liberación nacional, o dentro de las luchas que son secuestradas para convertirse en ellas, siempre hay una lucha de clases: en Irlanda del Norte, como en Cachemira, como en Israel. La creación de un nuevo Estado no ofrece nada a la clase trabajadora, salvo la oportunidad de ser gobernada por una clase dirigente que comparte una parte de su herencia cultural y lingüística.

Los izquierdistas de todo el mundo defienden a la OLP y sus políticas “progresistas” de liberación nacional. Del mismo modo que defendieron al Congreso Nacional Africano, a los Jemeres Rojos y al Viet Cong. Cuando se critica a la OLP es por su “estatismo, jerarquía, vanguardismo y terrorismo”; se pasa por alto el hecho de que la OLP es el enemigo de clase del proletariado.

Los izquierdistas argumentan que es necesaria una alianza de la clase obrera con elementos “progresistas” de la burguesía contra el mal mayor del Estado de Israel. Rechazamos esta noción peligrosa y espuria. Una alianza con cualquier facción o elemento de la burguesía, lejos de fortalecer la intifada, la desarma irrevocablemente. Por ejemplo, en 1979 una oleada masiva de lucha de clases en Irán barrió al Sha. En el plazo de un año, la “alianza con elementos progresistas de la burguesía” desarmó la lucha de clases: las huelgas y los consejos obreros fueron disueltos y suprimidos. El resultado fue una masacre de militantes y el establecimiento de una república islámica virulentamente antiobrera.

¿Por qué no puede haber una alianza entre la burguesía y la clase obrera? Porque los intereses de clase de la burguesía y de la clase obrera son diametralmente opuestos. La única forma en que la clase obrera puede defenderse es mediante una lucha de clases autónoma e independiente de todas las fuerzas que intenten desviarla o restringirla a objetivos capitalistas; la lucha de clases autónoma está en guerra con todas las fuerzas divisorias como los sindicatos, los partidos de izquierda, los frentes de liberación nacional o los movimientos religiosos.

La historia ha demostrado que la construcción del Estado no ofrece nada a la clase obrera. Los nuevos Estados sólo ofrecen a una nueva facción de la clase dominante la oportunidad de explotarnos en lugar de a los antiguos, pero nuestros intereses se oponen a todos los gobiernos.

Arafat y Sharon están del mismo lado: Contra la clase obrera

Dentro de los confines geográficos de la Palestina histórica, existe una fuerte tradición de lucha de clases que entró en una fase combativa en diciembre de 1987 con una huelga general salvaje. Las tiendas, las calles y los lugares de trabajo de los territorios ocupados quedaron desiertos y 120.000 trabajadores no acudieron a sus puestos de trabajo en Israel. Fue la primera huelga general desde 1936. La burguesía palestina e israelí quedaron estupefactas.

La huelga general de 1936 fue la culminación de tres años de intensa lucha de clases contra los terratenientes: británicos, sionistas y palestinos. Los puertos y la refinería de petróleo de Haifa quedaron paralizados durante seis meses. La burguesía mundial se alarmó: el Estado británico envió 30.000 soldados para aplastar la lucha. Armó y organizó a los colonos sionistas locales y juntos se dedicaron a aterrorizar a la clase obrera hasta someterla. Mientras tanto, los sionistas organizaron a los obreros judíos para romper las huelgas. La burguesía árabe local de Jordania e Irak hizo un llamamiento a la clase obrera para que se rindiera. Cuando no lo hicieron, la lucha fue finalmente reprimida con la ejecución de 5.000 huelguistas y la detención de 6.000 por un esfuerzo combinado de los ejércitos británico, árabe y sionista.

Hoy la clase obrera palestina se enfrenta de nuevo a una burguesía mundial unida en su oposición a la intifada. Las estrategias de la burguesía han sido dos: desviar la lucha y reprimirla.

La burguesía palestina ha intentado asumir el liderazgo de la intifada desviándola hacia el nacionalismo o el fundamentalismo islámico y confinándola a los “territorios ocupados”, incluso a veces a los campos de refugiados. Siempre ha defendido sus propios intereses, intentando restringir el número de días de huelga para proteger la infraestructura capitalista que espera heredar.1

El objetivo de la burguesía palestina es presentar la Intifada como un movimiento de liberación nacional. La prensa burguesa ha obligado a todo el mundo. La burguesía palestina necesita un Estado; necesita la intifada mientras le proporcione suficientes cadáveres para mantener esa posibilidad en la agenda de la ONU. Tiene su propia policía, sus propias bandas de terror, sus propios campos de prisioneros; sólo necesita el reconocimiento oficial de la familia burguesa internacional: la ONU.

La burguesía israelí y sus fuerzas armadas se llevan la peor parte de la Intifada. Su respuesta ha sido adoptar técnicas de represión fascistas: castigo colectivo, toque de queda, demolición de casas, profanación de tierras de cultivo, cierre forzoso de escuelas y hospitales y encarcelamiento masivo, muchos en campos de concentración en el desierto del Néguev (por ejemplo Ansar, apodado “el campo de la muerte lenta” por los internos). En las calles, a los trabajadores desarmados – hombres y mujeres, jóvenes y ancianos – se les dispara con balas de goma. Se disparan gases lacrimógenos contra hogares, escuelas y hospitales. Igualmente, en su intento de disfrazar la naturaleza de la intifada, la burguesía palestina ha enviado a innumerables ilusos a misiones suicidas con bombas. Miles de personas han muerto.

La burguesía jordana también se alarmó por la intifada. Pocas semanas después de que comenzara, el rey Hussein se reunió en secreto con dirigentes israelíes y exigió que fuera aplastada inmediatamente. A Hussein le preocupaba que la intifada se extendiera a la orilla oriental del río Jordán, donde la clase trabajadora vive en una pobreza generalizada similar a la de sus hermanos y hermanas de la orilla occidental.

La reacción del rey Hussein es típica de la burguesía de todo el mundo árabe. El apoyo a la Intifada entre la clase obrera árabe ha obligado a la clase dirigente árabe a manifestar públicamente su apoyo. Los jefes de Estado árabes han donado millones para “ayudar a dirigir la Intifada”. En realidad, este dinero ha sido despilfarrado por la OLP, comprando limusinas y consulados tipo embajada en las capitales del mundo; y gran parte se ha canalizado hacia los “territorios ocupados” en un intento de comprar la militancia de la clase obrera. Esta política ha fracasado por dos razones: en primer lugar, por la corrupción personal de los funcionarios respaldados por la OLP y, en segundo lugar, porque gran parte del dinero se ha agotado desde la caída en desgracia de la OLP tras la Guerra del Golfo. La burguesía palestina pide dinero a gritos y advierte a los países árabes de que deben “suscribir un programa de ayuda económica destinado a aliviar las condiciones en Cisjordania… Esto reduciría las posibilidades de una mayor radicalización infecciosa del pensamiento popular, que amenaza la estabilidad de todo Oriente Próximo”.2

La burguesía árabe ha intentado canalizar el apoyo popular a la intifada hacia el odio a sus homólogos israelíes. Sin embargo, esta política también ha fracasado. En varias ocasiones, la Intifada ha salido de sus confines geográficos. En Jordania, en 1988, durante los disturbios, manifestaciones y huelgas contra las medidas de austeridad, los trabajadores adoptaron los métodos de sus camaradas palestinos, utilizando hondas y envolviéndose la cara con keffiya.

Del mismo modo, en Argelia, el sultán Ben Jahid aplastó su propia “intifada” en noviembre de 1988, justo a tiempo para acoger el Consejo Nacional Palestino y bañar su manchado régimen en retórica “revolucionaria y antiimperialista”.

Si la burguesía israelí cede territorio será porque quiere librarse de una clase obrera militante incontrolable. Por la misma razón el rey Hussein de Jordania ha renunciado a sus pretensiones sobre Cisjordania.

Sea cual sea la facción (o facciones) burguesa que herede los territorios, la primera tarea será la destrucción de la clase obrera autónoma. Será necesaria una fuerte represión brutal y la rápida asimilación de la clase obrera palestina al mercado mundial:

“Necesitaremos un sector industrial capaz de absorber a 6.000 trabajadores, y debemos concentrarnos en industrias de alta calidad. Debemos concentrarnos en utilizar materias primas locales y tomar nota del método japonés de producción rápida”.3

    

Publicamos aquí la traducción de un artículo publicado por primera vez en árabe en El Oumami (El Internacionalista), número 10, julio de 1980, por el grupo bordiguista, el Partido Comunista Internacional. Debido a nuestras dificultades para traducir del árabe al inglés, algunas partes del texto pueden resultar difíciles de entender. El texto no ha sido editado.

Traducir, reproducir y poner a disposición este tipo de documentos es una parte importante del trabajo de nuestro grupo.

Este artículo es un relato y una evaluación de la lucha de clases generalizada en el Líbano en la década de 1970 y, en particular, de la batalla de Tel-al-Zatar.

En memoria del levantamiento proletario de Tel-al-Zatar

En torno al 22 de junio de 1976, los ocupantes de Tel-al-Zatar vivían con valentía una situación tensa. Las malvadas acciones de la burguesía siria y libanesa hicieron brotar lágrimas de los ojos de las masas – estas lágrimas grabaron su coraje y condujeron a su fuerte oposición durante cincuenta y dos días, luchando contra los ejércitos derechistas libanés y sirio, y lo que quedaba del ejército realista/monárquico del Líbano. Las masas obreras estaban agobiadas por el hambre pero a pesar de su descontento con la fuerza militar, a pesar del hambre, la sed y las enfermedades que les agobiaron durante dos meses no hubo ningún movimiento de la Oposición Palestina4 que dejó a los obreros muriendo delante de sus propios ojos, silenciosos a pesar de que estaban derribando las puertas de Riad y El Cairo, llevándose a los que les aconsejaban seguir el camino para ayudar al pueblo en su difícil situación.

Antes de entrar en un análisis profundo, debemos echar un rápido vistazo a la historia de los campos de refugiados.

Los años de la guerra civil de 1975-76 no son más que un capítulo de los capítulos de la lucha de clases cotidiana entre los que vivían en los campos de refugiados y la clase dominante libanesa. Esta lucha comenzó a fortalecerse y alimentarse a partir de 1968-69 con la entrada de la Oposición Palestina en el Líbano. En 1950, el tamaño de Tel-al-Zatar no suponía ninguna amenaza para la burguesía libanesa, ya que había tan sólo 400 refugiados palestinos en el campo. Los refugiados palestinos se concentraron en el corazón de las zonas industriales más pobres; en 1972 eran 14.000 y cuando empezó la guerra de 1975-76 ya eran 300.000. El 60% de los habitantes del campo eran palestinos y el resto trabajadores sirios y libaneses. La zona de Tel-al-Zatar está situada en un área industrial que contiene el veintinueve por ciento de la industria libanesa, el veintitrés por ciento de los recursos productivos y el veintidós por ciento de las empresas productivas. Estas fuerzas industriales se concentraban allí debido a la gran mano de obra potencial; el trabajo era de lo más explotador económicamente. Esta mano de obra estaba compuesta principalmente por trabajadores “extranjeros”. A los trabajadores palestinos no se les permitía trabajar en las empresas más grandes sin autorización oficial. Esta autorización les costaba un mes de salario al año y les limitaba a una sola empresa. No se les permitía acceder a la seguridad social ni a ninguna otra prestación, aunque hubieran pagado el seguro correspondiente. En las pequeñas empresas empiezan a surgir conflictos entre empresarios y trabajadores. Estos conflictos se referían a la falta de pago de indemnizaciones o de concesión de vacaciones por parte de los patronos.

Los trabajadores sirios trabajaban en las mismas condiciones; la mayoría de ellos habían huido de Siria a Líbano, cruzando la frontera sin visado de trabajo. Les daban doce meses de trabajo y luego los despedían y entregaban a las autoridades fronterizas sirias, que los encarcelaban unos meses por infringir la ley patronal. En cuanto a las condiciones de los refugiados: alcantarillas abiertas recorrían los campos; de seis a ocho personas vivían en cada tienda y una de ellas era una zona de juegos para niños. Fuera de los campos de refugiados había otro mundo de grandes edificios y grandes palacios.

Durante los veinte años que precedieron a 1969, los refugiados estuvieron bajo la autoridad de la policía secreta libanesa. Hablar de política, recibir visitas sin permiso, trasladar la tienda de campaña sin autorización, una reunión de más de cinco personas y estar fuera después de las 9 de la noche estaban prohibidos por la ley.

En 1969 la historia de los refugiados cambió mucho. Comenzó con el aplastamiento militar de los perros gobernantes y sus leyes, y Tel-al-Zatar empezó a respirar más tranquila a medida que los refugiados obtenían armas durante las batallas callejeras diarias. La más famosa fue la del 23 de junio de 1969, cuando un gran número de libaneses murieron defendiendo sus armas al luchar contra los refugiados.

Desde el principio se hizo evidente que a todas las facciones les convenía utilizar la violencia. Los dirigentes de la Oposición Palestina, no queriendo ponerse oficialmente del lado de los dirigentes burgueses y sus leyes, dijeron:

“…la lucha se ha trasladado de Israel al interior de los países vecinos para crear problemas entre los hermanos e hijos del pueblo unido del Líbano”.

Los obreros trasladaron sus armas al interior de las fábricas para destruir los malvados confines del trabajo. Comenzó el combate. La patronal ya no podía despedir a los obreros al azar; de hecho, la patronal había perdido el control de las fábricas. La violencia se extendió a otros ámbitos. La burguesía exigió que los refugiados renunciaran al poder y volvieran a las condiciones anteriores. La radio libanesa hizo el juego a la burguesía exigiendo que se devolviera todo el poder a la clase dominante libanesa:

“El país es un caos. Ahora hay ejércitos no oficiales mientras que el ejército oficial no es reconocido. Peor aún es el hecho de que hay lugares en tierra libanesa, tanto en los suburbios como en las ciudades, sin ningún tipo de regla, lo que está dando más poder a los que operan al margen de la ley”.

El líder del nuevo ejército, Bashir Al-Jameel, dio sus razones para el recrudecimiento de la actividad revolucionaria en Tel-al-Zatar: “El ejército de Tel-al-Zatar quería crear un área segura, una zona prohibida a salvo del ejército y el Estado libaneses. Tel-al-Zatar es una próspera zona industrial que debería beneficiar a la clase obrera libanesa. El 40% de la industria libanesa se encuentra en Tel-al-Zatar”.

Los obreros no se limitaron a luchar contra la patronal, sino que se propusieron destruir todas las leyes; no sólo en los campos de refugiados, sino también en otras zonas. En “Hazam-al-Ba’s” los obreros se negaron a pagar ningún impuesto a la burguesía. Los obreros querían utilizar fondos estatales para construir una nueva tienda que transmitiera agua y electricidad a otras casas.

A lo largo de la década de 1970 el Estado intentó destruir la fuerza de la clase obrera y hacerla volver a la obediencia de sus leyes (estatales). En 1970 destruyeron todas las casas construidas por militantes en Al-Maklis, Al-Mahathya y en Tel-al-Zatar. (El ministro del Interior libanés era entonces Kamal Jumblat, amigo íntimo de la izquierda libanesa). Rasheed Karami promulgó planes para destruir todas las viviendas construidas por los revolucionarios, ordenando la reconstrucción de la zona con fondos estatales para que el Estado se quedara con todos los impuestos y el dinero de las facturas de agua y electricidad. Además, el Estado se hizo con el poder de vigilar y controlar la zona colocando a sus hombres en todos los puestos oficiales. Alegaron que las casas eran un peligro para la seguridad del estado.

En 1974, varios intentos de cortar la electricidad de la zona dieron lugar a batallas con “Kalashnikov” en las que participaron muchas de las esposas de los “trabajadores”. Había planes para destruir todo rastro de autonomía obrera. Al principio estos planes fracasaron debido a la creciente ira de los residentes armados de Tel-al-Zatar. Estos residentes se beneficiaron de la intervención de militantes palestinos en la zona. El resultado fue una intensificación de la lucha de clases.

Fue el uso de las armas lo que dio la victoria social al proletariado combatiente. Siguieron resistiendo a pesar de la fuerza del Estado, las armas brillaban en las manos de cada refugiado y trabajador, las armas colgaban detrás de la puerta de cada casa. En un artículo escrito por un escritor de izquierdas llegó a la conclusión de que había: “306.000 combatientes armados en Tel-al-Zatar, así como 2.471 en Al-Naba’a, y 7.000 milicianos en los campamentos… la presencia de armas permitió huelgas que provocaron la destrucción de la vida industrial libanesa”.

El estallido de la guerra civil provocó la represión de la burguesía contra los trabajadores. Descargaron su ira mediante la destrucción total de la vida de los trabajadores en todos los ámbitos: Sabniya, Hara Al-Ghawarim, Al-Sabahya, Hay Al-Tank, Al-Naba’a, Burj Al-Hamood, Al-Maklus, Harsh Thabat, y finalmente Tel-al-Zatar, hasta que no quedó vida.

Ante el poder de la clase dominante y sus medidas destructivas, era inevitable que el Estado tomara el control para defender sus propios interese, amenazados por la evidencia de las armas entre los trabajadores. El gobierno sirio vio en Tel-al-Zatar una muestra del poder que los trabajadores palestinos tenían sobre el Estado libanés. La situación de los refugiados y los trabajadores, que ahora dependían del uso de las armas, empeoró a medida que se construía un Estado libanés más fuerte. La solución oficial a los problemas políticos del Líbano fue unir a la burguesía de todo el país. Hafez Al-Assad “ordenó a su ejército militar que entrara en el Líbano” para resolver el problema de Tel-al-Zatar. Justificó esta intervención ante la burguesía diciendo: “ya no hay un Estado que gobierne el Líbano. Nuestro papel será reprimir en las zonas que el Estado libanés no puede”. Sin embargo, la opinión oficial del régimen sirio sobre la intervención era la contraria: “Involucrarse en los asuntos internos libaneses va en contra de las leyes de soberanía que desaconsejan entrar en los asuntos de cualquier otro país árabe”.

La lucha de clases se impuso a la militar en la batalla por Tel-al-Zatar. Aunque el régimen sirio entró utilizando cohetes para atacar zonas residenciales, los habitantes de Tel-al-Zatar juraron seguir luchando hasta la última gota de sangre. Escribieron una carta a la sala de operaciones de la oposición en la que decían:

“Hemos tomado la decisión, y es una decisión definitiva, de luchar hasta la última gota de sangre. Tenemos dos opciones: luchar hasta la muerte o destruir al enemigo. Seguiremos luchando hasta que hayamos utilizado nuestra última bala y hasta nuestra máxima capacidad. Nuestro pueblo tiene grandes esperanzas de que luchéis para destruir a su enemigo, libanés o sirio”.

Los líderes de los nacionalistas palestinos, los nacionalistas árabes y la derecha creían que la guerra era una “…guerra sucia. No nos interesa porque nos impide luchar contra el verdadero enemigo, Israel. Debemos detenerla a cualquier precio; aunque dejemos de disparar físicamente, los periodistas no deben detener su guerra”. Cuando los luchadores pidieron ayuda militar contra la ocupación de Tel-al-Zatar, la dirección de Fatah respondió: “Al Naba’a y Sala y Harash no se parecen a Jaffa, Haifa y Jerusalén, que están ocupadas”.

El pueblo de Tel-al-Zatar se ahogaba ahora en un mar de lágrimas frente al enemigo. Soportaron cincuenta y dos días de ocupación militar. No había más alimento que lentejas, agua y lágrimas. Los dirigentes de la Oposición Palestina siguieron en connivencia con la clase dominante árabe como habían hecho a lo largo de la historia; se involucraron con potencias mundiales imperialistas como Jalid en Arabia Saudí y Sadat en Egipto; estuvieron constantemente a las puertas del Estado sirio haciéndole el juego a Hafez Al-Assad, que estaba hasta las orejas de la sangre de los mártires de Tel-al-Zatar.

Este es un simple ejemplo de trabajadores que utilizan las armas para luchar, sin retorno, por el bien de su clase. Lo que ocurrió en Tel-al-Zatar no fue sólo la pérdida de una batalla militar, sino un esfuerzo por romper con la dirección de la Oposición Palestina y un rechazo a vivir bajo el dominio sirio. Algunos testimonios de combatientes que salieron de Tel-al-Zatar apuntan en este sentido: “Después de que los habitantes de Tel-al-Zatar se separaran de la Oposición organizaron consejos obreros de 200 personas”. La respuesta de la Oposición palestina a los refugiados fue: “No hay necesidad de repetir reivindicaciones, lo importante es la organización sindical que pondrá la situación de vuestro lado”.

La gente se dio cuenta de que los dirigentes estaban equivocados. ¿Qué significa esta posición ante una fuerte derrota militar? La batalla no termina con el desarme de los trabajadores y los refugiados. Los combatientes pidieron a diversas organizaciones que aclararan su posición sobre esta cuestión. Las respuestas de estas organizaciones fueron expresiones de su vergüenza; no podían encubrir su traición: “La situación es peligrosa por lo que no podemos organizar vínculos con vosotros… Nuestra posición ante el pueblo es embarazosa y difícil”. Intentaron mostrar preocupación ofreciendo alojamiento gratuito a los que salieran vivos de Tel-al-Zatar. También se les oyó decir el 11 de abril: “La situación es muy mala. Hagan que su gente encuentre una solución rápida”.

La traición de la oposición a los trabajadores de Tel-al-Zatar pierde importancia si nos fijamos en la fuerza de este experimento. Refuerza nuestra convicción de que la batalla por Tel-al-Zatar valió la sangre de los obreros derramada y prueba que la única solución es la lucha de clases en su programa especial y con su dirección especial que gira en torno a la clase obrera.

    

Intifada: ¿Levantamiento por la nación o por la clase?

La Intifada comenzó el 8 de diciembre de 1987. Comenzó en el campo de refugiados de Jebalya, en Gaza, la zona más pobre de los “territorios ocupados” y la más densamente poblada del planeta. Fue desencadenada por el asesinato de trabajadores en un puesto de control del ejército israelí. No tenía otro objetivo inmediato que aplastar a las fuerzas policiales de la burguesía israelí, que durante veinte años habían maltratado, golpeado, torturado y asesinado sistemáticamente a los refugiados. Adoptó la forma de disturbios y una huelga general salvaje.

Al analizar la intifada a principios de 1988 era fácil verla como un movimiento proletario homogéneo contra la pobreza de la vida cotidiana; un ataque violento contra el enemigo natural e inmediato: la burguesía.

Las Fuerzas de Defensa Israelíes (IDF) interrogaron a los primeros cien alborotadores que detuvieron; los resultados conmocionaron a la burguesía mundial:

“…casi ninguno de los detenidos estaba familiarizado con las cláusulas del Consejo Nacional Palestino o sabía de su existencia. Eran incapaces de repetir los eslóganes más comunes utilizados en la propaganda rutinaria de la OLP e incluso el concepto central de la lucha palestina -el derecho a la autodeterminación- les era completamente ajeno. Ninguno de ellos escuchaba las emisiones nocturnas de la radio de la OLP desde Bagdad. Ignoraban y no les preocupaba que la cuestión palestina hubiera quedado fuera del orden del día de la cumbre Reagan-Gorbachov en Washington. En su mayoría eran trabajadores, empleados para hacer el trabajo sucio en Israel. En toda Gaza, los centros de detención se llenaban de jóvenes hoscos que se veían a sí mismos como víctimas de gobiernos y políticos de todas las tendencias. No se veían a sí mismos como soldados de infantería de la lucha nacional palestina y no era de esta clase de rebeldes instintivos de donde la OLP obtenía apoyo”.5

Pero ahora, en 1992, tras cinco años de lucha continua y cinco años de oposición a la intifada por parte de la burguesía israelí, palestina y mundial, ¿cuál es el potencial de este movimiento? ¿Se ha “sumergido la Intifada en las arenas movedizas del nacionalismo”? ¿Sigue el proletariado militando y enfurecido? Debemos escuchar a la Intifada porque en ella se siembran las semillas de una derrota trágica y sangrienta, así como las semillas de la victoria y el progreso para la clase obrera mundial y su lucha.

Semillas de victoria

La Intifada comenzó como una lucha totalmente autónoma. Traspasó los límites que había fijado la burguesía palestina y comenzó con una hostilidad abierta a todas las facciones burguesas. Fue provocada por la polarización de clases, no por la polarización racial. Entre 1977 y 1985 la OLP había inyectado 500 millones de dólares en los territorios; los trabajadores habían visto a sus vecinos burgueses – los alcaldes, empresarios y autodenominados líderes – enriquecerse con este soborno.

“Cuando el infierno de Gaza se convirtió en pandemónium, el frenesí no se dirigió sólo contra los israelíes. Desde Al-Bourej, Nuseirat y Ma’azi, miles de personas descendieron sobre los campos de los residentes de las zonas, pisoteando y saqueando sus cosechas. En Jebalya resonaban los gritos de “primero el ejército, luego Rimal”, siendo Rimal uno de los barrios más acomodados de Gaza”.6

Los caseros también fueron el blanco de la turba, lo que llevó a muchos a publicar declaraciones públicas para anunciar drásticas reducciones de los alquileres.

La burguesía palestina local instó a las IDF a que establecieran bloqueos de carreteras para contener los disturbios y proteger sus propias propiedades de los saqueos y los excesos de la turba.7

Las formas tradicionales de control social de baja intensidad, normalmente capaces de suavizar los antagonismos de clase – la familia, el patriarcado y la escolarización – han perdido su poder. Niños de doce años, a veces menores, desafían a sus madres y padres y salen a alborotar; en un incidente ocurrido en Ramala, un grupo de niñas apedreó a sus propios padres por intentar frenar sus actividades en la intifada. Los profesores son arrastrados a las zonas de disturbios por sus alumnos, se les entregan piedras y se les empuja delante de los soldados israelíes. Las mujeres de la clase trabajadora han estado al frente de la lucha: dos quintas partes de las víctimas mortales de los tres primeros meses fueron mujeres, a pesar de que las FDI intentan no disparar a las manifestantes.

La intifada comenzó libre de reivindicaciones, trampas o carácter nacionalista. Los nacionalistas e izquierdistas de la OLP en los territorios permanecieron en sus casas mientras arreciaba la intifada, esperando órdenes de Túnez (sede de la OLP en aquel momento); su única función en las calles era aparecer ante las cámaras de televisión para distorsionar la naturaleza de los acontecimientos. Cuando llegaron las órdenes fueron claras: ¿dónde están las banderas palestinas? ¿Dónde están los carteles de Arafat? ¿Dónde están las pintadas de la OLP? Mientras los proletarios combatientes expresaban su necesidad de armas, la OLP repartía banderas y carteles y saboteaba los funerales de los muertos.

Para que la Intifada tenga éxito en términos de conquistas reales para la clase obrera, no sólo debe flanquear este carnaval nacionalista burgués, sino que debe declararle la guerra. Es cierto que la credibilidad de la OLP nunca ha sido tan irrisoria en los territorios, pero esta sospecha y desconfianza debe ser enfocada y dirigida por la fuerza. La OLP sabe que ésta es una posibilidad real. En repetidas ocasiones ha retenido las armas en los territorios temiendo que se volvieran contra sus propios representantes locales.

La lucha nacionalista palestina nació en el exilio, en los suburbios burgueses de las ciudades europeas y en las universidades del mundo árabe. Los refugiados palestinos han sido arrojados en campos con otros trabajadores excedentes no deseados de todo el Este: Líbano, Irak y Pakistán. Reconocen que su enemigo es la burguesía mundial y todos sus gobiernos. La idea de morir por una nación no es lo que alimenta la Intifada. La hostilidad a las perspectivas nacionalistas es una fuerza real del movimiento, pero el nacionalismo no es la única arma ideológica de la burguesía.

Semillas de derrota

La burguesía palestina se ha visto obligada a adoptar muchas caras nuevas en sus intentos de acomodar la intifada: izquierda, derecha, islamista, cristiana, pro-Irak, anti-Irak – tantas facciones diversas como cualquier parlamento burgués. La perspectiva internacionalista del islam ha demostrado ser capaz de ganarse el apoyo de muchos jóvenes refugiados en Gaza.

La burguesía palestina también ha demostrado ser capaz de consolidar su control recientemente en los territorios: las bandas izquierdistas de la OLP son una fuerza policial palestina; evitan que los antagonismos de clase se conviertan en una guerra de clases abierta, protegiendo la propiedad de la burguesía de los saqueadores y los proletarios hambrientos. Los que roban a los ricos y son pillados, o los militantes de la lucha de clases, son tachados de “colaboracionistas” y azotados públicamente, arrodillados, ahorcados o muertos a tiros.

La burguesía también intenta disfrazar los antagonismos de clase; ¡a veces incluso intentan disfrazarse ellos mismos! Los comerciantes ricos cambian sus Mercedes por jeeps destartalados. Todo el tiempo se están organizando en su propio interés.

Al igual que la Intifada creó comités de trabajadores para organizar la lucha, la burguesía, en respuesta, creó sus propios comités: comités de comerciantes, de tenderos, etcétera. Se reúnen para discutir cómo amortiguar la lucha y defender sus propios intereses. Estos comités son relativamente impotentes sin el apoyo de las bandas de izquierda que tienen las armas para defenderlos.

En los territorios ha surgido un nuevo proverbio árabe: “walad bisaqa’a bilad”, “un niño puede cerrar una ciudad”. Los niños se plantan ante las tiendas, abiertas desafiando los días de huelga, encendiendo cerillas a la vista del tendero hasta que la tienda cierra. Durante las ocho semanas de toque de queda de la Guerra del Golfo, los jóvenes atacaron las tiendas que cobraban de más. Los comerciantes tuvieron que elegir entre bajar los precios a lo que la gente podía permitirse o ser saqueados y luego quemados. El miedo al proletariado y a su poder supera con creces el miedo a los israelíes entre la burguesía palestina.

    

La experiencia del proletariado es internacional. En Sudán, los ocupantes ilegales fueron desalojados de campamentos en las afueras de Jartum y conducidos a punta de pistola a “campos de refugiados” donde ahora viven controlados por soldados con picanas eléctricas y ametralladoras. Los trabajadores del cínicamente llamado campo de “Al Salem” (paz) se levantan a las cuatro de la mañana para caminar veinte kilómetros hasta sus puestos de trabajo en la ciudad.

Si se concediera un Estado palestino, las condiciones materiales y los antagonismos de clase que crearon la intifada no cambiarían. La explotación del capitalismo continuaría bajo otra bandera.

La Intifada ha demostrado ser capaz de desarrollar una autonomía de clase; los antagonismos de la sociedad de clases son una cuestión de la vida cotidiana, que estalla constantemente en una lucha de clases visible con el linchamiento de uno o dos terratenientes.

En la lucha se desgarran las dos clases de la sociedad. Arafat no puede vender la mentira de que “todos los palestinos somos iguales en la lucha” cuando en el curso de la intifada los intereses de clase opuestos de terratenientes y arrendatarios, patrones y trabajadores, quedan expuestos de forma tan gráfica.

A medida que avanza la Intifada, el movimiento debe desarrollar esta autonomía para barrer a todos los que se le oponen, para intensificar su ataque y asegurar su defensa.

La intifada contiene, en el seno de su lucha, perspectivas que amenazan la frágil paz social del mundo entero. A medida que la Intifada se haga cada vez más autónoma, la respuesta de la burguesía será previsible: unirse en sus esfuerzos por aplastarla. Sólo una generalización de la lucha puede contrarrestar esta amenaza: ¡POR UNA INTIFADA MUNDIAL!

    

Glosario

Intifada (árabe) – anarquía, caos, sacudida, estruendo desde abajo, levantamiento. La palabra implica un sonido. Fue adoptada por quienes estaban dentro y fuera de los “territorios ocupados” para describir el levantamiento contra el ejército israelí; un levantamiento para la transformación de la situación del proletariado palestino, en particular; para sacudirse el yugo burgués en todo el mundo, en general.

Hafez Assad – presidente de Siria

Sultan Ben Jahid – presidente de Argelia

Ariel Sharon – primer ministro de Israel

Rey Hussein – Rey de Jordania

Fatah – “conquista”, la mayor facción nacionalista dentro de la OLP

Sionismo: movimiento nacionalista del “pueblo judío”. Aunque en nuestro boletín se describe a Israel como el “Estado sionista de Israel”, no consideramos que el Estado israelí sea simplemente el vástago de la ideología sionista, ya que “ha funcionado en todo momento de acuerdo con la lógica del capitalismo”. Por ejemplo, la expulsión de los palestinos de la tierra y su transformación de campesinos en proletarios se entiende mejor como una forma de acumulación primitiva. Este proceso de saqueo y apropiación de tierras ha sido una característica del desarrollo capitalista en todas partes (véanse, por ejemplo, los desmontes de las tierras altas en Escocia en el siglo XIX). Sin embargo, no basta con atacar determinados marcos de explotación, como el sionismo; tenemos que atacar toda la base de estos fenómenos: el capital y el Estado.

Consejo Nacional Palestino – parlamento palestino en el exilio, formado por diversas facciones burguesas: religiosas, nacionalistas e izquierdistas.

Publicado por primera vez [en inglés] en verano de 1992, como Worldwide Intifada, #1; reeditado en 2002; esta edición [en inglés] se publicó en 2016.

Traducción al español: https://materialesxlaemancipacion.espivblogs.net/2023/10/09/textos-sobre-la-cuestion-palestina/
Corrección de erratas: Los Amigos de la Guerra de Clases

Epílogo de Guerra de Clases: sobre el grupo El Oumami

Consideramos el documento del grupo El Oumami como un testimonio importante de la lucha de clase del proletariado contra la fracción burguesa “palestina”, organizada políticamente en grupos de “liberación nacional palestina” (en concordancia con los grupos “libanés”, “sirio” e “israelí”), así como del antagonismo de clase existente en el seno de este “movimiento nacional”. Dicho esto, debemos mencionar que el grupo El Oumami ha dejado a menudo el terreno de la lucha de clases, para alinearse “críticamente” con cualquier “lucha de liberación nacional”, especialmente la “palestina”. En este texto vemos que la crítica expresada contra las organizaciones palestinas de lucha armada sigue obligada a denunciar la falta de apoyo proletario de su dirección, su “oportunismo” y su “traición a la lucha de clases”. Nunca se cuestiona el objetivo principal de estas organizaciones – “la lucha contra Israel” en lugar de la lucha de clases contra “la burguesía local” (cuyos intereses de hecho representan).

Como dice la consigna de El Oumami: “No habrá paz sin la destrucción de Israel”. Los comunistas no luchan por la “paz”, que no es otra cosa que el periodo de entreguerras del capitalismo. Por el contrario, se enfrentan a todos los Estados del mundo (o más bien de las fracciones territoriales del Estado capitalista mundial) – “Israel” así como “Palestina”.

Por esta razón el grupo El Oumami fue expulsado de su organización internacional – el PCInt. Lo cual es irónico, teniendo en cuenta que su único “crimen” fue declarar abiertamente posiciones ya presentes dentro del propio PCInt, aunque no expresadas de esta manera.

El propio PCInt ha mantenido posiciones de apoyo “crítico” a la “lucha popular” de los “pueblos de color” o en países del “tercer mundo”, la OLP incluida. Esta ideología parte de la concepción socialdemócrata histórica de que el capital no es un modo de producción que abarque necesariamente todo el planeta, sino la suma de los capitalismos nacionales. Para ellos, la sociedad no sólo está dividida en dos clases antagónicas, sino también entre los diferentes capitalismos y el resto del mundo, que aún no ha alcanzado esta etapa. Asimismo, no ven el desarrollo del modo de producción capitalista como polar, contradictorio; sólo ven su polo positivo, equiparándolo con la riqueza y el crecimiento industrial y negando las inevitables consecuencias de empobrecimiento y destrucción. Según esta posición, el proletariado de estas zonas debe ayudar a la burguesía “autóctona” a “emanciparse” del imperialismo para desarrollar el “progreso”, lo que significa desarrollar su propia explotación.

Para nosotros, la lucha se desarrolla globalmente, entre dos clases contrapuestas: ¡la clase de los explotadores – la burguesía – y la clase de los explotados – el proletariado! ¡¡¡Sin condiciones ni peros!!!

Guerra de Clases

1 Abril de 1992 – la OLP hace un llamamiento a los territorios ocupados para que “se reduzca inmediatamente el número de días de huelga”.

2 K. Aburish, “El camino hacia un futuro cuerdo”: Cry Palestine.

3 Dr. Mahmoud Abu AI-Rab, profesor asociado de economía en la Universidad An-Najah; citado en Palestine Post, nº 57, noviembre de 1991.

4 La Oposición Palestina, como se menciona en el texto, se refiere al movimiento nacionalista palestino, que se opuso al levantamiento e ignoró los gritos de ayuda de los trabajadores.

5 El informe de las IDF se cita de “Intifada”, de Ze’ev Schiff y Ehud Ya’ari, dos periodistas liberales de izquierda israelíes. El libro es útil para informarse.

6 Lo mismo que en el caso anterior.

7 Un ejemplo de esto ocurrió en el pueblo de Dir al-Balah en los primeros días del levantamiento.


publicado el 14 de enero de 2024  par Guerra de Clases  Alertar el colectivo de moderación a proposito de la publicación de este articulo. Imprimir el articulo
Lista de los documentos ligados à la contribución
worldwide-intifa(...).jpg

Comentarios
  • Ningun comentario

Advertencia


Comentarios moderados a priori

Los comentarios de este articulo estan moderados a priori : su contribución solo aparecera despues de haber sido validad por un(a) miembro del colectivo.

Introduce su comentario

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

www.indymedia.org
africa
Ambazonia Canarias estrecho / madiaq Kenya Nigeria South Africa
canada
London, Ontario Maritimes Montreal Ontario Ottawa Quebec Thunder Bay Vancouver Victoria Windsor
east asia
burma Jakarta Japan Korea Manila QC Saint-Petersburg
europe
Abruzzo Alacant Andorra Antwerpen Armenia Athens Austria Barcelona Belarus Belgium belgrade Bristol Brussels Bulgaria Calabria Croatia Cyprus emilia-romagna estrecho / madiaq Euskal Herria Galiza Germany grenoble Hungary Ireland Istanbul Italy La Plana Liege liguria Lille linksunten lombardia London Madrid Malta Marseille Nantes Napoli Netherlands Nice Northern England Norway Nottingham Oost-Vlaanderen Paris/Île-de-France Patras Piemonte Poland Portugal Roma Romania Russia Sardegna Scotland Sverige Switzerland Torun Toscana Toulouse Ukraine United Kingdom Valencia
latin america
Argentina Bolivia Chiapas Chile Chile Sur CMI Brasil CMI Sucre Colombia Ecuador Mexico Peru Puerto Rico Qollasuyu Rosario santiago Tijuana Uruguay Valparaiso Venezuela
oceania
Aotearoa Brisbane burma darwin Jakarta Manila Melbourne Perth QC Sydney
south asia
India Mumbai
united states
Arizona Arkansas Asheville Atlanta Austin Austin Indymedia Baltimore Big Muddy Binghamton Boston Buffalo Charlottesville Chicago Cleveland Colorado Columbus DC Hawaii Houston Hudson Mohawk Kansas City LA Madison Maine Miami Michigan Milwaukee Minneapolis/St. Paul New Hampshire New Jersey New Mexico New Orleans North Carolina North Texas NYC Oklahoma Philadelphia Pittsburgh Portland Richmond Rochester Rogue Valley Saint Louis San Diego San Francisco San Francisco Bay Area Santa Barbara Santa Cruz, CA Sarasota Seattle Tampa Bay Tennessee Urbana-Champaign Vermont Western Mass Worcester
west asia
Armenia Beirut Israel Palestine
process
FBI/Legal Updates Mailing Lists Process & IMC Docs Tech Volunteer
projects
Print Radio Satellite TV Video
regions
United States
topics
Biotech

copyleft Indymédia (Independent Média Center).Salvo el caso del cual un autor ha formulado un aviso contrario, los documentos del sitio son libres de derechos para la copia, la impresión, la edición, etc, para toda publicación sobre la red o sobre cualquier otro soporte, con la condición que esta utilización sea NO COMERCIAL. Indymedia Venezuela Centro no se hace responsable por las opiniones emitidas por colaboradores

RSS articulosRSS articulos |  Sitio realizado con spip 3.2.11
Top