RSS articulos
Deutsch  | 
English  | 
Español  | 
Euskara  | 
Français  | 
Desde el conuco: EL SUELO AGRÍCOLA publicado el 02/07/22 - Local
Campaña para La Libertaria publicado el 26/06/22 - Local
Cagnotte pour la Libertaria publicado el 26/06/22 - Local
Desde el conuco: SER Y SENTIRSE CAMPESINO publicado el 14/06/22 - Local
Desde el conuco: todo va bien. publicado el 06/06/22 - Local
La ilusión de la comunicación libre publicado el 02/06/22 - Local
Hacer tierra publicado el 30/05/22 - Local
HABLANDO SURTIDO publicado el 28/05/22 - Local
UN CAFECITO POR FAVOR publicado el 11/05/22 - Local
Disuelvan el FAES publicado el 10/05/22 - Local
REFLEXIONES SUELTAS publicado el 09/05/22 - Local
También vendrán por el agua publicado el 03/05/22 - Local
¿ES ECOLÓGICO EL CULTIVO DEL CAFETO? publicado el 21/04/22 - Local
Agroecología, UN ESTILO DE VIDA. publicado el 13/04/22 - Local
Heridos de muerte publicado el 29/03/22 - Local
BRAVO Y LEGENDARIO publicado el 13/03/22 - Local
AL CAMPESINO LE ESTAN METIENDO CABRAS publicado el 08/03/22 - Local
Compilado "Punk Anti Mal Paridos Enchufados" publicado el 27/02/22 - Local
Las dos caras de la agricultura publicado el 23/02/22 - Local
Vacilate nuestro nuevo tema publicado el 04/02/22 - Local
3º festival social de artes escénicas publicado el 01/02/22 - Local
UNA RESPUESTA URGENTE AL ATROPELLO DEL CHAVISMO publicado el 23/01/22 - Local
LOS FESTINES DEL CAFÉ publicado el 19/01/22 - Local

1 | 2

Lo que nos dicen los tiroteos masivos en EE.UU. publicado el 07/06/22 - No Local
No queremos sus guerras, pero el militarismo es la base del sistema actual publicado el 25/02/22 - No Local - 1 commentario
Entrevista: Protestango publicado el 23/02/22 - No Local
Licencia, libertad y vacunación publicado el 30/12/21 - No Local
«Escritos libertarios» de Georges Brassens publicado el 20/10/21 - No Local
PÁREN YA LA MASACRE EN COLOMBIA! publicado el 04/05/21 - No Local
¿Y si decidimos no ser cómplices? publicado el 09/04/21 - No Local
A 150 años de la Comuna de París, marzo-mayo 1871 publicado el 22/03/21 - No Local
Potencia y proyección del pensamiento propio publicado el 12/02/21 - No Local
Plantage sur le numerozero.info : nouvelle adresse ! publicado el 29/11/20 - No Local
ESQUINA DE LA DESCOLONIZACIÓN "TATO QUIÑONES" publicado el 28/11/20 - No Local
Lo que pienso de la religion en Uruguay y el mundo publicado el 12/10/20 - No Local
Marxismo y religion publicado el 12/10/20 - No Local
Octavio Alberola escribe en homenaje a David Graeber publicado el 23/09/20 - No Local

1 | 2

Encuentros Antiautoritarios Descentralizados publicado el 24/05/22 - Comunicados - 1 commentario
7 años desaparecidos publicado el 28/02/22 - Comunicados
La FAI ante la escalada militar en Ucrania publicado el 22/02/22 - Comunicados
URGENTE: Corre peligro la vida de Rosa Mota publicado el 09/02/22 - Comunicados
Denuncia Publica a la Comunidad Nacional E Internacional publicado el 04/02/22 - Comunicados
Un llamado de un luchador a la clase obrera petrolera publicado el 17/01/22 - Comunicados
¡Libertad Para Igor Kuznetsov Y Sus Compañeros! publicado el 18/12/21 - Comunicados
7mo. FESTIVAL DE ARTES LIBRES LUNA LLENA publicado el 14/09/21 - Comunicados
LANZAMOS ESTA BOTELLA AL MAR publicado el 20/07/21 - Comunicados
El Estado reprime nuevamente la lucha anarcosindical publicado el 17/07/21 - Comunicados
No a la guerra en Palestina publicado el 23/05/21 - Comunicados
Manifiesto para el 1º de Mayo 2021 publicado el 15/04/21 - Comunicados
Primera Parte: UNA DECLARACIÓN… POR LA VIDA publicado el 02/01/21 - Comunicados
Nosotros los verdes, nosotros los anarquistas publicado el 07/12/20 - Comunicados
POR LA VIDA Y CONTRA EL DINERO. publicado el 25/11/20 - Comunicados

1 | 2

Venezuela en tiempos de Cambio Climático publicado el 03/07/22 - En la web
Sentidos e imaginación en la ecología política ante el colapso civilizatorio publicado el 18/06/22 - En la web - 1 commentario
La estéril ilusión del cambio por arriba publicado el 15/06/22 - En la web
Ricardo Flores Magón, sembrador de insurrecciones publicado el 12/06/22 - En la web
Asi se dio por fin el ESA III publicado el 12/04/22 - En la web
La disputa sobre quièn nos alimenta publicado el 17/02/22 - En la web
II versión del curso de pedagogía anarquista. publicado el 15/02/22 - En la web
Acerca de las luchas proletarias en Argentina publicado el 16/01/22 - En la web
Repertorio por las Artes de circo en Venezuela publicado el 28/12/21 - En la web
El extractivismo amenaza a las montañas de Venezuela publicado el 13/12/21 - En la web
Lucha de clases y Anarquismo publicado el 09/12/21 - En la web
ENTRE OLIGARQUÍAS, ALGO LLAMADO EL PUEBLO CUBANO publicado el 29/09/21 - En la web
EL DESEMBARCO publicado el 23/07/21 - En la web
La Travesía por la Vida: ¿A QUÉ VAMOS? publicado el 23/07/21 - En la web
Remodelación del espacio La Libertaria publicado el 30/04/21 - En la web
Remodélation de l’espace La Libertaria publicado el 30/04/21 - En la web
Convocatoria Abierta: III Festival El Grito publicado el 07/03/21 - En la web
La Libertaria n’arrête jamais , ni pour le virus publicado el 06/02/21 - En la web
CUBA: Solidaridad para el Movimiento de San Isidro publicado el 05/02/21 - En la web
La Libertaria nunca para, ni por la pandemia publicado el 26/01/21 - En la web
Proyecto Aliadas publicado el 20/11/20 - En la web

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8

La guerra y los anarquistas: Perspectivas antiautoritarias en Ucrania
publicado el 23/02/22 par Crimethinc Palabras-claves  Reflexión / Análisis  No a la guerra  Anarquismo  Ucrania 

Este texto fue compuesto conjuntamente por varixs activistas antiautoritarixs en activo de Ucrania. No representamos a una organización, pero nos reunimos para escribir este texto y prepararnos para una posible guerra.

Además de nosotrxs, el texto fue editado por más de diez personas, entre ellas, participantes en los acontecimientos descritos en el texto, periodistas que comprobaron la exactitud de nuestras afirmaciones y anarquistas de Rusia, Bielorrusia y Europa. Recibimos muchas correcciones y aclaraciones para escribir un texto lo más objetivo posible.

Si estallase la guerra, no sabemos si el movimiento antiautoritario sobrevivirá, pero lo intentaremos. Mientras tanto, este texto es un intento de dejar la experiencia que hemos acumulado en la red.

En este momento, el mundo está discutiendo activamente una posible guerra entre Rusia y Ucrania. Hay que aclarar que la guerra entre Rusia y Ucrania lleva en marcha desde 2014.

Las protestas del Maidán en Kiev

En 2013, comenzaron las protestas de masas en Ucrania, desencadenadas por la paliza que las Berkut (fuerzas especiales de la policía) propinaron a los estudiantes que protestaban por la negativa del entonces presidente Víktor Yanukóvich a firmar el acuerdo de asociación con la Unión Europea. Esta paliza funcionó como una llamada a la acción para muchos segmentos de la sociedad. Quedó claro para todos que Yanukóvich se había pasado de la raya. Las protestas acabaron provocando la huida del presidente.

En Ucrania, estos acontecimientos se llaman «La Revolución de la Dignidad». El gobierno ruso lo presenta como un golpe de estado nazi, un proyecto del Departamento de Estado de los Estados Unidos, etc. Los manifestantes eran una multitud variopinta: activistas de extrema derecha con sus símbolos, líderes liberales que hablaban de los valores europeos y de la integración europea, ucranianos de a pie que salieron en contra del gobierno, algunos izquierdistas. Entre los manifestantes predominaban los sentimientos antioligárquicos, mientras que los oligarcas a los que no les gustaba Yanukóvich financiaban la protesta porque él, junto con su círculo íntimo, intentó monopolizar los grandes negocios durante su mandato. Es decir, para los demás oligarcas, la protesta representaba una oportunidad de salvar sus negocios. Además, muchos representantes de pequeñas y medianas empresas participaron en la protesta porque la gente de Yanukovich no les permitía trabajar libremente, exigiéndoles dinero. La gente de a pie estaba descontenta con el alto nivel de corrupción y la conducta arbitraria de la policía. Los nacionalistas que se oponían a Yanukóvich por ser un político prorruso se reafirmaron de forma significativa. Expatriados bielorrusos y rusos se unieron a las protestas, percibiendo a Yanukóvich como amigo de los dictadores bielorruso y ruso Alexander Lukashenko y Vladimir Putin.

Si has visto los vídeos de la manifestación del Maidan, habrás notado que el grado de violencia fue alto; los manifestantes no tenían ningún lugar al que retirarse, así que tuvieron que luchar hasta el final. Los Berkut envolvieron las granadas aturdidoras con tuercas que dejaban heridas astilladas tras la explosión, y que golpeaba a la gente en los ojos; por eso hubo muchos heridos. En la fase final del conflicto, las fuerzas de seguridad utilizaron armas militares y mataron a 106 manifestantes.

En respuesta, los manifestantes fabricaron granadas y explosivos DIY, de bricolaje, y llevaron armas de fuego al Maidan. La fabricación de cócteles molotov se asemejaba a una pequeña fábrica.

En las protestas del Maidan de 2014, las autoridades utilizaron mercenarios (titushkas), les dieron armas, los coordinaron e intentaron utilizarlos como una fuerza leal organizada. Hubo peleas con ellos con palos, martillos y cuchillos.

En contra de la opinión de que el Maidan era una «manipulación de la UE y la OTAN«, los partidarios de la integración europea habían pedido una protesta pacífica, ridiculizando a los manifestantes militantes como chiflados. La UE y Estados Unidos criticaron las tomas de edificios gubernamentales. Por supuesto, las fuerzas y organizaciones «prooccidentales» participaron en la protesta, pero no la controlaron en su totalidad. Diversas fuerzas políticas, entre ellas la extrema derecha, interfirieron activamente en el movimiento e intentaron dictar su agenda. Rápidamente lo orientaron y se convirtieron en una fuerza organizadora, gracias a que crearon los primeros destacamentos de combate e invitaron a todos a unirse a ellos, entrenándolos y dirigiéndolos.

Sin embargo, ninguna de las fuerzas fue absolutamente dominante. La tendencia principal era que se trataba de una movilización de protesta espontánea dirigida contra el régimen corrupto e impopular de Yanukovich. Quizás el Maidan pueda clasificarse como una de las muchas «revoluciones robadas». Los sacrificios y esfuerzos de decenas de miles de personas de a pie fueron usurpados por un puñado de políticos que se hicieron con el poder y el control de la economía.

El papel de los anarquistas en las protestas de 2014

A pesar de que los anarquistas en Ucrania tienen una larga historia, durante el reinado de Stalin, todo los que estaba relacionado con los anarquistas de alguna manera fue reprimido y el movimiento se extinguió, y en consecuencia, la transferencia de la experiencia revolucionaria cesó. El movimiento comenzó a recuperarse en la década de 1980 gracias a los esfuerzos de los historiadores y en la década de 2000 recibió un gran impulso debido al desarrollo de las subculturas y el antifascismo. Pero en el 2014 aún no estaba preparado para afrontar serios desafíos históricos.

Antes del comienzo de las protestas, los anarquistas eran activistas individuales o estaban dispersos en pequeños grupos. Pocos sostenían que el movimiento debía ser organizado y revolucionario. De las organizaciones conocidas que se preparaban para tales acontecimientos, estaba la Confederación Revolucionaria de Anarcosindicalistas Makhno (RCAS Makhno), pero al comienzo de los disturbios, se disolvió, ya que los participantes no pudieron desarrollar una estrategia para la nueva situación.

Los acontecimientos del Maidan fueron como una situación en la que las fuerzas especiales irrumpen en tu casa y tienes que llevar a cabo acciones decisivas, pero tu arsenal consiste únicamente en letras de canciones punk, veganismo, libros centenarios y, en el mejor de los casos, la experiencia de participar en el antifascismo callejero y en los conflictos sociales locales. En consecuencia, había mucha confusión, ya que la gente intentaba entender lo que estaba sucediendo.

En ese momento, no era posible formarse una visión unificada de la situación. La presencia de la extrema derecha en las calles disuadió a muchos anarquistas de apoyar las protestas, ya que no querían estar al lado de los nazis en el mismo lado de las barricadas. Esto trajo mucha controversia al movimiento; algunas personas acusaban de fascistas a los que sí decidían unirse a las protestas.

Por su parte, los anarquistas que participaron en las protestas estaban descontentos con la brutalidad de la policía y con el propio Yanukovich y su posición prorrusa. Sin embargo, no pudieron tener un impacto significativo en las protestas, ya que se encontraban esencialmente en la categoría de ‘outsiders’ (fuera de juego).

Al final, los anarquistas participaron en la revolución de Maidan individualmente y en pequeños grupos, principalmente en iniciativas voluntarias o no militantes. Después de un tiempo, decidieron cooperar y formar su propia «centuria» (un grupo de combate de 60-100 personas). Pero durante el registro del destacamento (un procedimiento obligatorio en la Maidan), los anarquistas, en inferioridad numérica, fueron dispersados por los participantes de extrema derecha con armas. Los anarquistas permanecieron, pero ya no intentaron crear grandes grupos organizados.

Entre los asesinados en la plaza Maidan se encontraba el anarquista Sergei Kemsky que, irónicamente, fue calificado como Héroe de Ucrania póstumo. Fue abatido por un francotirador durante la fase acalorada del enfrentamiento con las fuerzas de seguridad. Durante las protestas, Sergei hizo un llamamiento a los manifestantes titulado «¿Lo oyes, Maidan?» en el que esbozaba posibles formas de desarrollar la revolución, haciendo hincapié en los aspectos de la democracia directa y la transformación social. El texto está disponible en inglés aquí.

Reunión de una escuadra anarquista.

El comienzo de la guerra: la anexión de Crimea

El conflicto armado con Rusia comenzó hace ocho años, en la noche del 26 al 27 de febrero de 2014, cuando el edificio del Parlamento de Crimea y el Consejo de Ministros fueron tomados por hombres armados desconocidos. Utilizaron armas, uniformes y equipos rusos, pero no tenían los símbolos del ejército ruso. Putin no reconoció el hecho de la participación de los militares rusos en esta operación, aunque posteriormente lo admitió personalmente en el documental de propaganda

«Crimea: El camino a la patria«.

Hombres armados con uniformes sin insignias bloqueando una unidad militar ucraniana en Crimea, 9 de marzo de 2014.

Aquí hay que entender que durante la época de Yanukovich, el ejército ucraniano estaba en muy malas condiciones. Sabiendo que había un ejército regular ruso de 220.000 soldados operando en Crimea, el gobierno provisional de Ucrania no se atrevió a enfrentarse a él.

Tras la ocupación, muchos residentes se enfrentaron a una represión que continúa hasta hoy. Nuestros compañeros también se encuentran entre los reprimidos. Podemos repasar brevemente algunos de los casos más destacados. El anarquista Alexander Kolchenko fue detenido junto con el activista prodemocrático Oleg Sentsov y trasladado a Rusia el 6 de septiembre de 2019; cinco años después, fueron liberados como resultado de un intercambio de prisioneros. El anarquista Alexei Shestakovich fue torturado, asfixiado con una bolsa de plástico en la cabeza, golpeado y amenazado con represalias; logró escapar. El anarquista Evgeny Karakashev fue detenido en 2018 por una publicación en Vkontakte (una red social); sigue detenido.

El anarquista Alexander Kolchenko tras el intercambio de prisioneros.

Desinformación

Se celebraron mítines prorrusos en ciudades de habla rusa cercanas a la frontera. Los participantes temían a la OTAN, a los nacionalistas radicales y a la represión contra la población rusófona. Tras el colapso de la URSS, muchos hogares de Ucrania, Rusia y Bielorrusia tenían lazos familiares, pero los acontecimientos del Maidan provocaron una grave ruptura de las relaciones personales. Los que estaban fuera de Kiev y veían la televisión rusa estaban convencidos de que Kiev había sido capturada por una junta nazi y de que se estaban llevando a cabo purgas de la población rusoparlante de la ciudad.

Rusia lanzó una campaña de propaganda con los siguientes mensajes: «los castigadores», es decir, los nazis, vienen desde Kiev a Donetsk, quieren destruir a la población rusoparlante (aunque Kiev también es una ciudad predominantemente rusoparlante). En sus declaraciones de desinformación, los propagandistas utilizaron fotos de la extrema derecha y difundieron todo tipo de noticias falsas. Durante las hostilidades, apareció uno de los bulos más notorios: la supuesta crucifixión de un niño de tres años que supuestamente fue atado a un tanque y arrastrado por la carretera. En Rusia, esta historia se emitió en los canales federales y se hizo viral en Internet.

Noticias falsas de un canal ruso. Una mujer cuenta cómo vio las ejecuciones y la crucifixión de un niño de cinco años.

En 2014, en nuestra opinión, la desinformación jugó un papel clave en la generación del conflicto armado: algunos residentes de Donetsk y Lugansk tenían miedo de que los mataran, así que tomaron las armas y llamaron a las tropas de Putin.

Conflicto armado en el este de Ucrania

«El gatillo de la guerra lo apretó», según sus propias palabras, Igor Girkin, un coronel del FSB (la agencia de seguridad estatal, sucesora del KGB) de la Federación Rusa. Girkin, partidario del imperialismo ruso, decidió radicalizar las protestas prorrusas. Cruzó la frontera con un grupo armado de rusos y (el 12 de abril de 2014) tomó el edificio del Ministerio del Interior en Slavyansk para hacerse con armas. Las fuerzas de seguridad prorrusas comenzaron a unirse a Girkin. Cuando apareció información sobre los grupos armados de Girkin, Ucrania anunció una operación antiterrorista.

Una parte de la sociedad ucraniana decidida a proteger la soberanía nacional, al darse cuenta de que el ejército tenía poca capacidad, organizó un gran movimiento de voluntarios. Los que tenían cierta competencia en asuntos militares se convirtieron en instructores o formaron batallones de voluntarios. Algunas personas se unieron al ejército regular y a los batallones de voluntarios como voluntarios humanitarios. Recaudaban fondos para comprar armas, alimentos, municiones, combustible, transporte, alquiler de coches civiles y cosas por el estilo. A menudo, los participantes en los batallones de voluntarios estaban mejor armados y equipados que los soldados del ejército estatal. Estos destacamentos demostraron un importante nivel de solidaridad y autoorganización y, de hecho, sustituyeron las funciones estatales de la defensa territorial, lo que permitió al ejército (mal equipado en aquella época) resistir con éxito al enemigo.

Los territorios controlados por las fuerzas prorrusas comenzaron a reducirse rápidamente. Entonces intervino el ejército regular ruso.

Podemos destacar tres puntos cronológicos clave:

Los militares ucranianos se dieron cuenta de que las armas, los voluntarios y los especialistas militares venían de Rusia. Por ello, el 12 de julio de 2014, iniciaron una operación en la frontera ucraniano-rusa. Sin embargo, durante la operación militar, los militares ucranianos fueron atacados por la artillería rusa y la operación fracasó. Las fuerzas armadas sufrieron grandes pérdidas.

Los militares ucranianos intentaron ocupar Donetsk. Mientras avanzaban, fueron rodeados por las tropas regulares rusas cerca de Ilovaisk. Personas que conocemos, que formaban parte de uno de los batallones de voluntarios, también fueron capturadas. Vieron a los militares rusos de primera mano. Después de tres meses, lograron regresar como resultado de un intercambio de prisioneros de guerra.
El ejército ucraniano controlaba la ciudad de Debaltseve, que tenía un gran nudo ferroviario. Esto interrumpía la carretera directa que unía Donetsk y Lugansk. En vísperas de las negociaciones entre Poroshenka (presidente de Ucrania en ese momento) y Putin, que debían iniciar un alto el fuego a largo plazo, las posiciones ucranianas fueron atacadas por unidades con el apoyo de las tropas rusas. El ejército ucraniano fue nuevamente rodeado y sufrió grandes pérdidas.

Combatientes voluntarios realizando acciones en Ilovaisk en 2014.

Por el momento (a partir de febrero de 2022), las partes han acordado un alto el fuego y una orden de «paz y tranquilidad» condicional, que se mantiene, aunque hay constantes violaciones. Cada mes mueren varias personas.

Rusia niega la presencia de tropas rusas regulares y el suministro de armas a territorios no controlados por las autoridades ucranianas. Los militares rusos capturados afirman que fueron puestos en alerta para un simulacro, y sólo cuando llegaron a su destino se dieron cuenta de que estaban en medio de la guerra en Ucrania. Antes de cruzar la frontera, se quitaron los símbolos del ejército ruso, como hicieron sus colegas en Crimea. En Rusia, los periodistas han encontrado cementerios de soldados caídos, pero se desconoce toda la información sobre sus muertes: los epitafios de las lápidas sólo indican como fecha de su muerte el año 2014.

Partidarios de las Repúblicas no reconocidas

La base ideológica de los opositores al Maidan también era diversa. Las principales ideas que los unían eran el descontento con la violencia contra la policía y la oposición a los disturbios en Kiev. Las personas que se habían criado con relatos culturales, películas y música rusos temían la destrucción de la lengua rusa. Los partidarios de la URSS y los admiradores de su victoria en la Segunda Guerra Mundial creían que Ucrania debía alinearse con Rusia y estaban descontentos con el ascenso de los nacionalistas radicales. Los partidarios del Imperio Ruso percibían las protestas del Maidan como una amenaza para el territorio del Imperio Ruso. Las ideas de estos aliados podrían explicarse con esta foto que muestra las banderas de la URSS, el Imperio Ruso y la cinta de San Jorge como símbolo de la victoria en la Segunda Guerra Mundial. Podríamos presentarlos como conservadores autoritarios, partidarios del viejo orden.

Las banderas de la URSS, del Imperio Ruso y la cinta de San Jorge como símbolo de la victoria en la Segunda Guerra Mundial.

El bando prorruso estaba formado por policías, empresarios, políticos y militares que simpatizaban con Rusia, ciudadanos de a pie asustados por las noticias falsas, varios conocidos de ultraderecha, incluidos patriotas rusos y diversos tipos de monárquicos, imperialistas prorrusos, el grupo de la Fuerza de Tarea «Rusich», el grupo de la PMC [Compañía Militar Privada] «Wagner», incluido el notorio neonazi Alexei Milchakov, el recientemente fallecido Egor Prosvirnin, fundador del proyecto mediático nacionalista ruso chovinista «Sputnik y Pogrom», y muchos otros. También había izquierdistas autoritarios, que celebran la URSS y su victoria en la Segunda Guerra Mundial.

El ascenso de la extrema derecha en Ucrania

Como hemos descrito, la derecha consiguió ganar simpatías durante el Maidan organizando unidades de combate y estando dispuesta a enfrentarse físicamente a los Berkut. La presencia de armas militares les permitió mantener su independencia y obligar a los demás a contar con ellos. A pesar de que utilizaban símbolos abiertamente fascistas, como esvásticas, garras de lobo, cruces celtas y logotipos de las SS, era difícil desacreditarlos, ya que la necesidad de luchar contra las fuerzas del gobierno de Yanukovich hizo que muchos ucranianos llamaran a la cooperación con ellos.

Después del Maidan, la derecha reprimió activamente las concentraciones de las fuerzas prorrusas. Al comienzo de las operaciones militares, comenzaron a formar batallones de voluntarios. Uno de los más famosos es el batallón «Azov«. Al principio estaba formado por 70 combatientes; ahora es un regimiento de 800 personas con sus propios vehículos blindados, artillería, compañía de tanques y un proyecto independiente de acuerdo con las normas de la OTAN, la escuela de sargentos. El batallón Azov es una de las unidades más eficaces en combate del ejército ucraniano. También hubo otras formaciones militares fascistas, como la Unidad de Voluntarios Ucranianos «Sector Derecho» y la Organización de Nacionalistas Ucranianos, pero son menos conocidas.

Como consecuencia, la derecha ucraniana se ganó una mala reputación en los medios de comunicación rusos. Pero muchos en Ucrania consideraron que lo que era odiado en Rusia era un símbolo de lucha en Ucrania. Por ejemplo, el nombre del nacionalista Stepan Bandera, considerado un colaborador nazi en Rusia, fue utilizado activamente por los manifestantes como forma de burla. Algunos se llamaban a sí mismos judeobanderistas para trollear a los partidarios de las teorías conspirativas judeomasónicas.

Con el tiempo, el trolleo se descontroló. Los derechistas llevaban abiertamente símbolos nazis; los simpatizantes ordinarios del Maidan afirmaban que ellos mismos eran banderinos que se comían a los bebés rusos y hacían memes en ese sentido. La extrema derecha se abrió paso en el mainstream: se les invitó a participar en programas de televisión y otras plataformas mediáticas corporativas, en las que se les presentaba como patriotas y nacionalistas. Los partidarios liberales del Maidan se pusieron de su parte, creyendo que los nazis eran un bulo inventado por los medios de comunicación rusos. Entre 2014 y 2016, se abrazaba a cualquiera que estuviera dispuesto a luchar, ya fuera un nazi, un anarquista, un capo de un sindicato del crimen organizado o un político que no cumpliera ninguna de sus promesas.


Combatientes de extrema derecha con una esvástica y una bandera de la OTAN. El batallón Azov tiene una actitud negativa hacia la OTAN; actualmente, Estados Unidos no transfiere armas a Azov.

El ascenso de la extrema derecha se debe a que se organizó mejor en las situaciones críticas y pudo sugerir a otros rebeldes métodos eficaces de lucha. Los anarquistas aportaron algo similar en Bielorrusia, donde también consiguieron ganarse la simpatía de la opinión pública, pero no a una escala tan significativa como lo hizo la extrema derecha en Ucrania.

En 2017, después de que comenzara el alto el fuego y disminuyera la necesidad de combatientes radicales, el SBU (Servicio de Seguridad de Ucrania) y el gobierno estatal cooptaron el movimiento de la derecha, encarcelando o neutralizando a cualquiera que tuviera una perspectiva «antisistema» o independiente sobre cómo desarrollar el movimiento de la derecha -incluyendo a Oleksandr Muzychko, Oleg Muzhchil, Yaroslav Babich y otros.

En la actualidad, sigue siendo un gran movimiento, pero su popularidad está en un nivel comparativamente bajo y sus líderes están afiliados a los servicios de seguridad, la policía y los políticos; no representan una fuerza política realmente independiente. Los debates sobre el problema de la extrema derecha son cada vez más frecuentes dentro del campo democrático, donde la gente está desarrollando una comprensión de los símbolos y las organizaciones a las que se enfrentan, en lugar de desestimar silenciosamente las preocupaciones.

Actividad de anarquistas y antifascistas durante la guerra

Con el estallido de las operaciones militares, apareció una división entre los que son pro-ucranianos y los que apoyan a la llamada DNR/LNR («República Popular de Donetsk» y «República Popular de Luhansk»).

Durante los primeros meses de la guerra hubo un sentimiento generalizado de «decir no a la guerra» dentro de la escena punk, pero no duró mucho. Analicemos los bandos pro-ucraniano y pro-ruso.

Pro-ucranianos

Debido a la falta de una organización de masas, los primeros voluntarios anarquistas y antifascistas fueron a la guerra individualmente como combatientes individuales, médicos militares y voluntarios. Intentaron formar su propia escuadra, pero debido a la falta de conocimientos y recursos, este intento no tuvo éxito. Algunos incluso se unieron al batallón Azov y a la OUN (Organización de Nacionalistas Ucranianos). Las razones eran mundanas: se unieron a las tropas más accesibles. En consecuencia, algunos se pasaron a la política de derechas.

Antifascistas recibiendo entrenamiento en la base del Sector Derecho en Desna. Cabe destacar que en esta foto aparecen dos antifascistas de Moscú que se unieron al conflicto armado.

Las personas que no participaron en las batallas recaudaron fondos para la rehabilitación de los heridos en el Este y para la construcción de un refugio antibombas en un jardín de infancia situado cerca de la línea del frente. También había una casa okupada llamada «Autonomía» en Kharkiv, un centro social y cultural anarquista abierto; en aquella época, se concentraban en ayudar a los refugiados. Proporcionaban alojamiento y un mercado de trueque, consultando a los recién llegados y orientándolos hacia los recursos y realizando actividades educativas. Además, el centro se convirtió en un lugar de debates teóricos. Lamentablemente, en 2018, el proyecto dejó de existir.

Todas estas acciones fueron iniciativas individuales de personas y grupos particulares. No se produjeron en el marco de una estrategia única.

Uno de los fenómenos más significativos de ese periodo fue una organización nacionalista radical, «Autonomnyi Opir» (resistencia autónoma). Comenzaron a inclinarse hacia la izquierda en 2012; en 2014, se habían desplazado tanto hacia la izquierda que algunos miembros se autodenominaban «anarquistas». Enmarcaron su nacionalismo como una lucha por la «libertad» y un contrapeso al nacionalismo ruso, utilizando el movimiento zapatista y los kurdos como modelos. En comparación con los demás proyectos de la sociedad ucraniana, se les consideraba los aliados más cercanos, por lo que algunos anarquistas cooperaban con ellos, mientras que otros criticaban esta cooperación y a la propia organización. Los miembros de la AO también participaron activamente en batallones de voluntarios e intentaron desarrollar la idea del «antiimperialismo» entre los militares. También defendieron el derecho de las mujeres a participar en la guerra; los miembros femeninos de la AO participaron en las operaciones de combate. Las AO ayudaron a los centros de formación en la capacitación de combatientes y médicos, se ofrecieron como voluntarias para el ejército y organizaron el centro social «Ciudadela» en Lviv, donde se alojaba a los refugiados.

Moscú, 2014: Anarquistas marchando contra la agresión rusa.

Pro-rusos

El imperialismo ruso moderno se basa en la percepción de que Rusia es la sucesora de la URSS, no en lo que se refiere a su sistema político, sino en lo territorial. El régimen de Putin ve la victoria soviética en la Segunda Guerra Mundial no como una victoria ideológica sobre el nazismo, sino como una victoria sobre Europa que demuestra la fuerza de Rusia. En Rusia y en los países que controla, la población tiene menos acceso a la información, por lo que la maquinaria de propaganda de Putin no se molesta en crear un concepto político complejo. La narrativa es esencialmente la siguiente: los EE.UU. y Europa tenían miedo de la fuerte URSS, Rusia es la sucesora de la URSS y todo el territorio de la antigua URSS es ruso, los tanques rusos entraron en Berlín, lo que significa que «podemos hacerlo de nuevo» y le vamos a demostrar a la OTAN quién es el más fuerte aquí, la razón por la que Europa se está «pudriendo» es porque todos los gays e inmigrantes están fuera de control allí.

Pegatinas muy populares en Rusia en 2014 y 2015. La inscripción dice «Podemos hacerlo de nuevo».

El fundamento ideológico que mantiene la posición prorrusa entre la izquierda es el legado de la URSS y su victoria en la Segunda Guerra Mundial. Como Rusia sostiene que el gobierno de Kiev fue tomado por los nazis y la junta, los opositores del Maidan se describieron a sí mismos como luchadores contra el fascismo y la junta de Kiev. Esta marca indujo la simpatía entre la izquierda autoritaria, por ejemplo, en Ucrania, incluyendo la organización «Borotba». Durante los acontecimientos más significativos de 2014, primero adoptaron una posición leal y luego una posición prorrusa. En Odessa, el 2 de mayo de 2014, varios de sus activistas fueron asesinados durante los disturbios callejeros. Algunas personas de este grupo también participaron en los combates en las regiones de Donetsk y Lugansk, y algunos de ellos murieron allí.

«Borotba» describió su motivación como el deseo de luchar contra el fascismo. Instaron a la izquierda europea a solidarizarse con la «República Popular de Donetsk» y la «República Popular de Lugansk». Tras el hackeo del correo electrónico de Vladislav Surkov (estratega político de Putin), se reveló que los miembros de Borotba habían recibido financiación y eran supervisados por la gente de Surkov.

Los comunistas autoritarios de Rusia abrazaron a las repúblicas escindidas por razones similares.

La presencia de partidarios de la extrema derecha en el Maidan también motivó a los antifascistas apolíticos a apoyar al «DNR» y al «LNR». De nuevo, algunos de ellos participaron en los combates en las regiones de Donetsk y Lugansk, y algunos de ellos murieron allí.

Entre los antifascistas ucranianos, había antifascistas «apolíticos», personas subculturales que tenían una actitud negativa hacia el fascismo «porque nuestros abuelos lucharon contra él». Su comprensión del fascismo era abstracta: ellos mismos eran a menudo políticamente incoherentes, sexistas, homófobos, patriotas de Rusia, etc.

La idea de apoyar a las llamadas repúblicas obtuvo un amplio respaldo entre la izquierda de Europa. Entre sus partidarios destacan la banda de rock italiana «Banda Bassotti» y el partido alemán Die Linke. Además de recaudar fondos, Banda Bassotti hizo una gira por «Novorossia». Estando en el Parlamento Europeo, Die Linke apoyó la narrativa prorrusa de todas las maneras posibles y organizó videoconferencias con militantes prorrusos, yendo a Crimea y a las repúblicas no reconocidas. Los miembros más jóvenes de Die Linke, así como la Fundación Rosa Luxemburgo (la fundación del partido Die Linke), sostienen que esta posición no es compartida por todos los participantes, pero sí difundida por los miembros más destacados del partido, como Sahra Wagenknecht y Sevim Dağdelen.

La Banda Bassotti en Donetsk en 2014.

La posición prorrusa no ganó popularidad entre los anarquistas. Entre las declaraciones individuales, la más visible fue la posición de Jeff Monson, un luchador de artes marciales mixtas de Estados Unidos que tiene tatuajes con símbolos anarquistas. Antes se consideraba anarquista, pero en Rusia trabaja abiertamente para el partido gobernante Rusia Unida y es diputado en la Duma.

Para resumir el campo de la «izquierda» prorrusa, vemos el trabajo de los servicios especiales rusos y las consecuencias de la incapacidad ideológica. Tras la ocupación de Crimea, agentes del FSB ruso se acercaron a los antifascistas y anarquistas locales en una conversación, ofreciéndoles permitirles continuar con sus actividades, pero sugiriéndoles que en adelante incluyeran en su agitación la idea de que Crimea debería formar parte de Rusia. En Ucrania, hay pequeños grupos informativos y activistas que se posicionan como antifascistas al tiempo que expresan una posición esencialmente prorrusa; mucha gente sospecha que trabaja para Rusia. Su influencia es mínima en Ucrania, pero sus miembros sirven a los propagandistas rusos como «delatores».

También hay ofertas de «cooperación» de la embajada rusa y de diputados prorrusos como Ilya Kiva. Intentan jugar con la actitud negativa hacia los nazis como el batallón Azov y ofrecen pagar a la gente para que cambie su posición. Por el momento, sólo Rita Bondar ha admitido abiertamente haber recibido dinero de esta manera. Solía escribir para medios de comunicación de izquierdas y anarquistas, pero debido a la necesidad de dinero, escribió bajo un seudónimo para plataformas de medios de comunicación afiliadas al propagandista ruso Dmitry Kiselev.

En la propia Rusia, estamos asistiendo a la eliminación del movimiento anarquista y al ascenso de comunistas autoritarios que están expulsando a los anarquistas de la subcultura antifascista. Uno de los momentos recientes más indicativos es la organización de un torneo antifascista en 2021 en memoria del «soldado soviético».

¿Existe una amenaza de guerra a gran escala con Rusia? Una posición anarquista

Hace unos diez años, la idea de una guerra a gran escala en Europa habría parecido una locura, ya que los estados europeos seculares del siglo XXI tratan de hacer valer su «humanismo» y enmascarar sus crímenes. Cuando participan en operaciones militares, lo hacen en algún lugar lejos de Europa. Pero cuando se trata de Rusia, hemos sido testigos de la ocupación de Crimea y de los subsiguientes referendums falsos, de la guerra en Donbas y del accidente del avión MH17. Ucrania experimenta constantemente ataques de hackers y amenazas de bomba, no solo en edificios estatales, sino también dentro de las escuelas y guarderías.

En Bielorrusia, en 2020, Lukashenko se declaró audazmente ganador de las elecciones con un resultado del 80% de los votos. El levantamiento en Bielorrusia llevó incluso a una huelga de propagandistas bielorrusos. Pero tras el aterrizaje de los aviones del FSB ruso, la situación cambió radicalmente y el gobierno bielorruso consiguió reprimir violentamente las protestas.

Un escenario similar se produjo en Kazajistán, pero allí, los ejércitos regulares de Rusia, Bielorrusia, Armenia y Kirguistán fueron llevados para ayudar al régimen a reprimir la revuelta como parte de la cooperación de la OTSC (Organización del Tratado de Seguridad Colectiva).

Los servicios especiales rusos atrajeron a refugiados desde Siria a Bielorrusia para crear un conflicto en la frontera con la Unión Europea. También se descubrió un grupo del FSB ruso que se dedicaba a los asesinatos políticos con armas químicas, el ya conocido «novichok». Además de los Skripal y Navalny, también han matado a otras figuras políticas en Rusia. El régimen de Putin responde a todas las acusaciones diciendo «No somos nosotros, estáis mintiendo». Mientras tanto, el propio Putin escribió un artículo hace medio año en el que afirma que rusos y ucranianos son una sola nación y deberían estar juntos. Vladislav Surkov (un estratega político que construye la política estatal rusa, relacionado con los gobiernos títeres en la llamada DNR y LNR) publicó un artículo en el que declaraba que «el imperio debe expandirse, de lo contrario perecerá«. En Rusia, Bielorrusia y Kazajstán, durante los últimos dos años, el movimiento de protesta ha sido brutalmente reprimido y los medios de comunicación independientes y de la oposición están siendo destruidos. Recomendamos leer más sobre las actividades de Rusia aquí.

Teniendo en cuenta todo esto, la probabilidad de una guerra a gran escala es alta, y algo mayor este año que el anterior. Ni siquiera los analistas más agudos son capaces de predecir exactamente cuándo empezará. Tal vez una revolución en Rusia aliviaría la tensión en la región; sin embargo, como escribimos anteriormente, el movimiento de protesta allí ha sido sofocado.

Los anarquistas de Ucrania, Bielorrusia y Rusia apoyan mayoritariamente la independencia ucraniana de forma directa o implícita. Esto se debe a que, incluso con toda la histeria nacional, la corrupción y un gran número de nazis, en comparación con Rusia y los países controlados por ella, Ucrania parece una isla de libertad. Este país conserva «fenómenos únicos» en la región postsoviética como la sustituibilidad del presidente, un parlamento que tiene algo más que un poder nominal y el derecho de reunirse en paz; en algunos casos, teniendo en cuenta la atención adicional de la sociedad, los tribunales a veces incluso funcionan según su protocolo profeso. Decir que esto es preferible a la situación en Rusia no es decir nada nuevo. Como escribió Bakunin, «estamos firmemente convencidos de que la república más imperfecta es mil veces mejor que la monarquía más ilustrada«.

Hay muchos problemas dentro de Ucrania, pero es más probable que estos problemas se resuelvan sin la intervención de Rusia.

¿Merece la pena luchar contra las tropas rusas en caso de invasión? Creemos que la respuesta es sí. Las opciones que los anarquistas ucranianos están considerando en este momento incluyen unirse a las fuerzas armadas de Ucrania, participar en la defensa del territorio, el partisanismo y el voluntariado.

Ucrania está ahora en la vanguardia de la lucha contra el imperialismo ruso. Rusia tiene planes a largo plazo para destruir la democracia en Europa. Sabemos que todavía se ha prestado poca atención a este peligro en Europa. Pero si se siguen las declaraciones de políticos de alto nivel, de organizaciones de extrema derecha y de comunistas autoritarios, a lo largo del tiempo, se notará que ya existe una gran red de espionaje en Europa. Por ejemplo, algunos altos funcionarios, después de dejar su cargo, reciben un puesto en una empresa petrolera rusa (Gerhard Schröder, François Fillon).

Consideramos que los lemas «no a la guerra» o «La guerra de los imperios» son ineficaces y populistas. El movimiento anarquista no tiene ninguna influencia en el proceso, por lo que tales declaraciones no cambian nada en absoluto.

Nuestra posición se basa en el hecho de que no queremos huir, no queremos ser rehenes y no queremos que nos maten sin luchar. Puedes mirar a Afganistán y entender lo que significa «No a la guerra»: cuando los talibanes avanzan, la gente huye en masa, muere en el caos de los aeropuertos, y los que se quedan son purgados. Esto describe lo que está ocurriendo en Crimea y puedes imaginar lo que ocurrirá tras la invasión de Rusia en otras regiones de Ucrania.

Afganistán, 2021: La gente intenta subir a un avión de la OTAN para escapar de los talibanes.

En cuanto a la actitud hacia la OTAN, lxs autora/es de este texto están divididos entre dos puntos de vista. Algunxs de nosotrxs tenemos un enfoque positivo hacia esta situación. Es evidente que Ucrania no puede contrarrestar a Rusia por sí sola. Incluso teniendo en cuenta el gran movimiento de voluntarios, se necesitan tecnologías y armas modernas. Además de la OTAN, Ucrania no tiene otros aliados que puedan ayudar en este sentido.

Aquí podemos recordar la historia del Kurdistán sirio. Los lugareños se vieron obligados a cooperar con la OTAN contra el DAESH: la única alternativa era huir o morir. Sabemos muy bien que el apoyo de la OTAN puede desaparecer muy rápidamente si Occidente desarrolla nuevos intereses o logra negociar algunos compromisos con Putin. Incluso ahora, los kurdos se ven obligados a cooperar con el régimen de Assad, entendiendo que no tienen mucha alternativa.

Una posible invasión rusa obliga al pueblo ucraniano a buscar aliados en la lucha contra Moscú. No en las redes sociales, sino en el mundo real. Los anarquistas no tienen suficientes recursos en Ucrania o en otros lugares para responder eficazmente a la invasión del régimen de Putin. Por lo tanto, hay que pensar en aceptar el apoyo de la OTAN.

El otro punto de vista, que otros en este grupo de escritora/es suscriben, es que tanto la OTAN como la UE, al reforzar su influencia en Ucrania, cimentarán el actual sistema de «capitalismo salvaje» en el país y harán aún menos factible el potencial de una revolución social. En el sistema del capitalismo global, cuyo buque insignia es EEUU como líder de la OTAN, a Ucrania se le asigna el lugar de una humilde frontera: un proveedor de mano de obra y recursos baratos. Por lo tanto, es importante que la sociedad ucraniana se dé cuenta de la necesidad de independizarse de todos los imperialistas. En el contexto de la capacidad de defensa del país, el énfasis no debe ponerse en la importancia de la tecnología de la OTAN y el apoyo al ejército regular, sino en el potencial de la sociedad para la resistencia guerrillera de base.

Consideramos esta guerra principalmente contra Putin y los regímenes bajo su control. Además de la motivación mundana de no vivir bajo una dictadura, vemos el potencial en la sociedad ucraniana, que es una de las más activas, independientes y rebeldes de la región. La larga historia de resistencia del pueblo en los últimos treinta años es una sólida prueba de ello. Esto nos da la esperanza de que los conceptos de democracia directa tengan un terreno fértil aquí.

La situación actual de los anarquistas en Ucrania y los nuevos desafíos

La posición de outsider durante el Maidan y la guerra tuvo un efecto desmoralizador en el movimiento. La difusión se vio obstaculizada ya que la propaganda rusa monopolizó el concepto «antifascismo». Debido a la presencia de los símbolos de la URSS entre los militantes prorrusos, la actitud hacia la palabra «comunismo» era extremadamente negativa, por lo que incluso la combinación «anarcocomunismo» era percibida negativamente. Las declaraciones contra la ultraderecha pro-ucraniana arrojaban una sombra de duda sobre los anarquistas a los ojos de la gente corriente. Había un acuerdo tácito de que la ultraderecha no atacaría a los anarquistas y antifascistas si éstas no mostraban sus símbolos en los mítines y similares. La ultraderecha tenía muchas armas en sus manos. Esta situación creaba un sentimiento de frustración; la policía no funcionaba bien, por lo que se podía matar fácilmente a alguien sin consecuencias. Por ejemplo, en 2015 fue asesinado el activista prorruso Oles Buzina.

Todo esto animó a los anarquistas a abordar el asunto con más seriedad.

A partir de 2016 comenzó a desarrollarse una clandestinidad radical; empezaron a aparecer noticias sobre acciones radicales. Aparecieron recursos anarquistas que explicaban cómo comprar armas y cómo hacer alijos, a diferencia de los antiguos, que se limitaban solo a cócteles molotov.

En el entorno anarquista, se ha vuelto aceptable tener armas legales. Empezaron a aparecer vídeos de campamentos de entrenamiento anarquista en los que se utilizaban armas de fuego. Los ecos de estos cambios llegaron a Rusia y Bielorrusia. En Rusia, el FSB liquidó una red de grupos anarquistas que tenían armas legales y practicaban airsoft. Los detenidos fueron torturados con corriente eléctrica para obligarlos a confesar terrorismo, y condenados a penas de entre 6 y 18 años. En Bielorrusia, durante las protestas de 2020, un grupo rebelde de anarquistas bajo el nombre de «Bandera Negra» fue detenido cuando intentaba cruzar la frontera bielorrusa-ucraniana. Llevaban un arma de fuego y una granada; según el testimonio de Igor Olinevich, compró el arma en Kiev.

Grupo rebelde anarquista «Bandera Negra»

El enfoque anticuado de la vida económica de los anarquistas también ha cambiado: si antes la mayoría trabajaba en empleos mal pagados «más cerca de los oprimidos», ahora muchos intentan encontrar un trabajo con un buen salario, casi siempre en el sector de la informática.

Los grupos antifascistas callejeros han reanudado sus actividades, participando en acciones de represalia en casos de ataques nazis. Entre otras cosas, celebraron el torneo «No Surrender» entre los combatientes antifa y estrenaron un documental titulado «Hoods«, que cuenta el nacimiento del grupo antifa de Kiev. (Hay subtítulos en inglés).

El antifascismo en Ucrania es un frente importante, porque además de un gran número de activistas locales de ultraderecha, muchos nazis notorios se han trasladado aquí desde Rusia (como Sergei Korotkikh y Alexei Levkin) y desde Europa (como Denis «White Rex» Kapustin), e incluso desde Estados Unidos (Robert Rando). Lxs anarquistas han investigado las actividades de la extrema derecha.

Hay grupos de activistas de diversa índole (anarquistas clásicos, anarquistas queer, anarcofeministas, Food Not Bombs, iniciativas ecológicas y similares), así como pequeñas plataformas de información. Recientemente, ha aparecido un recurso antifascista con carga política en el Telegram @uantifa, que duplica sus publicaciones en inglés.

En la actualidad, las tensiones entre los grupos se están suavizando poco a poco, ya que recientemente se han producido muchas acciones conjuntas y una participación común en los conflictos sociales. Entre las más importantes está la campaña contra la deportación del anarquista bielorruso Aleksey Bolenkov (que consiguió ganar un juicio contra los servicios especiales ucranianos y permanecer en Ucrania) y la defensa de uno de los distritos de Kiev (Podil) de las redadas policiales y los ataques de la ultraderecha.

Seguimos teniendo muy poca influencia en la sociedad en general. Esto se debe en gran medida a que la idea misma de la necesidad de organización y de estructuras anarquistas fue ignorada o negada durante mucho tiempo. (En sus memorias, Nestor Makhno también se quejó de esta carencia tras la derrota de los anarquistas). Los grupos anarquistas fueron rápidamente eliminados por el SBU [Servicio de Seguridad de Ucrania] o por la extrema derecha.

Ahora hemos salido del estancamiento y nos estamos desarrollando, por lo que nos anticipamos a una nueva represión y a nuevos intentos del SBU de tomar el control del movimiento.

En este momento, nuestro papel puede describirse como el de los enfoques y puntos de vista más radicales del campo democrático. Si los liberales prefieren quejarse a la policía en caso de un ataque de la policía o de la extrema derecha, los anarquistas se ofrecen a cooperar con otros grupos que sufren un problema similar y a salir en defensa de las instituciones o de las convocatorias si existe la posibilidad de un ataque.

Lxs anarquistas intentan ahora crear vínculos horizontales de base en la sociedad, basados en intereses comunes, para que las comunidades puedan atender sus propias necesidades, incluida la autodefensa. Esto difiere significativamente de la práctica política ucraniana ordinaria, en la que a menudo se propone unirse en torno a organizaciones, representantes o la policía. Las organizaciones y los representantes suelen ser sobornados y la gente que se ha reunido en torno a ellos sigue engañada. La policía puede, por ejemplo, defender los eventos LGTB, pero se enfada si estos activistas se unen a una revuelta contra la brutalidad policial. En realidad, esta es la razón por la que vemos potencial en nuestras ideas, pero si estalla una guerra, lo principal será de nuevo la capacidad de participar en el conflicto armado.

Artículo publicado originalmente en Crimethinc y traducido por alasbarricadas.org


publicado el 23 de febrero de 2022  par Crimethinc  Alertar el colectivo de moderación a proposito de la publicación de este articulo. Imprimir el articulo
Lista de los documentos ligados à la contribución
1-3.jpg
2-2.jpg
3-2.jpg
4-2.jpg
5-3.jpg
6-3.jpg
7.jpg
8.jpg
9.jpg
10.jpg
11.jpg
12.jpg
13.jpg
14.jpg
15.jpg
16.jpg
17.jpg

Comentarios
  • Ningun comentario

Advertencia


Comentarios moderados a priori

Los comentarios de este articulo estan moderados a priori : su contribución solo aparecera despues de haber sido validad por un(a) miembro del colectivo.

Introduce su comentario

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

www.indymedia.org
africa
Ambazonia Canarias estrecho / madiaq Kenya Nigeria South Africa
canada
London, Ontario Maritimes Montreal Ontario Ottawa Quebec Thunder Bay Vancouver Victoria Windsor
east asia
burma Jakarta Japan Korea Manila QC Saint-Petersburg
europe
Abruzzo Alacant Andorra Antwerpen Armenia Athens Austria Barcelona Belarus Belgium belgrade Bristol Brussels Bulgaria Calabria Croatia Cyprus emilia-romagna estrecho / madiaq Euskal Herria Galiza Germany grenoble Hungary Ireland Istanbul Italy La Plana Liege liguria Lille linksunten lombardia London Madrid Malta Marseille Nantes Napoli Netherlands Nice Northern England Norway Nottingham Oost-Vlaanderen Paris/Île-de-France Patras Piemonte Poland Portugal Roma Romania Russia Sardegna Scotland Sverige Switzerland Torun Toscana Toulouse Ukraine United Kingdom Valencia
latin america
Argentina Bolivia Chiapas Chile Chile Sur CMI Brasil CMI Sucre Colombia Ecuador Mexico Peru Puerto Rico Qollasuyu Rosario santiago Tijuana Uruguay Valparaiso Venezuela
oceania
Aotearoa Brisbane burma darwin Jakarta Manila Melbourne Perth QC Sydney
south asia
India Mumbai
united states
Arizona Arkansas Asheville Atlanta Austin Austin Indymedia Baltimore Big Muddy Binghamton Boston Buffalo Charlottesville Chicago Cleveland Colorado Columbus DC Hawaii Houston Hudson Mohawk Kansas City LA Madison Maine Miami Michigan Milwaukee Minneapolis/St. Paul New Hampshire New Jersey New Mexico New Orleans North Carolina North Texas NYC Oklahoma Philadelphia Pittsburgh Portland Richmond Rochester Rogue Valley Saint Louis San Diego San Francisco San Francisco Bay Area Santa Barbara Santa Cruz, CA Sarasota Seattle Tampa Bay Tennessee Urbana-Champaign Vermont Western Mass Worcester
west asia
Armenia Beirut Israel Palestine
process
FBI/Legal Updates Mailing Lists Process & IMC Docs Tech Volunteer
projects
Print Radio Satellite TV Video
regions
United States
topics
Biotech

copyleft Indymédia (Independent Média Center).Salvo el caso del cual un autor ha formulado un aviso contrario, los documentos del sitio son libres de derechos para la copia, la impresión, la edición, etc, para toda publicación sobre la red o sobre cualquier otro soporte, con la condición que esta utilización sea NO COMERCIAL. Indymedia Venezuela Centro no se hace responsable por las opiniones emitidas por colaboradores

RSS articulosRSS articulos |  Sitio realizado con spip 3.2.11
Top