RSS articulos
Deutsch  | 
English  | 
Español  | 
Euskara  | 
Français  | 
#Cartadelucha de la Campaña #RompamosElSilencio publicado el 18/09/20 - Local
La izquierda institucionalizada publicado el 04/09/20 - Local
Pedido de ayuda para Amilcar publicado el 21/08/20 - Local
CONTINÚAN LOS CRÍMENES DE MADURO publicado el 20/08/20 - Local
Estrategia revolucionaria publicado el 27/07/20 - Local
INSURGENCIA FRENTE A LA “RAZÓN COLONIAL” publicado el 23/07/20 - Local
FRANCISCO PRADA Y LA UTOPIA INFINITA. publicado el 12/07/20 - Local
Sed en el país del agua. publicado el 19/06/20 - Local
La crisis llegó a Caracas publicado el 18/06/20 - Local
Los terroríficos psiquiátricos de Venezuela publicado el 18/06/20 - Local
Venezuela, imperialismos y militarización publicado el 29/05/20 - Local

1 | 2

Lo que pienso de la religion en Uruguay y el mundo publicado el 12/10/20 - No Local
Marxismo y religion publicado el 12/10/20 - No Local
Octavio Alberola escribe en homenaje a David Graeber publicado el 23/09/20 - No Local
Tu amigo Trump publicado el 11/09/20 - No Local
Bolivia: Codapma nueve años de lucha medioambiental publicado el 29/08/20 - No Local
Autopsia de un policía publicado el 04/06/20 - No Local
Una solución anarquista al calentamiento global publicado el 24/03/20 - No Local
La oxigenación libertaria publicado el 08/01/20 - No Local
1999-2019: 20 años de Indymedia, crónica y balance publicado el 25/12/19 - No Local
Francia: contundente huelga general publicado el 15/12/19 - No Local
Panorama mundial: Transición hacia una interrogante publicado el 15/12/19 - No Local
COOPERATIVA PANADERA PANCLETA publicado el 10/12/19 - No Local
Comunidad kolla de Jujuy resiste intento de desalojo publicado el 03/12/19 - No Local
El mundo de abajo crece en silencio publicado el 12/11/19 - No Local
Gert Postel y su comportamiento cuestionable publicado el 24/09/19 - No Local
¡Aquí es Serbia! publicado el 22/09/19 - No Local
La reinsurgencia de la FARC disidente publicado el 18/09/19 - No Local
Francia: L@s anarquistas frente al antisemitismo publicado el 07/08/19 - No Local

1 | 2

Comunicado en rechazo a la Ley Antibloqueo publicado el 22/10/20 - Comunicados
No pararemos hasta lograr justicia publicado el 27/08/20 - Comunicados
Gritos de la Amazonía por la Vida publicado el 21/07/20 - Comunicados
La pandemia y el genocidio publicado el 15/05/20 - Comunicados
Unir esfuerzos para superar la pandemia en Venezuela publicado el 06/04/20 - Comunicados
Manifiesto urgente frente al Desastre publicado el 01/04/20 - Comunicados
Okupación en Berlín publicado el 30/03/20 - Comunicados
Carta abierta a Rodney Álvarez, preso político obrero publicado el 27/10/19 - Comunicados
Comunicado anarquista contra la devastación climática publicado el 18/09/19 - Comunicados
Comunicado del CCRI-CG del EZLN. Y ROMPIMOS EL CERCO. publicado el 09/09/19 - Comunicados
364 por una Democracia Desobediente publicado el 12/08/19 - Comunicados
Nace la Federación Anarquista Santiago publicado el 30/07/19 - Comunicados
Ante los crímenes del Estado venezolano. publicado el 21/07/19 - Comunicados
Comunicado publicado el 15/05/19 - Comunicados

1 | 2

LUCHA FEMENINA Y RELACIONES DE PODER publicado el 22/07/20 - En la web
REVUE: PLANÈTE POPULAIRE publicado el 12/07/20 - En la web
Protesta en la Guajira deja una mujer wayuu herida publicado el 14/04/20 - En la web
Crónicas Extractivas al Sur del Orinoco publicado el 10/04/20 - En la web
Purga en PDVSA publicado el 10/03/20 - En la web
¡Chelsea Manning no puede ser olvidada! publicado el 25/12/19 - En la web
CARTA A UN(A) CHILENO(A) SOBRE LA SITUACIÓN ACTUAL publicado el 11/11/19 - En la web
Red Cecosesola: Activos en YouTube publicado el 02/11/19 - En la web
Campaña de solidaridad por Rodney Álvarez publicado el 03/09/19 - En la web
Encuentro Social Alternativo III publicado el 27/08/19 - En la web
Ola Bini arrestado en Ecuador publicado el 08/08/19 - En la web
La Piedra Kueka sigue sin regresar a Venezuela publicado el 16/07/19 - En la web

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7

Petróleo y oro: Esa “vuelta al paraíso” extractivista que ofrece la oposición demagógica en Venezuela
publicado el 18/09/20 par Francisco Javier Velasco Páez Palabras-claves  Caracas  Arco Minero del Orinoco  Ecología   Política   Venezuela  Reflexión / Análisis 

Entre los meses de junio y agosto de 2020 se han sucedido una serie de derrames petroleros en las costas venezolanas que han concitado la preocupación, entre otros, de comunidades, ecologistas e investigadores. Incluso, al momento que redactamos este escrito, pescadores del estado Falcón están denunciando la presencia de una nueva mancha de petróleo frente al golfete de Coro. Estos eventos, cuyos terribles impactos ecosociales están aún siendo evaluados, han igualmente atraído una significativa atención mediática nacional e internacional.

En el contexto de aguda crisis sistémica que atraviesa Venezuela desde hace más de un lustro y en el marco de la feroz controversia política que enfrenta a diferentes grupos de poder político y económico, se han expresado diversos cuestionamientos al desempeño del gobierno presidido por Nicolás Maduro y, en particular a PDVSA, por haber sido incapaz de impedir y remediar los desastrosos vertidos de petróleo que amenazan la estabilidad de importantes ecosistemas, así como la salud y las posibilidades de subsistencia de poblaciones humanas litorales.

Una de las expresiones de crítica de este variado coro de voces ha centrado su planteamiento en la incapacidad reactiva de la industria petrolera y otros entes oficiales, argumentado que el estado de virtual colapso en que se encuentra la empresa estatal petrolera venezolana impide las acciones de remediación pronta y efectiva. Señalan además que personal muy calificado para intervenir en estos casos trabajó durante años en la industria y que ahora muchos de sus técnicos y profesionales se encuentran fuera debido a la mala gestión y a la propia crisis que aqueja al país.

En este grupo figuran entre otros exgerentes y antiguos cuadros medios de PDVSA, voceros de la oposición, tecnócratas e incluso algunos activistas del ambiente. Un elemento en común que caracteriza a las críticas formuladas por este grupo es una suerte de añoranza de la supuesta eficiencia de la PDVSA meritocrática (que, según se dice, comenzó a decaer luego del paro petrolero de 2002-2003) y el elogio a la manera “muy técnica y profesional” con la que operan las transnacionales petroleras a la hora de afrontar problemas ambientales derivados de sus actividades de explotación, transporte, procesamiento y distribución.

Ciertamente, a la luz de todo lo que viene ocurriendo con PDVSA, resulta innegable la afirmación de que la industria petrolera venezolana se encuentra en su peor momento. Corrupción, mal manejo, desprofesionalización, descapitalización y clientelismo convergen en un creciente caos cuya responsabilidad fundamental recae sobre el gobierno. No obstante, debe considerase también como un elemento importante de perturbación la serie de sanciones impuestas por el gobierno de los Estados Unidos a la petrolera venezolana. Conviene sin embargo señalar que esta industria tiene un extenso y oscuro historial de atentados contra el ambiente, los trabajadores y las comunidades a lo largo de su desempeño en el país desde las primeras décadas del siglo XX hasta la actualidad, con las transnacionales al frente y con la industria nacionalizada.

Como emblema de ese prontuario socioambiental debemos citar el caso del Lago de Maracaibo, el reservorio de agua dulce más grande de América Latina, convertido hoy en una verdadera cloaca petrolera luego de más de cien años de continuos derrames, accidentes e intervenciones depredadoras. Testimonio de esa estela de contaminación y destrucción son también las miles de fosas esparcidas en distintas regiones del país, en las que se encuentran grandes cantidades de desechos altamente tóxicos resultantes de la explotación petrolera.

La estela de depredación dejada por esta actividad es similar a la que las grandes corporaciones como Exxon, Shell, Chevron y British Petroleum, por nombrar algunas de las más grandes, han dejado en diferentes partes del mundo. En ningún momento los creadores de opinión, plañideras del paraíso perdido, cuestionan la naturaleza intrínsecamente expoliadora y contaminante de la industria petrolera, ni tampoco sugieren alternativas. Soslayan además el papel central desempeñado por gigantescos volúmenes de gases de efecto invernadero que se agregan constantemente a la atmósfera, como consecuencia del consumo masivo de petróleo y demás combustibles fósiles en todo el mundo.

Igualmente, hacen abstracción de las crecientes presiones para que la energía fósil sea sustituida por otras matrices energéticas conformadas en torno a fuentes renovables o alternas. Por el contrario, se mantiene la fe en los beneficios de la misma entendida como principal “palanca del desarrollo”, argumento al que apelan por igual asesores y miembros del autoritario gobierno madurista y sus aparentemente enconados opositores, hoy en día fraccionados en varios frentes. Expertos, tecnócratas y opinadores con notoriedad escamotean así el derecho de los ciudadanos a participar en la construcción colectiva del recuerdo y a debatir sobre sus múltiples posibilidades societales ante la historia única del extractivismo petrolero que se les quiere imponer.

Otro tanto ocurre con la minería y, en particular, con la gran minería o megaminería. Al calor de las denuncias formuladas por Michelle Bachelet en las Naciones Unidas, así como de las persistentes críticas hechas por personalidades y grupos de ciudadanos organizados, el conflicto generado en torno al megaproyecto Zona de Desarrollo Especial Arco Minero del Orinoco, ha tenido mayor eco en diversos escenarios nacionales e internacionales. Tal circunstancia ha dado pie a que actores importantes del espectro político y social venezolano, que hasta ahora habían guardado silencio en torno a las denuncias y movilizaciones llevadas a cabo por diversos grupos, organizaciones y personalidades en contra del mencionado megaproyecto, hayan formulado ahora sus propios cuestionamientos.

Simultáneamente, asociados de manera directa o indirecta a esos actores, se realizan foros, se suceden declaraciones y se refuerza el lobby minero con propuestas que hablan de la posibilidad de llevar a cabo una minería “responsable”, una “minería sostenible”, una vez que el actual gobierno sea sustituido por otro con distinto signo político-partidista. Hay quienes, criticando lo que denominan planes extractivos del gobierno, han hablado incluso de la posibilidad deseable de un “Arco Minero del Orinoco Liberal” que como proyecto podría funcionar distanciándose del intervencionismo estatal e incorporando consideraciones ambientales.

En este sentido se promete a empresas nacionales y transnacionales amplias garantías para invertir en la minería de oro y otros renglones mineros en un futuro, en el cual ya Nicolás Maduro y el chavismo habrán sido desplazados del aparato gubernamental. Más aún, se señala a la gran minería como la solución ideal para el Arco Minero debido a sus supuestas virtudes tecnológicas y una capacidad de “poner orden” allí donde la minería “artesanal” y/o “ilegal” hace de la suyas depredando y creando conflictos sociales. Quienes así se expresan, obvian en sus afirmaciones y propuestas el hecho de que el gobierno de Nicolás Maduro ofreció a un nutrido grupo de empresas megamineras transnacionales amplias garantías y discrecionalidades para invertir y operar en al Arco Minero, llegando incluso a firmarse un acuerdo de intención con 150 de ellas. Sin embargo, no podemos dejar de reconocer que, dado el cuadro de prolongado conflicto e inestabilidad socio-política que ha marcado la dinámica de nuestro país en los últimos años, la mayor parte de esas empresas han optado por abstenerse de cualquier inversión hasta el momento, circunstancia esta que ha llevado al gobierno a convenir alianzas más o menos inestables con una serie de mafias que operan en la zona del Arco Minero desde hace tiempo para garantizar una mayor producción de oro.

Para quienes aspiramos, más que a un mero cambio de gobierno, a un cambio de modo colectivo de existir en el territorio en aras de la sustentabilidad, la preservación de la trama vital y la mejora en las condiciones de vida de la población venezolana, resulta imprescindible divulgar y denunciar las implicaciones del espejismo del “desarrollo” basado en la gran minería. La megaminería es una actividad problemática que se desenvuelve a corto plazo pero con efectos nefastos a mediano y largo plazo. Allí donde están presentes, las corporaciones mineras y los estados que pactan con ellas hacen continuos esfuerzos para convencer a la opinión pública de que son «sustentables». En la realidad concreta, los impactos de la gran minería exceden largamente lo que la mayoría de la gente tiende a considerar como insustentable.

La mega-minería es responsable por la pérdida del sustento diario de millones de personas en diversas latitudes; se ubica en el origen de no pocas guerras civiles, dictaduras despiadadas e intervenciones militares extranjeras; es responsable por la violación sistemática y en gran escala de derechos humanos; es responsable por el envenenamiento de gran cantidad de personas y la contaminación del ambiente; es una de las principales causas directas y subyacentes de la deforestación y la degradación de bosques y selvas. Agreguemos a esto el hecho de que existe evidencia irrefutable en América Latina y otras regiones del mundo que demuestra la manera cómo la gran minería, y la minería en general, limita seriamente la capacidad de una nación de darle sostén al crecimiento económico (inclusive dentro de las nociones estrechas a las que por lo general adhieren las ópticas de los estados nacionales).

Es cierto que las sociedades humanas necesitan de manera diferencial una determinada cantidad de minerales para satisfacer algunas de sus necesidades. Pero también es verdad que el consumo excesivo de una parte de la humanidad y de ciertos grupos sociales privilegiados está destruyendo las formas de subsistencia y los ecosistemas donde se asienta la otra parte de la humanidad que habita en áreas fuertemente impactadas por la minería, como es el caso del sur del rìo Orinoco en Venezuela y un número creciente de otras zonas en el resto del país.

En el marco del tiempo convulso de crisis nacional y crisis civilizatoria global que nos ha tocado vivir, está en juego nuestra viabilidad como sociedad y, más allá, nuestra supervivencia como especie. No necesitamos recuperar el “paraíso petrolero” ni encontrar un nuevo “El Dorado” que exalte y exacerbe aún más el extractivismo, sino iniciar un gran debate para que de manera autónoma, proactiva, creativa, democrática y efectiva exploremos e impulsemos posibilidades diversas de emancipación integral y de reconfiguración ecosocial en Venezuela, América Latina y el mundo en general.


publicado el 18 de septiembre de 2020  par Francisco Javier Velasco Páez  Alertar el colectivo de moderación a proposito de la publicación de este articulo. Imprimir el articulo
Lista de los documentos ligados à la contribución
petroleoyoro.jpg(...).jpg

Comentarios
  • Ningun comentario

Advertencia


Comentarios moderados a priori

Los comentarios de este articulo estan moderados a priori : su contribución solo aparecera despues de haber sido validad por un(a) miembro del colectivo.

Introduce su comentario

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

www.indymedia.org
africa
Ambazonia Canarias estrecho / madiaq Kenya Nigeria South Africa
canada
London, Ontario Maritimes Montreal Ontario Ottawa Quebec Thunder Bay Vancouver Victoria Windsor
east asia
burma Jakarta Japan Korea Manila QC Saint-Petersburg
europe
Abruzzo Alacant Andorra Antwerpen Armenia Athens Austria Barcelona Belarus Belgium belgrade Bristol Brussels Bulgaria Calabria Croatia Cyprus emilia-romagna estrecho / madiaq Euskal Herria Galiza Germany grenoble Hungary Ireland Istanbul Italy La Plana Liege liguria Lille linksunten lombardia London Madrid Malta Marseille Nantes Napoli Netherlands Nice Northern England Norway Nottingham Oost-Vlaanderen Paris/Île-de-France Patras Piemonte Poland Portugal Roma Romania Russia Sardegna Scotland Sverige Switzerland Torun Toscana Toulouse Ukraine United Kingdom Valencia
latin america
Argentina Bolivia Chiapas Chile Chile Sur CMI Brasil CMI Sucre Colombia Ecuador Mexico Peru Puerto Rico Qollasuyu Rosario santiago Tijuana Uruguay Valparaiso Venezuela
oceania
Aotearoa Brisbane burma darwin Jakarta Manila Melbourne Perth QC Sydney
south asia
India Mumbai
united states
Arizona Arkansas Asheville Atlanta Austin Austin Indymedia Baltimore Big Muddy Binghamton Boston Buffalo Charlottesville Chicago Cleveland Colorado Columbus DC Hawaii Houston Hudson Mohawk Kansas City LA Madison Maine Miami Michigan Milwaukee Minneapolis/St. Paul New Hampshire New Jersey New Mexico New Orleans North Carolina North Texas NYC Oklahoma Philadelphia Pittsburgh Portland Richmond Rochester Rogue Valley Saint Louis San Diego San Francisco San Francisco Bay Area Santa Barbara Santa Cruz, CA Sarasota Seattle Tampa Bay Tennessee Urbana-Champaign Vermont Western Mass Worcester
west asia
Armenia Beirut Israel Palestine
process
FBI/Legal Updates Mailing Lists Process & IMC Docs Tech Volunteer
projects
Print Radio Satellite TV Video
regions
United States
topics
Biotech

copyleft Indymédia (Independent Média Center).Salvo el caso del cual un autor ha formulado un aviso contrario, los documentos del sitio son libres de derechos para la copia, la impresión, la edición, etc, para toda publicación sobre la red o sobre cualquier otro soporte, con la condición que esta utilización sea NO COMERCIAL. Indymedia Venezuela Centro no se hace responsable por las opiniones emitidas por colaboradores

RSS articulosRSS articulos |  Sitio realizado con spip 3.2.0 [23778]
Top