RSS articulos
Deutsch  | 
English  | 
Español  | 
Euskara  | 
Français  | 
#Cartadelucha de la Campaña #RompamosElSilencio publicado el 18/09/20 - Local
La izquierda institucionalizada publicado el 04/09/20 - Local
Pedido de ayuda para Amilcar publicado el 21/08/20 - Local
CONTINÚAN LOS CRÍMENES DE MADURO publicado el 20/08/20 - Local
Estrategia revolucionaria publicado el 27/07/20 - Local
INSURGENCIA FRENTE A LA “RAZÓN COLONIAL” publicado el 23/07/20 - Local
FRANCISCO PRADA Y LA UTOPIA INFINITA. publicado el 12/07/20 - Local
Sed en el país del agua. publicado el 19/06/20 - Local
La crisis llegó a Caracas publicado el 18/06/20 - Local
Los terroríficos psiquiátricos de Venezuela publicado el 18/06/20 - Local
Venezuela, imperialismos y militarización publicado el 29/05/20 - Local
Información sobre el Corona Virus publicado el 18/03/20 - Local - 1 commentario
Una mirada ecofeminista sobre los feminicidios publicado el 08/03/20 - Local
¿CUÁL SOCIALISMO, CUÁL REVOLUCIÓN? publicado el 05/03/20 - Local
En Venezuela no hemos superado el 27-F publicado el 01/03/20 - Local

1 | 2

Octavio Alberola escribe en homenaje a David Graeber publicado el 23/09/20 - No Local
Tu amigo Trump publicado el 11/09/20 - No Local
Bolivia: Codapma nueve años de lucha medioambiental publicado el 29/08/20 - No Local
Autopsia de un policía publicado el 04/06/20 - No Local
Una solución anarquista al calentamiento global publicado el 24/03/20 - No Local
La oxigenación libertaria publicado el 08/01/20 - No Local
1999-2019: 20 años de Indymedia, crónica y balance publicado el 25/12/19 - No Local
Francia: contundente huelga general publicado el 15/12/19 - No Local
Panorama mundial: Transición hacia una interrogante publicado el 15/12/19 - No Local
COOPERATIVA PANADERA PANCLETA publicado el 10/12/19 - No Local
Comunidad kolla de Jujuy resiste intento de desalojo publicado el 03/12/19 - No Local
El mundo de abajo crece en silencio publicado el 12/11/19 - No Local
Gert Postel y su comportamiento cuestionable publicado el 24/09/19 - No Local
¡Aquí es Serbia! publicado el 22/09/19 - No Local
La reinsurgencia de la FARC disidente publicado el 18/09/19 - No Local
Francia: L@s anarquistas frente al antisemitismo publicado el 07/08/19 - No Local

1 | 2

No pararemos hasta lograr justicia publicado el 27/08/20 - Comunicados
Gritos de la Amazonía por la Vida publicado el 21/07/20 - Comunicados
La pandemia y el genocidio publicado el 15/05/20 - Comunicados
Unir esfuerzos para superar la pandemia en Venezuela publicado el 06/04/20 - Comunicados
Manifiesto urgente frente al Desastre publicado el 01/04/20 - Comunicados
Okupación en Berlín publicado el 30/03/20 - Comunicados
Carta abierta a Rodney Álvarez, preso político obrero publicado el 27/10/19 - Comunicados
Comunicado anarquista contra la devastación climática publicado el 18/09/19 - Comunicados
Comunicado del CCRI-CG del EZLN. Y ROMPIMOS EL CERCO. publicado el 09/09/19 - Comunicados
364 por una Democracia Desobediente publicado el 12/08/19 - Comunicados
Nace la Federación Anarquista Santiago publicado el 30/07/19 - Comunicados
Ante los crímenes del Estado venezolano. publicado el 21/07/19 - Comunicados
Comunicado publicado el 15/05/19 - Comunicados
Solidaridad con l@s trabajador@s de Venezuela publicado el 07/04/19 - Comunicados

1 | 2

LUCHA FEMENINA Y RELACIONES DE PODER publicado el 22/07/20 - En la web
REVUE: PLANÈTE POPULAIRE publicado el 12/07/20 - En la web
Protesta en la Guajira deja una mujer wayuu herida publicado el 14/04/20 - En la web
Crónicas Extractivas al Sur del Orinoco publicado el 10/04/20 - En la web
Purga en PDVSA publicado el 10/03/20 - En la web
¡Chelsea Manning no puede ser olvidada! publicado el 25/12/19 - En la web
CARTA A UN(A) CHILENO(A) SOBRE LA SITUACIÓN ACTUAL publicado el 11/11/19 - En la web
Red Cecosesola: Activos en YouTube publicado el 02/11/19 - En la web
Campaña de solidaridad por Rodney Álvarez publicado el 03/09/19 - En la web
Encuentro Social Alternativo III publicado el 27/08/19 - En la web
Ola Bini arrestado en Ecuador publicado el 08/08/19 - En la web
La Piedra Kueka sigue sin regresar a Venezuela publicado el 16/07/19 - En la web
¡APLASTÉMOSLE LA CABEZA! publicado el 01/07/19 - En la web

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7

Una mirada ecofeminista sobre los feminicidios
publicado el 08/03/20 par Liliana Buitrago Arévalo Palabras-claves  Caracas  Derechos Humanos  Mujeres  Represión   Venezuela  Reflexión / Análisis 

La #EmergenciaFeminista en clave Ecopolítica

Observatorio de Ecología Política de Venezuela

“Para mí la espiritualidad es el conocimiento de que todo está interconectado, por lo que debe ser respetado, no debe ser violado. Es por ello que la violencia contra las mujeres está mal y todo aquel sistema que reconozca la interconexión es ecológico y espiritual en el sentido de que no reduces todo a la materia”

Vandana Shiva

Cada 24 horas pienso en las posibilidades de vida, hago varios ciclos, tengo rituales, lloro un poco, río, abro mi red y me relaciono con la ellas, con las hijas, las madres, las amigas, las amantes, las vecinas. Cada 24 horas, pienso en sus heridas, en las mías; no una sola, sino varias veces. Pienso en los partos, en las lunas, en las soledades, en la juntadera, en los secretos. Cada 24 horas abro y cierro los ojos, me lleno de orgasmos, limpio los pensamientos, le saco polvo a uno que otro sueño, me escribo para no olvidarme, canto un poco también. Y pienso ¿Quién fue hoy? ¿Por qué hoy? ¿Hasta cuando?

Este año que pasó han sido por lo menos, que sepamos, una mujer o una niña asesinada casi por cada día. A pesar que el Ministerio Público no publica cifras oficiales desde 2016, en Venezuela cada 24 horas a las mujeres nos despojan de la vida. Desde que comenzó el 2020, una por día, así lo denuncian compañeras que como yo se levantan pensando ¿Quién nos falta? y buscan el dato, indagan la noticia. Estamos en emergencia.

El feminicidio[1] está instalado en nuestras páginas diarias de prensa, en las redes sociales, llama lectores y a veces me pregunto ¿Qué piensan mientras leen?

Se instaló en la casa de al lado y aún no lo sé. Se instaló en la calle contigua, en el colegio al cruzar mi calle y no logro predecirlo. Se instaló en la torre de oficinas públicas que diviso mientras camino – y por donde paso cada 24 horas – y no lo distingo. Esta instalado desde hace tanto que no logro saber si está en mi casa. Cierro bien la puerta, camino con precaución. Si lo encuentro en las próximas 24 horas, que no lo encuentre sin indiferencia, que me siga indignando y mi rabia se haga multitud para vencerlo.

Cuando me veo al espejo cada 24 horas me pregunto ¿Cómo pudimos llegar a valerle menos al Estado, a los hombres? ¿Por qué siguen violentándonos en forma simbólica, física, sexual, laboral, psicológica, patrimonial o económica[2]? ¿Cómo se ve la vida desde las manos de un violador? Como ecofeminista me cuestiono ¿Qué es la vida cómo mujer – y también como hombres- hoy ante esta emergencia? ¿Cómo explicar la dimensión ecológico-política profunda que le es propia a la emergencia que confrontamos?

Parte de mis respuestas están en las valoraciones sobre la vida y la naturaleza que subyacen a las formas de construir lazos sociales; y que son más o menos apreciados por la sociedad, en tanto entran o no en la lógica productivista, económico-céntrica, heteronormada, patriarcal que organiza la vida moderna.

Sobre estas formas de valoración de la vida han escrito mujeres como, Alicia Puleo, María Mies y Vandana Shiva, entre muchas otras. A estas formas podemos colocarlas en forma de principios sobre la organización del mal vivir o del mal desarrollo en palabras de Vandana Shiva (1995), pues su lógica es la de la muerte y profundización del conflicto capital-vida. Son parte de la arquitectura que subyace a procesos de subjetivación, de la política, sobre las formas de intercambio que establecemos, del cómo nos alimentamos, y sobre los cuerpos y los despojos a los que nos someten a naturaleza y mujeres, entre muchas otras cosas que instituyen el vivir. Hay dos de estos principios que son arrasadores de la vida y que me hacen contestar más de un por qué.

El primero de ellos parece un principio omnipresente: La naturaleza es colonizable y por lo tanto los son los cuerpos de las mujeres. Hay una relación naturalizada, hecha sentido común, entre mujeres y naturaleza: “la Mujer ha sido naturalizada y la Naturaleza ha sido feminizada”(Puleo, 2009). Ello implica que la mujer es responsable por la reproducción de la vida de forma asociativa “natural” y por ello, en tanto la naturaleza es una cosa a dominar y colonizar, sus cuerpos son igualmente deseados bajo esta racionalidad colonial. La lógica de mercantilización de la vida que se da igualmente sobre naturaleza y los cuerpos de las mujeres llevan a la cosificación de los mismos, ver los cuerpos como cosas les permite controlarlos desvalorizarlos y poder tomar la vida de los mismos.

Igualmente para hacer efectiva esta colonización, como ocurre con la biodiversidad, se necesita un seccionamiento de los ecosistemas en partes apropiables. La biodiversidad depende de la comunidad en una red de relaciones de inter y eco dependencia (esto implica a mujeres y hombres como parte interconectada de la naturaleza). Por ello sobre las mujeres ocurren, por ejemplo, operaciones de privatización de su vida afectiva sexual. Su cosificación y apropiación depende de la ruptura del equivalente antropocentrado de los ecosistemas: la comunidad.

Un ejemplo es cómo ciertas formas de relacionamientos sexoafectivos entre hombres y mujeres atentan contra la conformación de comunidad necesaria para la defensa de la vida de las mujeres bajo esta situación de emergencia. La comunidad es parte de la red de apoyo en situación de vulnerabilidad para las mujeres. Sin embargo esta comunidad busca romperse en las formas de construcción relacionales bajo lo que Brigitte Vasallo (2018) llama el amor Disney en referencia al amor romántico[3]. Las mujeres terminan en sus relaciones de pareja impedidas por el otro para construir vínculos afectivos de sororidad y solidaridad con su comunidad, identificando en las mujeres enemiga y dando una prioridad jerárquica nociva a su relación sexoafectiva heteronormad. Ello conlleva en el hombre a reafirmar este deseo tóxico de propiedad sobre el cuerpo de las mujeres y de reaccionar violentamente, incluso con la muerte, si se rompiese el vínculo que lo ata a “su” cuerpo-mujer, el cuerpo de la otra-cosa sin valor.

Cuando además se suma a la comunidad y su tejido de relaciones el territorio, se hace evidente cómo el deseo de poseer el territorio es deseo por sus cuerpos[4] y vidas, en especial de las mujeres y todo grupo que sea considerado feminizado, es decir vinculado al mundo natural como pasa con los pueblos indígenas; o con comunidades campesinas cuyo trabajo de reproducción para la vida es deslegitimado a favor del desarrollo, en especial si no hacen uso de formas de cultivo agroindustriales extensivas.

De esta forma se impone un segundo principio que instruye: Para desarrollarnos hay que incrementar nuestras capacidades productivas —masculinas e inmersas en el mundo de la economía real— que son las que mayor valor tienen. Hay una profunda y permanente desvalorización sobre la mujer y las tareas de subsistencia que recaen sobre ellas de forma socialmente construida; por cierto, actividades en su mayoría de menor huella ecológica[5] que las superiores creadoras de riqueza bajo el paradigma productivista, como señala Marcellesi (2014).

Esta desvalorización, que se enmarca en una crisis civilizatoria, ha generado una crisis de los cuidados, de la reproducción social, como lo señala Pérez Orozco (2012): “el conjunto de expectativas de reproducción material y emocional de las personas que [al resultar] inalcanzables, pueden, a menudo, derivar lisa y llanamente en muerte, como ocurre con la crisis alimentaria” y con la vida de las mujeres, agregaríamos.

Esta crisis de los cuidados afecta principalmente a las mujeres y esta imbricada con la crisis ecológica global ( Herrero, 2018; Pérez Orozco, 2012; Marcellesi, 2014; Mies y Shiva, 1995; Puleo, 2009; Shiva, 2010) puesto que la satisfacción de las necesidades, por ejemplo del hogar, de crianza, de producción de alimentos, entre otras condiciones imprescindibles para la vida recae sobre las mujeres y niñas. Problemas como la desertificación, la pérdida de biodiversidad, las sequías, inundaciones o desmovilizaciones climáticas o por desposesión, provocan escasez afectando las dinámicas familiares y generando formas de violencia que pueden escalar en feminicidios. Esto ocurre tanto por la precarización de condiciones para la reproducción de la vida, que incrementa la violencia intrafamiliar o por el avance violento de corporaciones y estados por los bienes naturales[6].

Hay una clara interconexión entre género y sostenibilidad, por lo tanto esta relación puede ser construida en relación al desarrollo, al capitalismo y las diversas formas de despojo y a las posibilidades de interpretar la intensificación y escalada de la violencia de género, en el marco de una crisis civilizatoria global y ecológica.

La crisis actual en Venezuela, como la de muchos países, no es sólo una crisis de producción, es una crisis de sostenibilidad de la vida que requiere de un debate ético sobre las formas de vida que sostenemos y cómo las valoramos. “Al abrir el debate ético sobre qué vida merece la pena ser sostenida, qué entender por buen vivir, partiendo del reconocimiento de la vulnerabilidad, la interdependencia y la ecodependencia, hemos de adentrarnos en numerosas cuestiones”, “La crisis actual muestra la imposibilidad de este sistema para generar vidas vivibles” (Pérez Orozco, 2012).

Luego de otras 24 horas es posible que un nuevo principio se me haga una bofetada en otra primera página o noticia con rostro de mujer. Trato de aprender cuáles son las interconexiones que aún no debatimos lo suficiente entre feministas, ecologistas, campesinxs, organizaciones, maestrxs, padres, comunidades. Somos victimas todxs de una herida que se ensancha a medida que se comprende.

Herrero Amaranta (2018). Conexiones entre la crisis ecológica y la crisis de los cuidados. En Ecología Política. Cuadernos de debate internacional Entrevista a Yayo Herrero López. Disponible en: https://www.ecologiapolitica.info/?p=10256.

Marcellesi (2014). Mujeres, naturaleza e igualdad. Disponible en: http://florentmarcellesi.eu/2014/02/04/mujeres-naturaleza-e-igualdad/

Mies, M., & Shiva, V. (2014). Ecofeminismo: teoría, crítica y perspectivas. Icaria.

Pérez Orozco, A. (2012). De vidas vivibles y producción imposible. Disponible en: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=144215

Puleo, A. (2009). Ecofeminismo: la perspectiva de género en la conciencia ecologista. Claves del ecologismo social, 169-172. Disponible en: https://ecopolitica.org/ecofeminismo-la-perspectiva-de-genero-en-la-conciencia-ecologista/

Shiva, Vandana (2010). Diálogo sobre Ecofeminismo con Vandana Shiva. Instituto de Estudios Ecologistas del Tercer mundo. Quito.

Shiva, V. (1995). Abrazar la vida. Mujer, ecología y desarrollo. Cuadernos inacabados, (18). Disponible en: https://agua.org.mx/wp-content/uploads/2017/04/abrazar-la-vida-mujer-ecologc3ada-y-desarrollo.pdf

[1] Femicidio es un término acuñado por primera vez en 1976 por Diana Russell y Jill Radford en su obra Femicide. The Politics of Woman Killing. Marcela Lagarde lo ha traducido y reformulado como feminicidio para incluir el análisis de la construcción social de la violencia y la responsabilidad del Estado sobre los homicidios perpetrados a mujeres y niñas por razones de género.

[2] La Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia en Venezuela tipifica 21 tipos de violencias

[3] Algunos recursos y entrevistas a la autora: Desmontamos el amor Disney con Brigitte Vasallo. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=YcL_pIJZhu0 . Brigitte Vasallo: «El relato idílico del amor hace que nadie reconozca lo tóxico de sus relaciones». Disponible en: https://www.lamarea.com/2018/11/03/brigitte-vasallo-relato-idilico-amor-toxico-relaciones/

[4] Un cuerpo como lo señala Vandana Shiva (2010) inerte, aislado de la razón, despojado de su experiencia. Hay una escisión entre el cuerpo y la experiencia. La experiencia del cuerpo no es parte de “la razón“. De esta manera la relación entre cuerpos y naturaleza que abarca todo un conjunto de experiencias desde el cuerpo pierde posibilidad de comprensión.

[5] A menos que impliquen altos grados de tecnologización de la vida.

[6] Sobre la sumisión de los estados a los intereses del mercado, como etapa actual de la crisis en la que estamos, Pérez Orozco, al analizar el caso español, señala: “En definitiva, tienden a desaparecer los ya de por sí insuficientes mecanismos colectivos para garantizar el acceso a condiciones de vida dignas en términos de universalidad e igualdad, y en desfachatado contraste se refuerzan los mecanismos que colectivizan la responsabilidad de garantizar la generación de tasas de ganancia suficientes para el capital. Es un ataque directo a los procesos de sostenibilidad de la vida. Y aquí sí ya, con toda contundencia, podemos y debemos hablar de crisis”
Liliana Buitrago

Investigadora del Observatorio de Ecología Política de Venezuela. Magister en Lingüística y Enseñanza del Lenguaje con investigaciones en Estudios Críticos del Discurso, medios de comunicación y movimientos sociales en Venezuela.


publicado el 8 de marzo de 2020  par Liliana Buitrago Arévalo  Alertar el colectivo de moderación a proposito de la publicación de este articulo. Imprimir el articulo
Lista de los documentos ligados à la contribución
005.jpg

Comentarios
  • Ningun comentario

Advertencia


Comentarios moderados a priori

Los comentarios de este articulo estan moderados a priori : su contribución solo aparecera despues de haber sido validad por un(a) miembro del colectivo.

Introduce su comentario

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.

www.indymedia.org
africa
Ambazonia Canarias estrecho / madiaq Kenya Nigeria South Africa
canada
London, Ontario Maritimes Montreal Ontario Ottawa Quebec Thunder Bay Vancouver Victoria Windsor
east asia
burma Jakarta Japan Korea Manila QC Saint-Petersburg
europe
Abruzzo Alacant Andorra Antwerpen Armenia Athens Austria Barcelona Belarus Belgium belgrade Bristol Brussels Bulgaria Calabria Croatia Cyprus emilia-romagna estrecho / madiaq Euskal Herria Galiza Germany grenoble Hungary Ireland Istanbul Italy La Plana Liege liguria Lille linksunten lombardia London Madrid Malta Marseille Nantes Napoli Netherlands Nice Northern England Norway Nottingham Oost-Vlaanderen Paris/Île-de-France Patras Piemonte Poland Portugal Roma Romania Russia Sardegna Scotland Sverige Switzerland Torun Toscana Toulouse Ukraine United Kingdom Valencia
latin america
Argentina Bolivia Chiapas Chile Chile Sur CMI Brasil CMI Sucre Colombia Ecuador Mexico Peru Puerto Rico Qollasuyu Rosario santiago Tijuana Uruguay Valparaiso Venezuela
oceania
Aotearoa Brisbane burma darwin Jakarta Manila Melbourne Perth QC Sydney
south asia
India Mumbai
united states
Arizona Arkansas Asheville Atlanta Austin Austin Indymedia Baltimore Big Muddy Binghamton Boston Buffalo Charlottesville Chicago Cleveland Colorado Columbus DC Hawaii Houston Hudson Mohawk Kansas City LA Madison Maine Miami Michigan Milwaukee Minneapolis/St. Paul New Hampshire New Jersey New Mexico New Orleans North Carolina North Texas NYC Oklahoma Philadelphia Pittsburgh Portland Richmond Rochester Rogue Valley Saint Louis San Diego San Francisco San Francisco Bay Area Santa Barbara Santa Cruz, CA Sarasota Seattle Tampa Bay Tennessee Urbana-Champaign Vermont Western Mass Worcester
west asia
Armenia Beirut Israel Palestine
process
FBI/Legal Updates Mailing Lists Process & IMC Docs Tech Volunteer
projects
Print Radio Satellite TV Video
regions
United States
topics
Biotech

copyleft Indymédia (Independent Média Center).Salvo el caso del cual un autor ha formulado un aviso contrario, los documentos del sitio son libres de derechos para la copia, la impresión, la edición, etc, para toda publicación sobre la red o sobre cualquier otro soporte, con la condición que esta utilización sea NO COMERCIAL. Indymedia Venezuela Centro no se hace responsable por las opiniones emitidas por colaboradores

RSS articulosRSS articulos |  Sitio realizado con spip 3.2.0 [23778]
Top