RSS articles
Deutsch  | 
English  | 
Español  | 
Euskara  | 
Français  | 
Los nuevos amos de Los Roques posté le 28/11/20 - Local
Nuevo atropello contra Rodney Álvarez posté le 28/11/20 - Local
RECORDANDO AL CANTOR posté le 31/10/20 - Local
La izquierda institucionalizada posté le 04/09/20 - Local
Pedido de ayuda para Amilcar posté le 21/08/20 - Local
CONTINÚAN LOS CRÍMENES DE MADURO posté le 20/08/20 - Local
Estrategia revolucionaria posté le 27/07/20 - Local
FRANCISCO PRADA Y LA UTOPIA INFINITA. posté le 12/07/20 - Local
Sed en el país del agua. posté le 19/06/20 - Local
La crisis llegó a Caracas posté le 18/06/20 - Local
Venezuela, imperialismos y militarización posté le 29/05/20 - Local

1 | 2

ESQUINA DE LA DESCOLONIZACIÓN "TATO QUIÑONES" posté le 28/11/20 - No Local
Marxismo y religion posté le 12/10/20 - No Local
Tu amigo Trump posté le 11/09/20 - No Local
Autopsia de un policía posté le 04/06/20 - No Local
Una solución anarquista al calentamiento global posté le 24/03/20 - No Local
La oxigenación libertaria posté le 08/01/20 - No Local
Francia : contundente huelga general posté le 15/12/19 - No Local
COOPERATIVA PANADERA PANCLETA posté le 10/12/19 - No Local
El mundo de abajo crece en silencio posté le 12/11/19 - No Local
Gert Postel y su comportamiento cuestionable posté le 24/09/19 - No Local
¡Aquí es Serbia ! posté le 22/09/19 - No Local
La reinsurgencia de la FARC disidente posté le 18/09/19 - No Local

1 | 2

POR LA VIDA Y CONTRA EL DINERO. posté le 25/11/20 - Comunicados
Comunicado en rechazo a la Ley Antibloqueo posté le 22/10/20 - Comunicados
No pararemos hasta lograr justicia posté le 27/08/20 - Comunicados
Gritos de la Amazonía por la Vida posté le 21/07/20 - Comunicados
La pandemia y el genocidio posté le 15/05/20 - Comunicados
Unir esfuerzos para superar la pandemia en Venezuela posté le 06/04/20 - Comunicados
Manifiesto urgente frente al Desastre posté le 01/04/20 - Comunicados
Okupación en Berlín posté le 30/03/20 - Comunicados
Comunicado del CCRI-CG del EZLN. Y ROMPIMOS EL CERCO. posté le 09/09/19 - Comunicados
364 por una Democracia Desobediente posté le 12/08/19 - Comunicados
Nace la Federación Anarquista Santiago posté le 30/07/19 - Comunicados
Ante los crímenes del Estado venezolano. posté le 21/07/19 - Comunicados

1 | 2

Proyecto Aliadas posté le 20/11/20 - En la web
LUCHA FEMENINA Y RELACIONES DE PODER posté le 22/07/20 - En la web
REVUE : PLANÈTE POPULAIRE posté le 12/07/20 - En la web
Protesta en la Guajira deja una mujer wayuu herida posté le 14/04/20 - En la web
Crónicas Extractivas al Sur del Orinoco posté le 10/04/20 - En la web
Purga en PDVSA posté le 10/03/20 - En la web
¡Chelsea Manning no puede ser olvidada ! posté le 25/12/19 - En la web
Red Cecosesola : Activos en YouTube posté le 02/11/19 - En la web
Campaña de solidaridad por Rodney Álvarez posté le 03/09/19 - En la web
Encuentro Social Alternativo III posté le 27/08/19 - En la web
Ola Bini arrestado en Ecuador posté le 08/08/19 - En la web

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7

Extractivismo autoritario y pueblos indígenas en Venezuela


Imagen de portada : Correo del Caroní

La enfermedad extractivista

El contexto de lo que ocurre en la actualidad en Venezuela es el de un modelo económico que, traducido en sistema político, da cuenta de una enorme ausencia de proyecto democrático. En efecto, la crisis de carácter estructural y cultural que secuestra a la nación evidencia la falta de condiciones para avanzar, no solo en la búsqueda de soluciones para trascender el momento presente sino, sobre todo, para profundizar en los aspectos que como país nos aguarda el futuro.

Cine años de extractivismo es el enorme fardo que debe soportar la sociedad venezolana el cual ha hecho mella en estos últimos veinte años. La posibilidad de sembrar el petróleo una vez más se difuminó haciendo de este recurso un instrumento para el conflicto por su control doméstico (Golpe de Estado 2001 ; paro petrolero 2002, guarimbas 2014 y 2017), o una opción (ahora 2019) para el conflicto por su control externo.

Los pueblos indígenas venezolanos han tenido que lidiar con esta diatriba petrolera, pero también con un contrato social interpretado al antojo de los principales actores políticos de turno.

El fondo de la cuestión

Existe en el país un desacompasamiento entre extractivismo y derechos humanos en general e indígenas en particular. En otras palabras, mientras el modelo en Venezuela sea extractivista difícilmente se puedan materializar al menos los derechos indígenas. Ello porque los pueblos indígenas del país están asentados de manera ancestral en espacios ricos en fuentes de vida (agua, oxigeno y biodversidad), que con el tiempo han sido sustituidos por la noción de recursos (hidrocarburos, oro, hierro, coltán, etc.).

Este cambio de paradigma ha conllevado a que las principales víctimas del Estado-nación sean los pueblos indígenas del mundo. Para el primero, el enemigo a vencer siempre será el segundo pues la relación ha sido incomoda desde que el Estado se pretendió erigir como actor único y principal del sistema internacional, obviando que los pueblos y sus derechos son preexistentes a la entidad que nacería en Westafalia en 1648.

En otros espacios hemos dicho que estas y otras cuestiones deberán ser dilucidadas en los tiempos por venir ya que forman parte de una razón histórica : el fin del modelo. Si la interculturalidad riñe con el extractivismo es porque cada vez más está en tensión con la democracia, si partimos del hecho cierto que la construcción democrática en Venezuela es posterior al petróleo y a la dictadura. Y esto ultimo no es cualquier cosa. En la historia de nuestra nación la democracia ha estado sujeta al petróleo y la dictadura, por ello la deriva autoritaria siempre es una constante en el ejercicio del poder político.

Los pueblos indígenas de Venezuela y la crisis actual

La realidad de los derechos indígenas es que han sido el resultado de largas batallas de resistencia de los pueblos indígenas del país desde los años sesenta (60), con la creación de las primeras organizaciones indígenas y, sobre todo, con la participación de indígenas venezolanos en los principales foros internacionales desde los años ochenta (80), donde la presencia de ellos se haría sentir con fuerza en la aprobación del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), organismo del sistema institucional de las Naciones Unidas que cumple cien años de existencia, siendo el instrumento jurídico junto con la Declaración de Derechos de los Pueblos Indígenas de las Naciones Unidas (2007), más importante que en la actualidad tienen los pueblos indígenas del mundo.

Con la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV) del año 2000, se abriría un compás de oportunidades para el movimiento indígena venezolano. Contrario a lo que muchos pensaban, en cuanto a que la inserción de los derechos indígenas en el nuevo contrato social vendría a ser una concesión de la voluntad política del momento, los pueblos indígenas de Venezuela ya habían transitado lo suficiente en el ámbito internacional como para hacer exigibles sus derechos a nivel nacional.

Llegaríamos así al capitulo VIII de la Constitución. El mismo que se inicia con el artículo 119 el cual reconoce los derechos territoriales indígenas, sus hábitats y tierras como condición para garantizar y desarrollar sus formas de vida, ha sido letra muerta hasta hoy en día. El Estado que debería ser el garante de este derecho ha vacilado en construir institucionalidad para su materialización y ejercicio.

Esto constituye el sustrato de la rebeldía y de la rabia indígena en Kumaracapay. Este es el fondo del problema. Primero fue la decepción del Tendido Eléctrico y ahora de la demarcación ausente. Es la reiterada mentira de un orden estatal que se niega a abrirse a la demanda indígena por la tierra. Como si esto fuera poco, cual estocada final, el Estado los convierte en las víctimas mayores de ese horrible plan de destrucción masivo conocido como Arco Minero del Orinoco (AMO).

No hubo demarcación pero si hubo minería ilegal convertida en un proyecto de Estado y militar. Frente a la estafa de la revolución luego de haber sido los indígenas sus principales aliados, la opción que les queda es resistir no importa cómo ni cuándo. El AMO es el último embate a una lealtad traicionada.

Las mismas comunidades Pemon que se alzaron ayer contra el Tendido Eléctrico y que exigirían el inicio de la demarcación son las que resisten hoy el atropello del Estado en sus territorios. Tanto la cuarta como la quinta República han tenido una visión mononacional y homogénea de los derechos indígenas quedando esto evidenciado en los debates constituyentes y parlamentarios de ayer y de hoy.

Resistencias indígenas y disidencias jurídicas

La única constante en la historia del proceso de conquista y posterior creación de Venezuela como Estado-nación hasta hoy en día, es la resistencia indígena. Esta última es la expresión de la única herramienta (política) con la que cuentan los pueblos indígenas.

Con la evolución de los derechos indígenas en el derecho internacional, precisamente en el seno de la OIT, y su posterior inserción en el derecho interno, la resistencia indígena se ha convertido en disidencia jurídica.

En la actualidad, los indígenas venezolanos frente a la resnulización (res nullius) de sus territorios han tenido que apelar a sus tradiciones, instituciones propias, usos y costumbres para confrontar al otro derecho no indígena pero, sobre todo, para contener el proceso de fragmentación territorial al cual están siendo sometidos.

En Venezuela urge construir democracia. Pero no cualquier democracia. En nuestra opinión, la interculturalidad es una herramienta para profundizar y trascender el actual caos en el que nos encontramos. A la deriva autoritaria hay que oponerle democracia intercultural. Es necesario buscar en los sistemas jurídicos indígenas sus propias formas de resolución de conflictos. Lo que hoy ocurre en el país no es más complicado que lo ocurrido en Sudáfrica en tiempos del Apartheid.

No olvidemos que en Sudáfrica el Ubuntu del pueblo indígena zulú Xhosa permitió trascender al oprobioso sistema de segregación racial. En Venezuela Ubuntu es Nohimayou (Yanomami) ; Tujuma Weiña (Yekuana) ; Unuma (Jivi) ; Ukuo (Uwottuja) ; Wabiya (Bare) ; Wamarubaca Iywa (Piapoco) y Suma Yuyay Kauqsancamalla (Inga).

Todavía tenemos 44 sistemas jurídicos más de resolución de conflictos en nuestro país que nos ofrece su enorme diversidad cultural. Estamos a tiempo…

Vladimir Aguilar Castro

Politólogo y abogado venezolano. Profesor titular a dedicación exclusiva de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad de los Andes (ULA), Mérida, Venezuela. Investigador responsable del Grupo de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (GTAI) de la ULA. Especialización en Relaciones Internacionales por la Universidad Central de Venezuela (UCV). Diploma de Estudios Superiores en Historia y Política Internacional en el Instituto Universitario de Altos Estudios Internacionales y del Desarrollo (IUHEID) de Ginebra, Suiza. Doctor en Estudios del Desarrollo mención política internacional por el IUHEID.


posté le 23 mars 2019  par Vladimir Aguilar Castro  Alerter le collectif de modération à propos de la publication de cet article. Imprimer l'article
Liste des documents liés à la contribution
otto.jpg

Commentaires
  • Aucun commentaire

Avertissement


Commentaires modérés à priori

Les commentaires de cet article sont modéré à priori : votre contribution n'apparaîtra qu'aprè;s avoir été validée par un membre du collectif.

Saisissez votre commentaire

Pour créer des paragraphes, laissez simplement des lignes vides.


copyleft Copyleft Indymédia (Independent Média Center). Sauf au cas où un auteur ait formulé un avis contraire, les documents du site sont libres de droits pour la copie, l'impression, l'édition, etc, pour toute publication sur le net ou sur tout autre support, à condition que cette utilisation soit NON COMMERCIALE.

RSS articlesRSS articles |  Site réalisé avec spip 3.2.0 [23778]
Top